El cortador de bambú y la princesa de la luna. Leyenda japonesa

Esta historia, ‘El cortador de bambú y la princesa de la luna’, es tal vez la leyenda japonesa más antigua que se conoce. Llama mucho la atención su relato, cercano a la ciencia ficción, y el mensaje de autonomía y libertad que emana de su protagonista, una hermosa mujer que esconde un misterioso secreto… Pero es que además explica cómo el monte Fuji se convirtió en volcán…

La mágica leyenda japonesa del Cortador de bambú y la princesa de la luna

El cortador de bambú y la princesa de la luna, una leyenda japonesa
La leyenda El cortador de bambú y la princesa de la luna

Hace muchos, muchos años, existió en Japón un cortador de bambú muy trabajador, que vivía junto a su mujer en una humilde casa del monte.

El hombre se levantaba temprano cada mañana y terminaba su tarea al anochecer. Con todo el bambú que cortaba y que su mujer vendía en el mercado, sobrevivían y eran felices. Sin embargo, no podían hacer realidad su mayor deseo: tener un hijo.

Una noche, justo cuando el cortador de bambú estaba a punto de volver a su casa, vio en uno de los troncos de esta planta una luz intensa. La luna llena proyectaba un rayo directamente en el bambú y al acercarse, vio en él a una pequeña niña de apenas siete centímetros. Ilusionado ante la idea de poder tener al fin un hijo, recogió con sus manos a aquella pequeña y regresó entusiasmado a su hogar.

La pareja cuidó a la niña como si fuera su propia hija, y le pusieron de nombre ‘princesa de la luna’.

Sucedió que el bambú del que nació aquella niña, comenzó a producir oro y piedras preciosas. Y el cortador de bambú y su mujer, se hicieron ricos, aunque nunca mostraron ostentación ante los demás. Siguieron viviendo en su mismo humilde hogar.

El cortador de bambú y la princesa de la luna: el emperador enamorado

Los años pasaron. La pequeña que nació del rayo de luna se transformó en una hermosa mujer, y el cortador de bambú envejeció.

Temeroso de llegar al final de sus días, el hombre insistió a su hija para que buscara marido. No quería que se quedara sola. Así que la voz corrió por todo el reino, y hasta su casa comenzaron a llegar pretendientes y más pretendientes de todas las condiciones. Aunque la hermosa joven los rechazaba a todos.

La noticia de la existencia de la mujer más bella del reino llegó a oídos del mismísimo emperador, que decidió visitar al cortador de bambú para conocerla. Y pasó que el emperador se enamoró de ella al instante. Pero por más que insistía en llevarla al palacio, por más tesoros que le ofrecía, por más bellas palabras que le regalaba… la joven no salía de su empeño de quedarse allí, junto a sus padres.

– Si me lleváis a la fuerza al palacio- le dijo un día al emperador-, me transformaré en una sombra y desapareceré para siempre.

El emperador se retiró entonces de allí, por miedo a hacer daño a la joven, pero no dejó de llorar en silencio su desdicha, porque no podía dejar de amarla.

La princesa de la luna parte a su hogar

La joven no dejaba de mirar cada noche la luna con melancolía. Y un día, decidió que había llegado el momento de partir a su verdadero hogar. Así que le dijo a sus padres adoptivos:

– Es la hora de partir al lugar de donde vengo… la luna. Esta noche vendrán a buscarme. No quiero que estéis tristes. Desde allí velaré por vosotros y seré feliz entre los míos. Antes, quisiera agradeceros todo el amor que habéis depositado en mí.

Y así fue. Esa misma noche, una enorme nube cubrió la luna llena, una nube que comenzó a acercarse a la casa del cortador de bambú en forma de un carruaje dirigido por unos extraños seres luminosos.

La princesa de la luna le dio algo a su padre antes de partir: una carta y un elixir de vida para el emperador.

La joven partió hacia la luna y el cortador de bambú hizo llegar al día siguiente los obsequios que su hija le dio al emperador. Pero él, temeroso y lleno de dolor, ordenó que los llevaran a lo más alto del monte Fuji y les prendieran fuego.

Por eso, cada vez que alguien ve humo en lo alto de este monte, piensa que son la carta y el elixir que la princesa de la luna dejó al emperador, que aún siguen ardiendo y lo seguirán haciendo toda la vida.

Qué temas puedes trabajar con la leyenda del Cortador de bambú

Disfruta con esta antigua leyenda japonesa, ‘El cortador de bambú y la princesa de la luna’, y reflexiona acerca de: – El vínculo de padres con sus hijos.

