Un fantástico poema con rima para niños, conocido también como ‘Buen viaje’

¿Qué te parece si enseñas a tu hijo estas estrofas del poeta mexicano Amado Nervo (1870-1919) para que tu hijo las aprenda y después las recite? ‘El barquito de papel’ o ‘Buen viaje’ es una bella poesía corta para niños sobre un barquito, ideal para los más pequeños de la casa.

Los poemas con rima tienen grandes ventajas para los niños más pequeños. Por ejemplo, consiguen mejorar su atención y concentración. Y además puedes usarlo para incentivar su memoria.

El barquito de papel, una poesía corta para niños de Amado Nervo

El barquito de papel, una poesía para niños de Amado Nervo
El barquito de papel’, una preciosa poesía infantil de Amado Nervo

¿Cuántas veces habrás intentado hacer un barquito de papel? En esta poesía, es el protagonista de una aventura que nos recuerda todo lo que se puede crear con un poco de imaginación. A veces, los juegos y juguetes más simples, son suficientes para conseguir lo mejor de cada niño: incentivar su creatividad. Presta atención a esta preciosa poesía:

Con la mitad de un periódico

hice un barco de papel,

en la fuente de mi casa

le hice navegar muy bien.

Mi hermana con su abanico

sopla y sopla sobre él.

¡Buen viaje, muy buen viaje,

barquichuelo de papel!

(Amado Nervo)

Las rimas de la poesía Buen viaje o ‘Barquito de papel’

Existen diferentes tipos de rimas en las poesías. Por ejemplo, pueden ser asonantes, cuando coinciden las vocales de la última sílaba de cada verso, o consonantes, cuando coinciden todos los sonidos de la última sílaba del verso.

Por ejemplo, serían asonantes las rimas: vaca, rasa, cata… Y sin embargo, serían rima consonante: patosa, latosa, cosa..

En este caso, en la poesía de Amado Nervo, el tipo de rima es asonante, ya que solo coinciden las vocales de la última sílaba y siempre entremezclando un verso rimado con otro sin rima.

Riman los versos pares: el segundo, el cuarto, el sexto y el octavo. Las palabras que riman serían: ‘papel’, ‘bien’, ‘él’ y de nuevo ‘papel’.

Otras formas de usar este poema con los niños

Las poesías son ideales para trabajar la memoria y la autoestima. También para incentivar la imaginación. Las rimas harán muy sencilla la memorización. Anima a tu hijo a aprender el poema. Al reperirlo en voz alta, enséñale a recitar, entonando y haciendo gestos para indicar algunas palabras. Esta forma de actuación ayuda a los niños a perder el miedo a hablar en público y es muy útil para mejorar la autoestima.

Por úiltimo, puedes potenciar la creatividad con los versos de este poema ayudando al niño a imaginar la escena y el barquito de papel.

Comprueba si tu hijo estuvo atento al poema

Mejora la comprensión lectora de tu hijo y su atención. Le puedes ayudar haciendo algunas preguntas después de leer el poema. Son preguntas muy sencillas, que seguro que podrá responder:

1. ¿De qué estaba hecho el barquito?

2. ¿Qué utilizó el protagonista para hacer el barquito?

3. ¿Con qué le da aire la hermana del protagonista al barquito para que se mueva?

4. ¿En dónde han puesto a navegar al barquito?

Otras fantásticas poesías cortas para niños

Aquí tienes otros buenos ejemplos de poesías de grandes poetas que puedes utilizar con los niños:

Del Trópico: esta poesía de Rubén Darío es fantástica para trabajar las descripciones con los niños. Un poema con el que además podrás desarrolar su imaginación.

El lagarto está llorando: una d ela spoesías más populares de Federico García Lorca entre los niños. ¿Por qué estarás trustes los lagartos? Usa este precioso poema para trabajar las emociones con losmás pequeños.

La foca blanca: esta poesía de Rudyard Kipling es como una dulce nana que tamién puedes usar para trabajar la memoria. ¡Te encantará!