Una fábula de Fedro para explicar a los niños la necesidad de usar la inteligencia

A veces nos empeñamos en hacer caso a nuestros sentidos y caemos en la misma trampa una y otra vez. ‘El hombre y la piedra’ es una popular fábula de Fedro sobre la resolución de problemas, que nos sugiere usar la inteligencia para salvar obstáculos. Ideal para hablar con los niños acerca de este tema.

Una fantástica fábula de Fedro sobre la resolución de problemas: ‘El hombre y la piedra’

El hombre y la piedra, una fábula de Fedro sobre la resolución de problemas

Un día, Esopo le pidió a uno de sus esclavos que fuera a los baños públicos para ver si había mucha gente. El muchacho obedeció y se dirigió hacia los baños, pero se dio cuenta de que en la entrada había una piedra con la que todos tropezaban al intentar entrar en los baños.

Uno a uno, al chocar con la piedra, se daban la vuelta. Pero entonces vio que una de las personas, antes de entrar, de pronto miró al suelo, se agachó y retiró la piedra para no tropezar. La dejó lejos, en una esquina, para que ninguno más se cayera.

El esclavo entró entonces en los baños y echó un vistazo. Al regresar, Esopo le preguntó:

– Y bien, ¿había mucha gente?

Y él contestó:

– Hummm…. No, solo una persona.

Moraleja: ‘Antes de dar la vuelta ante le primer obstáculo que encuentres, utiliza la inteligencia para seguir adelante’

Qué valores puedes trabajar con esta fábula corta de Fedro

Con esta fantástica fábula, podrás trabajar estos valores:

– El valor del esfuerzo.

– Cómo utilizar el ingenio y la astucia para resolver problemas.

La perseverancia.

– El valor de la solidaridad.

Reflexiones sobre la fábula ‘El hombre y la piedra’

Las fábulas tienen dos objetivos: entretener y educar. La parte educativa consiste en transmitir un mensaje o una serie de valores esenciales. En esta ocasión, el tema central de la fábula gira en torno a la necesidad de usar la inteligencia para salvar cualquier problema que encontremos en nuestro camino:

Ante el primer obstáculo, no te rindas: El esfuerzo y la perseverancia están implícitas en esta fábula. Muy pocas personas consiguen llegar a un objetivo sin esfuerzo y sin perseverancia. Pero es que además, lo más normal es que encuentren algún problema, algún obstáculo que deban superar. En ese momento tienes dos opciones: darte la vuelta y desistir o pensar cómo seguir adelante. Solo podrás llegar a tu meta si apuestas por la segunda opción.

El uso de la inteligencia para resolver problemas: Dirás que no es tan difícil en este caso agacharse y retirar una piedra para entrar sin tropezar. Pero es solo una metáfora que nos explica por qué tantas veces decidimos desistir de nuestro empeño antes de pensar cómo podemos salvar un obstáculo. Es cuestión de usar la inteligencia y la astucia. En todos los casos en donde se de un problema, es la única posibilidad para seguir adelante.

Piensa en ti… y en los demás: El protagonista de esta fábula corta, además de retirar la piedra para poder pasar a los baños públicos, la dejó en un lugar alejado para que nadie más se tropezara con ella. Es un ejemplo de civismo y solidaridad con los demás.

Algunas preguntas de comprensión lectora sobre la fábula de Fedro

Utiliza esta fábula para mejorar la atención y comprensión lectora de tu hijo. Para ello, puedes usar estas preguntas al finalizar la lectura:

1. ¿Qué le pidió Esopo a su esclavo?

2. ¿Por qué no entraba ninguna persona a los baños?

3. ¿Qué hizo la persona que al fin se dio cuenta de que había una piedra en la entrada?

4. ¿Había mucha gente dentro de los baños? ¿Por qué?

Otras fábulas de Fedro para los niños

Fedro fue el primer poeta romano en seguir la tradición de Esopo. Nos dejó numerosas fábulas, muchas de ellas, versiones de las del fabulista griego. Aquí tienes algunas:

El águila, la corneja y la tortuga: Esta es una historia fantástica sobre por qué debemos tener mucha precaución ante los más poderosos, pero no por ellos, sino por aquellos que están cerca y les aconsejan, normalmente, con malas intenciones.

El gallo y la perla: Existe un refrán español que dice: ‘no está hecha la miel para la boca del asno’. Algo así vendría a contarnos Fedro, que además nos anima a reflexionar con esta fábula acerca del valor que le damos a las cosas en función de su utilidad.

La zorra y la cigüeña: Si tratas mal a otros, no esperes que ellos te traten bien. Fantástica fábula para enseñar a los más pequeños por qué debemos ser amables con los demás.

TU COMENTARIO