  • La humildad.
  • El sentimiento de pertenencia a un lugar.
  • El valor de la gratitud.
  • La independencia y autonomía.

Reflexiones sobre la leyenda del Cortador de bambú y la princesa de la luna

Esta leyenda es tal vez la historia de ciencia ficción más antigua que se conoce, al menos en Japón, en donde a este relato del siglo IX se le da el nombre de ‘Taketori Monogatari’. Lo cierto es que ‘El cortador de bambú y la princesa de la luna’ nos habla de paternidad y maternidad, de recompensas al trabajo y la humildad, de gratitud y de amor y desamor…

  • El ‘premio’ a un deseo muy grande: Dicen que cuando deseas algo con todas tus fuerzas, los astros se aúnan para que el deseo se haga realidad. Y de astros precisamente habla esta extraña leyenda del cortador de bambú y la princesa de la luna. Es este hermoso satélite, la luna, la que concede al cortador de bambú el deseo de tener un hijo. Un ‘premio’ a su humildad, su honestidad y sobre todo, a su esfuerzo y trabajo constante. Un esfuerzo que obtiene una recompensa.
  • Por qué bambú: ¿Por qué se escoge en esta leyenda a un cortador de bambú? Porque se trata de una planta especial para los japoneses, que simboliza la honestidad, la modestia, humildad, la perseverancia y la integridad moral. Una planta que para los orientales es sinónimo de fortuna. De ahí que sea protagonista en esta leyenda del cortador de bambú y la princesa de la luna.

Más reflexiones sobre ‘El cortador de bambú y la princesa de la luna’

  • La paternidad que nos hace ‘ricos’: La metáfora de la joven que llega junto con riquezas materiales a la casa del cortador de bambú nos indica que la paternidad y la maternidad en su es riqueza, que los hijos son joyas preciosas que nos hacen ricos. En este relato del cortador de bambú y la princesa de la luna, el bambú del que nació la princesa de la luna comenzó a producir oro y piedras preciosas. La llegada de esta niña a la casa del cortador de bambú significó riqueza y felicidad para la pareja.
  • La pertenencia a un lugar: En ‘El cortador de bambú y la princesa de la luna’, la joven, que llegó a la Tierra por un tiempo, no dejó de sentir un vínculo especial hacia su lugar de origen. Esas ‘raíces’ que nos hacen sentir unidos a un lugar determinado. Esta historia habla de un arraigo contra el que muchos otros luchan, convencidos de que todos somos ‘ciudadanos del mundo’. Esta leyenda, por el contrario, sí reivindica ese lazo que nos hace añorar el lugar donde nacimos y al que sentimos cierta pertenencia.

La historia de amor del Cortador de bambú y la princesa de la luna

  • El amor que nunca muere: El último mensaje de esta extraña leyenda japonesa tiene que ver con la carta y el elixir que la princesa de la luna entrega para el emperador, enamorado de ella. Una carta y un elixir que aún arden, según esta leyenda del cortador de bambú y la princesa de la luna, en lo más alto del monte Fuji, el monte sagrado de Japón. Y es que el amor (y el desamor) son eternos.

Otros relatos japoneses para descubrir

Si te gustó esta leyenda del Cortador de bambú y la princesa de la luna, descubre también estas otras historias japonesas. Son relatos llenos de metáforas con profundos mensajes:

  • La mariposa blanca: Este cuento japonés nos habla de amor más allá de la muerte, de la eternidad del amor, y lo hace de una forma hermosa y dulce…
  • Urashima y la tortuga: La vida es un camino de constantes decisiones que marcan no solo nuestro destino, sino también el de las personas que tenemos a nuestro alrededor. No te pierdas este extraño relato repleto de mensajes.
Cuento japonés para adolescentes y adultos
La historia de Urashima y la tortuga
  • El helecho y el bambú: Hablando precisamente de esta planta, el bambú, este relato lo utiliza como metáfora para hablar de la virtud de la paciencia para alcanzar nuestras metas. Un cuento realmente maravilloso.

Y si buscas relatos para escuchar, prueba con todos estos podcast de asombrosas leyendas:

¿Te ha gustado el contenido?

Puntuación media 5 / 5. Votos: 5

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Estefania Esteban
Estefania Esteban
Periodista y escritora de literatura infantil.

¡Es tu turno! Deja un comentario y opina

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *