Las moscas. Fábula corta para niños sobre los vicios

Esta popular fábula de Félix María Samaniego, ‘Las moscas’, es en realidad una advertencia sobre las consecuencias de dejarse llevar por las tentaciones y los vicios. En esta ocasión, el fabulista español habla de la gula, pero podría extrapolarse a cualquier vicio que ‘nos atrapa’ llevándonos a un fatal destino.

TIEMPO DE LECTURA: MENOS DE 1 MINUTO

La fábula corta de ‘Las moscas’ de Samaniego

Las moscas, fábula corta de Samaniego para niños
‘Las moscas’, fábula de Félix María Samaniego

Presta atención a esta fábula corta escrita por Félix María Samaniego. Está en verso pero es muy sencilla y los niños la entenderán sin problemas:

A un panal de rica miel
dos mil moscas acudieron,
que por golosas murieron,
presas de patas en él.

Otra dentro de un pastel
enterró su golosina.

Así si bien se examinan
los humanos corazones.
Perecen en las prisiones
del vicio que los domina.

Moraleja: «Cuidado con esos vicios ‘golosos’ pero peligrosos que te atrapan para siempre»

(‘Las moscas’ – Félix María Samaniego)

Qué puedes trabajar con la fábula de ‘Las moscas’

Utiliza esta fábula corta de Samaniego para reflexionar con los niños acerca de:

  • Los vicios.
  • Las tentaciones.
  • El valor de la prudencia.
  • Las emociones y su control.

Explicación de la fábula de ‘Las moscas’

Una vez que hemos leído esta fábula corta de ‘Las moscas’, nos planteamos las siguientes preguntas: –

  • ¿De qué trata esta fábula?: Cuenta la historia de unas moscas que murieron atrapadas en un panal de miel por golosas, atraídas por el dulce néctar de la miel. También hace referencia a otra mosca que escondió el dulce dentro de otro dulce… (como un intento de esconder un vicio en el lugar equivocado).
  • ¿Y qué significa la fábula de Las moscas?: Tenemos dos casos. El primero, el de las moscas que quedan atrapadas en el panal de miedo. Y el segundo, el de la mosca que entierra el dulce en un pastel. En el primer caso, el fabulista compara las moscas que murieron atrapadas en la miel, con los vicios y tentaciones que atraen de forma irremediable a los hombres, les atrapan y ‘acaban con su vida’ (no siempre en el sentido literal de la palabra, claro. Pueden terminar con la paz de la persona y mantenerla en una constante perturbación e infelicidad). El juego, las drogas, la comida… Existen infinidad de tentaciones similares a ese panal de miel que atrapó a las moscas.

En el segundo de los casos, una mosca intenta esconder su vicio, su deseo, pero lo esconde dentro de un vicio similar. De forma que este vicio aumenta y se hace mayor, se retroalimenta y agranda. De nada sirve que se deshaga de la miel dentro de un pastel. Al final, terminará comiéndose la miel y el pastel. Para deshacerse del vicio que le atrapó, debería alejarse de él y de cualquier otro con otra apariencia que suponga una misma atracción. (Es como el que intenta dejar el vicio de fumar y se ‘engancha a beber’ para hacerlo).

«No podemos intentar deshacernos de un vicio ‘encerrándolo’ en otro mayor»

(Reflexiones sobre ‘Las moscas’)

Reflexiones de la fábula de ‘Las moscas’, de Samaniego

Ahora que entendemos qué quiere decirnos Samaniego con esta fábula corta, ¿qué otros valores e ideas podemos sacar de ella?

  • Cuidado con las emociones: En ‘Las moscas’, hay algo que provoca el trágico final de las moscas. Se dejan llevar por las emociones, sin poderlas controlar. De pronto sienten un deseo irrefrenable por degustar el dulce sabor de la miel. Incapaz de controlar ese deseo, la gula hace que terminen muriendo atrapadas en la pegajosa miel. ¿Qué hubiera pasado si hubieran conseguido controlar esta emoción? ¿Si en lugar de dejarse llevar por ese deseo, hubieran escuchado a la voz de la conciencia y la prudencia? Las emociones son necesarias, pero debemos aprender a dominarlas y a gestionarlas. Todo en exceso es malo. Tanto la tristeza como la alegría. Tanto el miedo como la ira. El equilibrio es el objetivo.
  • La prudencia, un escudo contra las tentaciones: La única forma que hubieran tenido las moscas para salvar su vida era dejar actuar a la prudencia. Si solo una de ellas hubiera podido entender el peligro que conllevaba lanzarse sin más al panal de miel, sin contemplar las posibles consecuencias, se hubiera dado cuenta del error y hubiera podido advertir a sus compañeras. Pero a veces es difícil ir contracorriente y ser la voz ‘disonante’ en medio de una multitud que tiende a ‘arrastrarnos’ en la misma dirección.

«La prudencia y el control de las emociones es la única manera de no caer en las tentaciones»

(Reflexiones sobre la fábula ‘Las moscas’)

Más reflexiones sobre la fábula ‘Las moscas’

  • Cuidado con ‘la opinión de la masa’: Existe un dicho español muy popular que dice así: ‘¿Dónde va Vicente? Donde va la gente’. Viene a decirnos que muchas veces obramos sin pensar, movidos por lo que hace la gran mayoría. No somos capaces de pararnos y recapacitar para saber si nosotros en realidad queremos hacer lo mismo o no. Debemos aprender a pensar con criterio, de forma independiente, y a obedecer solo a nuestros deseos, no a los deseos de los demás. El pensamiento crítico es esencial para poder obrar de forma independiente, y evitar que la ‘masa’ nos arrastre.
  • El peligro de los vicios: En esta fábula de ‘Las moscas’, l a advertencia más importante tiene que ver con las terribles consecuencias que conllevan los vicios. Un momento de placer a cambio de la infelicidad o directamente la muerte. Unas consecuencias que no solo afectan a las personas que caen en estos vicios, sino que que también hacen daño a las personas que las rodean.

Imagina que una persona cae en el vicio del juego. No solo destroza su vida, atrapado en un sinsentido que acaba con su felicidad, sino que termina por destrozar la vida de su familia y la pérdida de sus amistades. Todo lo que hacemos afecta de una u otra manera a las personas que tenemos cerca. Los vicios no solo hacen daño al que cae en ellos.

Otras fantásticas fábulas de Samaniego para niños

Si te gustó esta fábula corta de ‘Las moscas’, prepárate a leer estas otras fábulas de Samaniego. ¡Te encantarán!:

  • La lechera: ¿Cuántas veces no nos dejamos llevar por la ilusión y los sueños y estos terminan rompiéndose por falta de previsión y prudencia? No te quedes con la sensación de la inutilidad de los sueños después de leer esta famosa fábula. El mensaje no es ese. El mensaje tiene que ver con la necesidad de pensar muy bien un proyecto de forma racional, y no ‘a lo loco’.
  • La gallina de los huevos de oro: La codicia nos puede llegar a cegar de tal manera, que terminemos haciendo cosas realmente ‘estúpidas’ y sin sentido. De nuevo las emociones nos juegan una mala pasada. En este caso, movidos por la avaricia.
Fábula de La gallina de los huevos de oro para niños
Fábula de La gallina de los huevos de oro
  • El muchacho y la Fortuna: Cada vez que nos ocurre algo que no deseábamos, tendemos a ‘echarle la culpa’ a la fortuna. O mejor dicho, a la mala fortuna. Sin embargo, la suerte en casi todos los casos ‘no pinta nada’. Las consecuencias de nuestra mala suerte la mayoría de las veces tiene que ver con nuestra falta de prudencia.

¿Te gustaría escuchar fábulas populares narradas? Encontrarás muchas aquí, en el canal de podcast de Tucuentofavorito.com:

¿Te ha gustado el contenido?

Puntuación media 5 / 5. Votos: 6

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Estefania Esteban
Estefania Esteban
Periodista y escritora de literatura infantil.

¡Es tu turno! Deja un comentario y opina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.