La escultura del fénix. Fábula china sobre las críticas destructivas

Esta fábula china, ‘La escultura del fénix’, nos habla de esas ‘meteduras de pata’ que surgen del afán ‘criticón’ que a veces nos delata y hace que luego nos arrepintamos de algo que dijimos antes de tiempo. Tal vez así dicho no lo entiendas, pero después de leer la fábula y las reflexiones que encontrarás más abajo sobre el mensaje que transmite, te quedará mucho más claro.

TIEMPO DE LECTURA: 1 MINUTO Y MEDIO

La fábula china ‘La escultura del fénix’ sobre los ‘criticones’

La escultura del fénix, una fábula china
Fábula china ‘La escultura del fénix’

Un aclamado artesano, de nombre Gongshu, estaba cincelando en su estudio un ave fénix. Solo tenía un esbozo, y la figura no era más que el penacho y las patas, sin plumaje de ningún tipo.

Dos hombres que pasaban por allí se quedaron mirando la escultura. Uno de ellos dijo:

– Este ave fénix parece un búho… muy favorecido no está, la verdad.

– ¿Un búho, dices?- dijo el otro hombre- ¡Más bien un pelícano! Y tan buen artista dicen todos que es este hombre… ¡Hasta yo lo haría mejor!

Y ambos hombres rompieron en una carcajada. No dudaron en hablar a los demás del ‘escaso talento’ de aquel escultor y la ‘horrible obra’ que estaba creando.

Pero días después, Gongshu presentó su obra al fin terminada, y todos se quedaron ‘con la boca abierta’. Esperaban encontrar una masa deforme o un ave de horrorosa apariencia, y en su lugar, admiraron incrédulos la escultura del fénix más bella que jamás habían visto antes.

Tenía un precioso penacho de plumas de un verde esmeralda tornasolado que brillaba con intensidad con la luz del sol. Sus patas granate refulgían, el pecho era del color del fuego y su cuerpo parecía elaborado a base de esmeraldas.

La obra tenía además un dispositivo mecánico oculto que hacía que las alas se elevaran. La escultura del fénix podía batir las alas y volar por encima de las nubes. Durante tres días, de hecho, todos pudieron ver cómo sobrevolaba los tejados de la ciudad. Los mismos que tanto habían criticado la obra de Gongshu, no hacían ahora más que elogiar su arte.

Moraleja: «No tomes conclusiones ni te dejes llevar por el primer impulso ante un proyecto inacabado»

(‘La escultura del fénix- Liu Zi)

Qué temas puedes trabajar con la fábula ‘La escultura del fénix’

Utiliza esta fábula corta de ‘La escultura del fénix’ para reflexionar acerca de:

  • Las críticas destructivas.
  • Lo volátiles que somos en nuestras opiniones.
  • Lo injustas y destructivas que pueden ser algunas críticas.
  • La paciencia.
  • A dónde nos llevan los impulsos.
  • El arrepentimiento.
  • La necesidad de pedir perdón.

Reflexiones sobre la fábula ‘La escultura del fénix’

Podríamos resumir perfectamente esta fábula china de Liu Zi con un «no hables antes de tiempo o te arrepentirás». Aunque claro, siempre hay quien si se arrepiente y que simplemente decide cambiar de opinión, sin más, y correr ‘un tupido velo’:

  • Criticar por criticar: Siempre habrá a quien le guste dar su primera impresión, su primera crítica, aunque no haya entendido ni contemplado la magnitud de una obra. Esas ‘primeras impresiones’ pueden estar muy equivocadas. De hecho, hasta que no conocemos del todo aquello que tanto criticamos, nunca podremos estar seguros de si estamos o no en lo cierto. En este caso, en ‘La escultura del fénix’, la obra del artista fue criticada antes de llegar a la fase más importante.

En realidad las dos personas que tanto criticaron la obra, solo vieron el proyecto, sin los elementos definitivos que embellecían la escultura, y se dejaron llevar por los impulsos de una ‘primera impresión’. Criticar una obra viendo solo una parte de ella, hará que caigamos no solo en un gran error, sino también en una gran injusticia, ya que esa crítica ‘destructiva’ hace mucho daño al artista.

«Criticar algo teniendo solo parte de conocimiento sobre aquello que se critica, hará que caigamos en graves errores»

(Reflexiones sobre la fábula ‘La escultura del fénix’)

Más reflexiones sobre esta fábula china

  • La injusticia de las críticas erróneas: Cuando una crítica está basada en mentiras o en solo una parte de aquello que se critica (por no haber visto el resultado final o desconocerlo), no solo se cae en un error. El problema es el daño que puede llegar a causar a la persona criticada. Se trata por lo tanto de una crítica injusta, de una valoración que no solo no es constructiva, sino que es destructiva, al tiempo que falsa. Esa crítica suele expandirse con facilidad por medio del bulo o los rumores, y sucede no solo en el mundo del arte, sino en todos los ámbitos sociales.

«He visto que ‘fulanito’ está haciendo algo «… esa simple frase, indica que esa persona aún no terminó lo que está haciendo. No se puede por lo tanto sacar juicios de valor sin haber esperado al final de aquello que está haciendo. Siempre hay que esperar a que termine.

  • ¿Y el perdón?: Otro de los problemas que se plantean en esta fábula de ‘La escultura del fénix’ es la facilidad que tenemos para criticar y la dificultad que tenemos para reconocer nuestros errores y pedir perdón. En este caso, las dos personas que tanto criticaron al artista de la escultura del fénix, no solo no pidieron disculpas por haber hablado mal de un artista que no había terminado su obra, sino que además, no dudaron en unirse a ‘la masa’ que elogiaba su obra, como si nunca hubieran criticado esa misma obra. Y por supuesto, no pidieron disculpas al artista por haber ‘difamado’ su nombre delante de todos los demás.

Otras fantásticas fábulas chinas para reflexionar

Si te gustó esta interesante fábula china sobre las críticas, ‘La escultura del fénix’, te proponemos leer también estas otras fábulas originarias del país asiático:

  • La sospecha: Esta fábula corta nos habla de esos prejuicios que nos llevan a sospechar sin ningún tipo de pruebas de una persona. Una historia muy breve con una reflexión muy profunda sobre el daño que pueden hacer estos prejuicios.
  • De cómo el viejo tonto removió las montañas: Con esfuerzo, perseverancia y cooperación, se pueden conseguir auténticos ‘milagros’. Por ejemplo, ¿se podría cambiar una montaña de sitio? Parece imposible, pero ya sabes que querer es poder…
Una fábula china sobre la perseverancia: De cómo el viejo tonto removió las montañas
De cómo el viejo tonto removió las montañas
  • El hombre que no vio a nadie: ¿Hasta dónde nos puede llevar la avaricia? Dicen que la avaricia ciega, y esta fábula habla precisamente de ello, y lo hace mediante una historia muy clara y descriptiva.

Y recuerda que también puedes escuchar muchos de estos relatos mediante interesante podcast narrados. Aquí los tienes:

¿Te ha gustado el contenido?

Puntuación media 5 / 5. Votos: 2

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Estefania Esteban
Estefania Esteban
Periodista y escritora de literatura infantil.

¡Es tu turno! Deja un comentario y opina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.