Una fábula corta para niños sobre las apariencias

Esta fábula corta de Esopo, ‘El lobo orgulloso de su sombra y el león’, es una fantástica fábula para niños sobre las apariencias y la vanidad que nace de lo que nuestros ojos ven, y no de la realidad. Disfruta aquí de esta fábula corta y las reflexiones finales sobre el mensaje que transmite.

La fábula de Esopo ‘El lobo orgulloso de su sombra y el león’

Fábula de Esopo para niños: El lobo orgulloso de su sombra y el león
‘El lobo orgulloso de su sombra y el león’, una fábula de Esopo para niños – (Ilustración creada a partir de Freepik)

Vagaba un lobo por un lugar solitario, a la hora de la puesta de sol, cuando de pronto se fijó en la sombra que proyectaba en el suelo. Era realmente alargada.

– Vaya- pensó el lobo– Con esta talla que tengo tan imponente, ¿cómo no iba a asustarse el león? En verdad soy yo el rey de los animales y no él… ¡Si mido más de treinta metros!

Estaba el lobo ensimismado con sus pensamientos cuando de pronto un enorme león se le echó encima y comenzó a devorarlo. Fue entonces cuando se lamentó mientras pensaba:

– Fue la presunción la causa de mi tragedia.

Moraleja: “No valores tus virtudes solo por cómo las ven tus ojos, pues fácilmente te engañarán”

Qué temas puedes trabajar con esta fábula corta de Esopo

Usa esta fábula para reflexionar acerca de:

Las apariencias.

El valor de la prudencia .

– Las presunciones.

– La vanidad.

– El valor de la humildad.

Reflexiones sobre la fábula ‘El lobo orgulloso de su sombra y el león’

Si nos dejamos llevar por las apariencias, nos volvemos vulnerables al deformar realidad:

Nunca des las cosas ‘por sentadas’: lo que significa que siempre debes ir más allá de las apariencias y de tus primeras impresiones. Siempre debemos analizar, demostrar, hasta dar con la veracidad, con una realidad demostrada y no ‘intuida’. Debemos ser analíticos y no dejarnos llevar por las emociones.

La vanidad, ese gran enemigo: El lobo, movido por las apariencias de una sombra alargada, creció en vanidad hasta tal punto, que se dejó llevar por una ‘nueva realidad’ que le colocaba en lo más alto de la pirámide de los animales. La vanidad hace crecer el ego hasta límites insospechados. Pero tener un ego demasiado alto es todo un riesgo… puede convertirnos en nuestro peor enemigo, ya que anula el sentido de la prudencia y deforma la realidad, haciéndonos creer indestructibles e insuperables cuando no es verdad.

La prudencia y la humildad hacen más fuertes: sí, lejos de pensar que la humildad puede hacernos sumisos y más débiles, consigue todo lo contrario. La humildad nos coloca en nuestro sitio y deja espacio suficiente a la prudencia y la desconfianza. Esto a su vez hace que estemos siempre preparados para protegernos ante las adversidades y ataques que puedan llegar. Por lo tanto, tanto humildad como prudencia son los que nos ayudan a sobrevivir y a superar dificultades.

Ve más allá de los sentidos: si solo te dejas llevar por lo que captan los sentidos, tendrás una realidad ‘personalizada’, ya que los sentidos muchas veces nos engañan. Es la razón la que consigue hacerse una imagen más real de lo que nos rodea, una vez analizada de forma sistemática. Si nos dejamos llevar por lo que perciben ojos, tacto, olfato o sonido, por separado, lo más normal es que nos hagamos una idea trastocada de la realidad.

Otras fantásticas fábulas de Esopo para seguir leyendo

Aquí tienes más fábulas cortas de Esopo con sus moralejas y reflexiones finales. ¡Te encantarán!

Fábula de Esopo para niños
El Tordo goloso
La rana que decía ser médico
La rana que decía ser médico
La zorra con el vientre hinchado, una fábula de Esopo
La zorra con el vientre hinchado

– Sobre las tentaciones que nos atrapan… El tordo goloso: a pesar las advertencias de su madre, el tordo goloso decidió desobedecer y dejarse llevar por los impulsos. ¿Qué crees que pasó?

La rana que decía ser médico: la vanidad a veces nos conduce a la mentira y la mentira, a su vez… al descrédito del resto de las personas. Y esa es la razón por la que el vanidoso termina quedándose solo.

La zorra a la que se le llenó el vientre: ante un problema, a veces la mejor solución es simplemente… ¡la paciencia!

Descubre esta fantástica selección de Fábulas de Esopo

Aquí puedes encontrar casi un centenar de fábula de este fantástico fabulista griego. Fábulas, la mayoría, protagonizadas por animales que nos ayudan a entender mejor sus moralejas. Todas incluyen, por supuesto, una reflexión sobre los mensajes que transmiten:

Fábulas de Esopo
Las mejores fábulas de Esopo para niños 🔼

¿Te ha gustado el contenido?

Puntuación media 0 / 5. Votos: 0

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Estefania Esteban
Estefania Esteban
Periodista y escritora de literatura infantil.

Contenidos relacionados

¡Es tu turno! Deja un comentario y opina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *