Fábula de la tortuga y la hormiga

Esta fábula corta, La tortuga y la hormiga, fue escrita por el escritor y pensador mexicano José Joaquín Fernández de Lizardi (1776-1827), y su moraleja es muy similar a la popular fábula de La cigarra y la hormiga. De hecho, aquí se repite uno de los animales protagonistas, mientras que la cigarra cambia por una perezosa tortuga. No te pierdas el texto en prosa, la fábula original en verso y por supuesto, las reflexiones finales sobre esta fábula corta.

La fábula para niños La tortuga y la hormiga

La tortuga y la hormiga, una fábula sobre la pereza y sus consecuencias
La fábula La tortuga y la hormiga

Una tortuga, que vivía en lo más hondo de un pozo excavado de forma natural en un pantano, preguntó a una hormiga que pasaba por allí con una espiga de trigo:

– Dime hormiga, ¿de dónde sacaste el trigo?

– Uy, pues de mi despensa. ¡La tengo llena! Así, no paso hambre durante estos meses de tanto frío.

– ¡Ay, hormiguita- se quejó entonces la tortuga- Qué afortunada tú que tienes comida! Yo me muero de hambre aquí encerrada todo el año. Apenas puedo comer alguna que otra sabandija.

La hormiga, lejos de mirarla compasiva, le preguntó:

– Sí, hace frío y estamos en invierno… Pero… ¿Y el resto del año, qué haces?

– ¿Qué hago? Pues… Nada, la verdad. Ando un poco de aquí para allá, pero sobre todo, duermo, duermo mucho.

– Entonces no te quejes- dijo entonces la hormiga- Pues si no trabajas en todo el año, ¿Cómo quieres descansar en invierno sin pasar hambre?

Moraleja: «Si quieres hacer frente a las adversidades sin problemas, trabaja duro en época de sol para pasar después un invierno tranquilo»

La fábula original de La tortuga y la hormiga

Aquí tienes la fábula de La tortuga y la hormiga tal y como la escribió José Joaquín Fernández de Lizardi. Es una fábula en verso:

En un pozo, una tortuga

a cierta hormiga decía:

– En este mísero invierno,

dime, ¿qué comes, amiga?

– Como trigo. le responde-

y maíz y otras semillas,

de las que dejo en otoño

mis bodegas bien provistas.

– ¡Ay! ¡Dichosa tú!- exclamaba

la tortuga muy fruncida-:

¡Qué buena vida te pasas!

¡Qué bien te tratas, vecina!

Mientras yo, pobre de mí,

en este pozo metida

todo el año, apenas como

una que otra sabandija.

– Pero en ese largo tiempo,

¿qué haces?- pregunta la hormiga.

Y la tortuga responde:

– Yo, a la verdad, día por día

me estoy durmiendo en el fondo

de este pantano o sentina,

y es raro verme en el suelo

arrastrando la barriga.

– Pues entonces no te quejes-

le contesta la hormiguilla-

de las hambres que padeces,

ni de la suerte mezquina:

porque es ley muy natural,

y al hombre también se aplica,

que al ser que nunca trabaja,

la penuria le castiga.

(José Joaquín Fernández de Lizardi)

Qué temas puedes trabajar con la fábula La tortuga y la hormiga

Usa esta fábula corta para hablar con los niños de:

  • El trabajo, el esfuerzo.
  • La pereza y sus consecuencias.
  • Las recompensas de ser previsor.
  • La suerte.

Reflexiones sobre la fábula corta La tortuga y la hormiga

El que no trabaja, no puede quejarse de ‘su mala suerte’. En realidad cosecha ‘lo que sembró’:

  • La pereza termina pasando factura: La perezosa tortuga se pasaba todo el año durmiendo y descansando, y todavía se quejaba ‘de su mala suerte’, cuando aquel hambre que pasaba era por su propia culpa, solo y exclusivamente por dejarse llevar por la pereza. Aquel que no se esfuerza en algo, lo más normal es que más adelante lo termine lamentando, al ver que no puede beneficiarse de aquello que recogen los que sí trabajan y se esfuerzan.
  • No le eches la culpa a la suerte: Solemos achacar nuestros problemas a la mala Fortuna, cuando en realidad la mayoría de las veces la ‘mala suerte’ llega por nuestra culpa, por una falta de previsión, de trabajo o de esfuerzo, por falta de prudencia o simplemente porque no supimos trazar una buena estrategia. ‘La suerte’ relacionada con la dicha o la desdicha está más bien relacionada con lo que nosotros hacemos o dejamos de hacer, de las decisiones que vamos tomando en la vida y del trabajo al que dediquemos nuestro tiempo. Así, la tortuga, que tanto se quejaba de su ‘desdicha’, en realidad tenía lo que se merecía. Si no trabajaba nunca, ¿cómo iba a ser afortunada?

«No le eches la culpa de tus desgracias a la mala suerte. Son consecuencias de nuestras decisiones»

Reflexiones sobre la fábula La tortuga y la hormiga
  • La necesidad de ser previsor: Sí, debemos vivir el presente al máximo, pero sin perder de vista el futuro más cercano. Si no somos capaces de ser previsores con lo que está a punto de venir, puede que las dificultades nos pillen desprevenidos y sea demasiado tarde para reaccionar. En esta fábula, la hormiga nos recuerda que debemos pensar en el futuro cercano para no pasar por situaciones delicadas. Siempre vendrá algún obstáculo y tiempos difíciles. Por eso, es mejor ‘estar preparado’ para lo que pueda venir.

Otras fantásticas fábulas sobre el esfuerzo

Aquí tienes más fábulas similares a esta que acabas de leer de La tortuga y la hormiga. Empezamos por la fábula en la que está basada la de José Joaquín Fernández de Lizardi:

Fábulas con valores para niños: La cigarra y la hormiga
Fábula la Cigarra y la hormiga
  • La cigarra y la hormiga: Esta popular fábula corta nos muestra una historia muy similar a la de la Tortuga y la hormiga. En esta ocasión, es la cigarra la que prefiere descansar y cantar bajo los calurosos días de verano mientras se ríe del esfuerzo de la pequeña hormiga, que no para de trabajar para llenar de grano y alimentos su despensa.
  • La liebre y la tortuga: No solo cuenta el esfuerzo, sino también la concentración y la humildad. En este caso, esta fábula nos enseña que ser demasiado confiado y dejarse llevar por la vanidad puede provocar que perdamos una gran oportunidad frente a aquel más humilde que trabaja de forma constante y sin tropiezos.
  • El águila y el caracol: Nadie por ser más pequeño tiene que conformarse con menos. Con esfuerzo y perseverancia podemos llegar donde queramos. Esta historia es un ejemplo de lo que se puede conseguir con empeño.

Recuerda que también encontrarás fantásticas fábulas populares narradas para niños y mayores en el canal de podcast de tucuentofavorito.com:

¿Te ha gustado el contenido?

Puntuación media 4.8 / 5. Votos: 5

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Estefania Esteban
Estefania Esteban
Periodista y escritora de literatura infantil.

¡Es tu turno! Deja un comentario y opina

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *