Una poesía corta de María Elena Walsh para los más pequeños

La bruja es una divertida poesía para niños pequeños, escrita por María Elena Walsh. Es un poema corto que consigue captar la atención de los niños, gracias a sus versos rimados y divertidos. Además podrás practicar con ella la descripción de las personas y los sucesos. ¡Te encantará!

Una divertida poesía corta para los más pequeños: La bruja

La bruja, una poesía divertida para niños de María Elena Walsh

Diviértete con esta genial poesía, que describe a una bruja que se quedó atrapada en una burbuja. A partir de aquí, todos son risas:

La bruja, la bruja

se quedó encerrada

en una burbuja.

La bruja, la boba,

con escoba y todo

con todo y escoba.

Está prisionera,

chillando y pateando

de mala manera.

Tiene un solo diente,

orejas de burro

y un rulo en la frente.

Que llore, que gruña,

que pique su cárcel

con diente y con uña.

El loro la chista,

se ríe y la espía

con un larga vista.

A su centinela,

lechuza mirona,

le da la viruela.

Que salte, que ruede,

y que busque la puerta,

que salga si puede.

¡Se quedó la bruja

presa para siempre

en una burbuja!

(María Elena Walsh)

Cómo utilizar esta poesía con los niños

Esta poesía de María Elena Walsh aparece en su obra ‘Tutú Marambá’, una selección de poesías cortas con rima muy divertidas y que invitan a imaginar a los niños. En esta ocasión, la protagonista es una bruja malvada que termina encerrada en uno de sus conjuros:

Mejora el vocabulario: con este poema podrás añadir nuevas palabras al vocabulario de tu hijo. Busca aquellas que no comprenda y juega con ellas a crear nuevas frases.

A describir: en la poesía de La bruja se describe con brevedad a la bruja y con más extensión un suceso. Puedes aprovechar para trabajar la descripción de las personas y también la forma en la que se pueden contar los hechos. Imagina que tienes que contar una noticia (cuanto más divertida y disparatada, mejor). ¿Cómo lo harías?

Incentiva la memoria: la poesía no es muy larga, y se hace perfecta para memorizarla. De esta forma estarás ayudando a tu hijo a ejercitar la memoria.

¡Interpreta!: las poesías no se leen como la prosa. Piden ser interpretadas con gestos, muecas, una entonación diferente y sobre todo, modulando y hasta cambiando la voz si se precisa. Usa esta poesía para interpretar y jugar al teatro.

Los valores que transmite: está muy claro que la bruja que se queda encerrada en su burbuja no es muy bondadosa que digamos. Por eso acaba enredada en su propia maldad. Esta poesía trata por lo tanto de la distinción entre bien y mal. Aquellos que juegan con fuego… ¡se queman! Habla de este concepto con tu hijo.

Otras maravillosas poesías de María Elena Walsh para los niños

La gran poetisa argentina dedicó a los niños muchísimas poesías tan divertidas y tiernas como esta. Todas originales y llenas de imaginación. Aquí tienes algunos ejemplos:

El reino del revés: ¿te imaginas cómo sería el mundo del revés? Pues algo así imagina María Elena Walsh en este poema, en donde da la vuelta a todo. Una poesía preciosa repleta de imaginación.

La vaca estudiosa: en clave de humor, la poetisa argentina nos explica por qué es tan importante ir a la escuela. Además nos deja claro que nunca es tarde para empezar un estudio. Y es que el conocimiento no entiende de edades.

Zoo loco: esta es una de las poesías más disparatadas de María Elena Walsh. Divertida y muy original. Descubre los extraños animales de este particular Zoo loco.

El brujito de Gulubú: no sabemos si es más famosa la canción o el poema. Tal vez las dos formen un complemento tan perfecto que sea difícil desunirlos. Aquí encontrarás los dos, tanto el poema como la canción del Brujito de Gulubú.

TU COMENTARIO

Pin It