El murciélago. Un cuento de Eduardo Galiano sobre la vanidad

Aquí tienes un cuento corto apto para todas las edades, pero es ideal para adolescentes y adultos. ‘El murciélago’. Se trata de un relato de Eduardo Galiano (aquí encontrarás una adaptación) que nos habla sobre todo de vanidad y de las consecuencias de la falta de autoestima y los celos. Un cuento del que podrás sacar muchas reflexiones. Te ayudamos a profundizar en su mensaje con algunas anotaciones que encontrarás a continuación del texto.

El cuento ‘El murciélago’, sobre la vanidad

El murciélago, un cuento de Galeano
El cuento ‘El murciélago’

Cuentan que el murciélago, harto de verse tan horroroso, subió un día al cielo en busca de Dios, y le dijo:

– Por favor, Dios, dame plumas… ¡me muero de frío!

– Pero no me sobró ninguna pluma, lo siento mucho, murciélago… Pero le pediré a cada ave que te de una pluma- respondió Dios.

Y al murciélago le pareció bien.

Bajó a la Tierra y cada ave le comenzó a dar una de sus plumas: así es cómo el murciélago consiguió una pluma blanca de paloma, una rosada de flamenco, una pluma verde de un papagayo, la pluma color arcilla del águila, una azul del martín pescador, y una de un intenso color amarillo del pecho del tucán.

¡Qué contento estaba el murciélago y qué hermoso se veía con tanto color! Volaba feliz entre las nubes, mostrando su cuerpo lleno de colores. Incluso las estrellas quedaban mudas de admiración. Hasta dicen que el arco iris nació a raíz de su vuelo.

La vanidad del murciélago

Pero también cuentan que el murciélago comenzó a volverse más y más vanidoso. Miraba y trataba con desprecio a todos, pensando que ningún otro ave podía igualar su belleza. Y hartas de esta situación, las aves se reunieron y decidieron subir al cielo para ver a Dios:

– El murciélago nos trata mal, con desprecio- le explicaron-. Desde que le dimos nuestras plumas, nos menosprecia y además, tenemos frío por las plumas que nos faltan…

Dios tomó entonces una decisión. Al día siguiente, en cuanto el murciélago alzó el vuelo, se desprendieron de su cuerpo todas las plumas y quedó totalmente desnudo.

Las plumas cayeron suavemente y el viento se las llevó por distintos puntos por toda la Tierra. Desde entonces, los murciélagos siguen buscando las plumas de colores por todas partes. Ciegos y feos, enemigos de la luz, viven escondidos en las cuevas.

Qué temas puedes trabajar con este cuento corto

Utiliza este cuento de Eduardo Galeano para reflexionar sobre:

  • La vanidad.
  • Consecuencias de la falta de autoestima.
  • Los celos.
  • Cómo afrontar la frustración.

Reflexiones sobre el cuento del murciélago

Pensarás que baja autoestima y vanidad nunca podrán ir de la mano. Sin embargo, este texto de Galeano, que forma parte de su ‘Memoria del fuego’, nos hace pensar en esta curiosa relación. Te lo explicamos:

  • La falta de autoestima que nos lleva a la envidia: Aquel que no es capaz de valorar las virtudes que tiene, que tiende a fijarse solo en sus defectos, comienza a sentir celos por aquello que tienen otros y no puede tener él. Su deseo de conquistar precisamente lo que no posee crece y crece en su interior y le lleva a hacer cualquier cosa por conseguirlo. Si lo consigue, es su vanidad la que empieza a crecer sin control.
  • La vanidad y el desprecio a otros: Sí, en esta historia se habla de una de las características propias del vanidoso. No es otra que el menosprecio y maltrato a los demás. Algo que, de no corregirse, deriva en el aislamiento del vanidoso, que poco a poco se va quedando solo y sin amigos. Porque… ¿quién querría estar cerca de alguien que le trata como un ser inferior?

Más reflexiones sobre este cuento corto

  • La generosidad mal empleada: Si bien las aves fueron muy generosas al compartir con el murciélago sus plumas, éste no supo agradecérselo. La generosidad, que debería generar gratitud, en este caso originó vanidad y prepotencia, algo que llevó a Dios a tomar una decisión para dar una lección a este ave que se creía más poderoso que el resto.
  • La frustración del murciélago: El final de este cuento corto viene a ser un castigo al murciélago, aunque simplemente podría ser el ‘karma’ que le devuelve lo que ha dado, o más bien le quita aquello que le fue dado y que no supo utilizar. En realidad fue una lección, una consecuencia a sus actos, a su elección. Podría haber elegido la gratitud, la bondad y la generosidad con aquellos que le habían regalado la belleza, y en cambio, optó por la vanidad, el desdén y la prepotencia. Las consecuencias ya las conocemos, y es que el murciélago perdió las plumas que había recibido. Ante esta pérdida, el murciélago tenía dos opciones: asumir su castigo y aprender de la lección recibida o bien protestar, sufrir, ‘patalear’ e intentar recuperar lo que ya no podría conseguir nunca más. Y sin ser capaz de afrontar su sentimiento de frustración, optó por lo segundo, retirándose de la luz y del mundo, buscando la soledad de las cuevas.

«Cuando la generosidad no se paga con gratitud, sino con desprecio, aquel que prefiere la vanidad y la prepotencia termina aislándose del mundo»

(Reflexiones sobre ‘El murciélago’)

Otros relatos cortos sobre la vanidad

Si quieres profundizar algo más sobre este tema, el de la vanidad y sus consecuencias, te recomendamos que leas también estos otros relatos:

  • La leyenda del baobab: Esta leyenda popular africana nos habla de cómo la soberbia y la vanidad pueden llegar a hacer mucho daño a los demás. Y de paso nos explica por qué el baobab tiene esa extraña forma.
  • El Principito y el vanidoso: En este capítulo del Principito, se describe al vanidoso, y sobre todo nos cuentan por qué el vanidoso suele ser una persona solitaria…
El Principito y el vanidoso
El Principito y el vanidoso
  • El perro con campanillas: Esta fábula corta de Esopo es un buen ejemplo de cómo el vanidoso llega a ver una realidad bien diferente a la que ve el resto. Vive, por así decirlo, en una ‘realidad paralela’.

Y si lo que buscas son relatos narrados en forma de podcast, también los encontrarás. ¿Dónde? ¡Aquí!

¿Te ha gustado el contenido?

Puntuación media 4.6 / 5. Votos: 10

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Estefania Esteban
Estefania Esteban
Periodista y escritora de literatura infantil.

¡Es tu turno! Deja un comentario y opina

4 respuestas

  1. Hola que tal, la verdad me ha encantado su página, trabajo con niños y adolescentes y les encantan las historias, muchas gracias. 🙂

  2. hola pues yo me a fasinado es te sitio por que puedo encontrar hermosos cuentos ….. y nos tare muy buenas reflexiones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *