- Publicidad -

Una fábula para niños sobre la prudencia

La única forma de escapar de los astutos pero malintencionados, es la prudencia. ‘El león viejo y la zorra’ es una fábula corta de Esopo para niños que explica de forma muy clara y concisa cómo podemos escapar del peligro de aquellos que usan la mentira para tender una trampa.

La fábula de Esopo El león viejo y la zorra

El león viejo y la zorra, una fábula sobre la prudencia
‘El león viejo y la zorra’, una fábula de Esopo para niños

Un león que ya estaba muy viejo, se dio cuenta de que sus garras ya no arañaban lo suficiente, su fuerza se había debilitado y sus gruñidos no eran tan potentes.

– Tendré que buscar otra forma para cazar. Ya que la fuerza no me acompaña, utilizaré el ingenio- se dijo el anciano león.

- Publicidad -

Y así es como ideó un fantástico plan: se tendió en la entrada de una gruta y cada vez que se acercaba un animal, se hacía el enfermo. Al conseguir que el animal se compareciera de él y accediera a acompañarle a la gruta, se lo comía. Pero no consiguió el león el más suculento de los manjares…

Un día una zorra pasó por donde él estaba.

– Vaya, león, ¿qué te pasa?- preguntó ella intrigada.

– Ya ves, estoy muy enfermo y débil. Mi final debe de estar cerca… ¿Me acompañarías en la gruta en mis últimos momentos? No quisiera morir en soledad…

– Lo siento, pero no, león.

– ¿Por qué?- preguntó extrañado él ante la negativa.

– Muy fácil, porque veo en el suelo las huellas de aquellos que entraron antes que yo, pero no veo las huellas de salida.

Moraleja: “solo la prudencia es capaz de detectar a tiempo una mentira y libranos de un fatal destino”

Qué temas puedes trabajar con la fábula ‘El león viejo y la zorra’

Sin duda, esta fábula corta de Esopo es fantástica para hablar con los niños de:

– El sentido de la prudencia.

– El ingenio para resolver problemas.

Reflexiones sobre esta fábula de Esopo para niños

Está claro que la prudencia activa como un resorte una gran intuición y un ‘sexto sentido’ que nos hace observar de forma más precisa nuestro entorno.

La inteligencia que suple a la fuerza: Por un lado, tenemos al viejo león, que ciertamente fue inteligente y muy astuto a la hora de trazar su plan para suplir esa fuerza que ya no tenía. De hecho, su plan le sirvió con muchos animales más ingenuos que la zorra, que creyeron al león y terminaron en sus garras. Por lo tanto, esto nos demuestra que el ingenio y la astucia puede sacarnos de un apuro con solvencia.

La prudencia, el escudo contra las mentiras: Sin embargo, hubo un animal, aún más astuto que el león, que consiguió no caer en su trampa y detectar pronto su mentira. Usó la prudencia como escudo y fue capaz de observar lo que otros animales no había sido capaces de ver, las huellas en la arena que delataban que los animales que entraban en la cueva con el león, nunca salían. Fue este sexto sentido movido por la prudencia lo que salvó a la zorra del fatal destino.

Otras fábulas para niños sobre la prudencia

Si te gustó esta fábula y quieres seguir profundizando en el tema de la prudencia, no deberías perderte tampoco estas fantásticas fábulas:

El leopardo y el carnero, una leyenda africana con valores
El leopardo y el carnero
Fábula corta El perro y el cocodrilo
El perro y el cocodrilo
La fábula de La golondrina y los pájaros
La golondrina y los pájaros

– Más vale prevenir… El leopardo y el carnero: Esta fantástica fábula africana nos explica por qué los carneros viven en las granjas después de que aprendiera una buena lección tras su convivencia con el leopardo.

El perro y el cocodrilo: Esta fábula de Samaniego también nos habla de prudencia, esa que puede salvarnos de las malas intenciones de los más astutos.

La golondrina y los pájaros: Escuchemos los consejos de aquellos con más experiencia, que nos advierten de un peligro. Eso también es obrar con prudencia. Nos lo cuenta en esta fábula el francés Jean de La Fontaine.

Y no dejes de leer todas estas fábulas de Esopo para niños

Descubre esta gran selección de fábula de Esopo. Todas ellas están acompañadas de explicaciones para que los niños puedan entender mejor sus moralejas finales: