Este cuento infantil tan popular en México, ‘Los osos apestosos’, nos habla de resolución de problemas buscando siempre la forma de ‘salvar’ una posible situación conflictiva. O explicado de otra manera: a veces en conflictos ajenos, es mejor no intentar hacer de juez, porque puedes salir ‘malparado’. En esta ocasión, tenemos a dos protagonistas enfrentados en una disputa y un tercer personaje que debe mediar entre ellos. ¿Qué pasará? No te pierdas este original cuento y sus reflexiones finales.

Un cuento para niños sobre la resolución de problemas: Los osos apestosos

‘Los osos apestosos’, un cuento para niños sobre las disputas

Cuentan que una vez, un oso y una osa estaban discutiendo. El oso decía que la osa olía mal, y la osa, por su parte, aseguraba que era al contrario, y que era el oso el apestoso.

– ¡Mira que decir esa barbaridad, osa! ¡Si eres tú la que apestas!

– Ni hablar, osos, deberías olerte… ¡tú eres el que huele mal!

Como no llegaban a ninguna conclusión, decidieron buscar a alguien ‘imparcial’ que pudiera decir quién de los dos era el maloliente.

– Mira, osa- dijo el oso- Allá va un zorro, llamémoslo para que diga quién tiene la razón.

Los osos llamaron al zorro:

– Dinos, zorro, ¿cuál de los dos está en lo cierto? La osa dice que soy yo el que huele mal. Y yo en cambio estoy seguro de que es ella quien apesta.

El zorro, muerto de miedo ante la mirada amenazante del oso, le olió, y después a la osa, y dijo:

– Creo que tienes tú la razón, oso… es ella quien huele mal.

El enfado del oso y la osa

Nada más decir esto, la osa le dio un golpe tan tremendo al zorro que el pobre se quedó sentado en el lugar.

– ¡No me gusta que mientan, zorro!- dijo la osa. A ver, llamemos a otro animal… Allá va una tuza. ¡Tucita, ven aquí!

La tuza acudió a la llamada de la osa.

– Dice el oso que yo huelo mal. Yo estoy segura de que es él quien huele mal. ¿Tú qué crees?

La tuza, después de olerlos, dijo:

– Pues creo que estás en la razón, osa… Es el oso quien huele mal.

Y nada más decir esto, el oso le dio un tremendo golpetazo a la tuza y la dejó malherida junto al zorro.

– Tendremos que pedir una tercera opinión- dijo el oso- Mira, ¡un coyote!

El coyote acudió a la llamada de los osos.

– Debes decirnos, amigo coyote, cuál de los dos huele mal…

Pero el animal se fijó en el zorro y la tuza, aún aturdidos por los golpes.

– ¿Y qué les pasó al zorro y la tuza?

– Ah… pues que el zorro dijo que era yo quien olía mal y le di un golpe, y la tuza dijo que era el oso el apestoso y entonces él la golpeó… – le explicó la osa.

El coyote se quedó pensativo. ¿Qué podía hacer? Si decía que era el oso el que olía mal, le daría un golpe. Pero si decía que era la osa, sería ella quien le golpearía. Entonces se le ocurrió una idea:

– Pues fíjense que sintiéndolo mucho no voy a poder ayudar en nada… tengo un terrible constipado y no huelo.

Y diciendo esto, el coyote se alejó de allí a toda prisa.

Qué temas puedes trabajar con este cuento corto

Utiliza este cuento popular para hablar con los niños de estos temas:

– La resolución de problemas.

– Qué es la asertividad.

– Usar la inteligencia en una disputa.

Reflexiones sobre el cuento infantil ‘Los osos apestosos’

Desde luego, lo mejor es no meterse en medio de un conflicto que no nos incumbe. Y de hacerlo, intentar salir de él de la forma más ‘diplomática’ posible antes de que sea demasiado tarde:

No te metas donde no te llaman: mediar en una disputa ajena tiene sus riesgos. Así que lo mejor es no meterse y dejar que los que tienen la disputa solucionen sus propios problemas ellos mismos. Sin embargo, a veces nos vemos envueltos en el conflicto sin querer, como sucedió en esta ocasión. El coyote acudió a una llamada sin saber lo que le esperaba. En ese caso, hay que agudizar el ingenio y la inteligencia para intentar salir indemne del conflicto.

La asertividad, esa gran virtud: antes que ¡azuzar’ la ira de uno u otro bando enfrentados, lo mejor ante tal conflicto es no participar y salir sin ‘enfadar’ a nadie. La respuesta del coyote fue sin duda la más inteligente. Los osos no se enfadarían y considerarían que el coyote ciertamente no podía hacer de ‘juez’ en su disputa, y el coyote por su parte, podría salir indemne de esa situación. Esa capacidad hacia la asertividad que logra una solución sin conflictos, es ciertamente una gran virtud.

Otros cuentos infantiles sobre la resolución de conflictos

Aquí tienes otros fantásticos cuentos para niños que también hablan, como ‘Los osos apestosos’, de resolución de conflictos. ¿Los conoces?

Cuento infantil sobre la resolución de problemas: El pozo de los deseos
El pozo de los deseos
Los ratones, una poesía de Lope de Vega para los niños
Los ratones
El hombre y la piedra, una fábula de Fedro sobre la resolución de problemas
El hombre y la piedra

– La mejor solución, El pozo de los deseos: un cuento corto que también nos habla de empatía a la hora de encontrar la solución a un problema cuando éste nos afecta a nosotros pero también a otras personas…

Los ratones: encontrar una solución al problema no puede quedarse solo en una idea (aunque es muy importante), sino que debe contar con una acción.

El hombre y la piedra: esta fábula de Fedro nos muestra una realidad que sucede más veces de lo que imaginamos… Vemos el problema pero somos incapaces de mover un dedo para solucionarlo.

¿Te ha gustado el contenido?

Puntuación media 0 / 5. Votos: 0

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Estefania Esteban
Estefania Esteban
Periodista y escritora de literatura infantil.

¡Es tu turno! Deja un comentario y opina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *