Cuento corto infantil de los hermanos Grimm

Este es uno de los cuentos más populares de los hermanos Grimm. ‘El zapatero y los duendes’ cuenta una historia rodeada de magia que nos lleva a creer en los pequeños milagros. El mensaje final sin embargo está más relacionado con ciertos valores, como el de la bondad, la gratitud o la humildad.

Un precioso cuento corto de los hermanos Grimm: El zapatero y los duendes

El zapatero y los duendes, un cuento infantil con valores
‘El zapatero y los duendes’, un cuento para niños de los hermanos Grimm

Había una vez un zapatero muy humilde y trabajador que pasaba por un mal momento. Apenas vendía zapatos y no le quedaba dinero para comprar material. Una noche, se sentó a trabajar y descubrió que solo le quedaba un trozo de piel para elaborar un par de zapatos:

– Estos serán mis últimos zapatos- se lamentó en voz alta el zapatero- Ya no me queda piel para hacer ninguno más.

El zapatero estaba muy cansado, y decidió preparar el cuero para terminar de hacer los zapatos al día siguiente. Dejó las tiras sobre la mesa, rezó sus oraciones como cada noche y se fue a dormir.

A la mañana siguiente, ¡no podía creer lo que veían sus ojos! Sobre la mesa, en el lugar en donde dejó las tiras de piel, ahora lucían muy hermosos unos zapatos, cosidos con tal pulcritud, que el zapatero no podía dejar de mirar sus puntadas.

Entonces entró un hombre y al ver aquellos zapatos tan bonitos, decidió pagarle más de lo que pedía.

El zapatero y los duendes bondadosos

El zapatero, muy contento, pudo ir a comprar más cuero para hacer un par de zapatos. Pero después de preparar y cortar las tiras de piel, volvió a sentirse muy cansado, y se fue a acostar.

A la mañana siguiente, encontró dos pares de zapatos sobre la mesa, igual que el día anterior. ¡Y no tardó nada en venderlos! Con el dinero recaudado, el zapatero pudo comprar cuero para hacer cuatro zapatos, pero no le hizo falta trabajar mucho, porque una vez más, los encontró sobre la mesa al día siguiente.

Los zapatos del viejo zapatero se hicieron muy famosos. A todos les gustaban tanto, que hasta ya tenía encargos. Un día cercano a Navidad, el zapatero, intrigado, le dijo a su mujer:

– ¿Y si nos quedamos despiertos una noche para descubrir qué sucede y quién nos ayuda a coser los zapatos?

– ¿Estás seguro?- preguntó ella.

– Sí, me gustaría descubrir este misterio…

– De acuerdo, me parece bien- respondió entonces su mujer.

Y los dos se quedaron esa noche detrás de unas cortinas. Y justo, cuando el reloj dio las doce de la noche, de repente aparecieron dos duendecillos muy graciosos y pequeños. Iban desnudos. Subieron con destreza a la mesa y se pusieron a coser y a clavar la piel en las hormas de los zapatos con sus diminutas manos. Lo hacían tan bien y tan rápido que el zapatero no podía dejar de mirar asombrado. En cuanto acabaron, los duendecillos se fueron dando pequeños saltos.

Un regalo para los duendes

A la mañana siguiente, la mujer del zapatero le dijo:

– ¿Sabes? Esos duendecillos nos han hecho ricos y deberíamos agradecérselo de alguna forma. Les haré un traje y un gorro y tú les harás unos zapatos.

– Me parece bien. Es lo mínimo que podríamos hacer… – dijo el hombre.

Y el zapatero y su mujer se pasaron todo el día cosiendo para los duendes. Cuando acabaron, dejaron las prendas sobre la mesa y al anochecer, se escondieron para ver la reacción de los duendes.

A las 12 en punto, los duendes llegaron brincando, como cada noche, y al ver las prendas sobre la mesa, se pusieron muy contentos. Al ponérselas, se fueron cantando:

– “¿No somos ya dos mozos guapos y elegantes? ¿Por qué deberíamos seguir de zapateros como antes?”.

Los duendes se fueron muy contentos y nunca más volvieron. El zapatero y su mujer fueron muy felices con todo lo que aquellos duendes habían hecho para ellos.

Valores que puedes trabajar con el cuento ‘El zapatero y los duendes’

Con este fantástico cuento de los hermanos Grimm, podrás trabajar todos estos temas:

– El valor de la caridad.

– La generosidad.

– El valor de la gratitud.

Reflexiones sobre este cuento de los hermanos Grimm

Cada uno recibe lo que da… esa gran verdad aparece más clara que nunca en este cuento:

Hoy por ti y mañana por mí: los duendes cambiaron la vida del zapatero, que pasó de ser muy pobre y apenas conocido, a ser el zapatero más rico y popular de su comunidad. Y lo hicieron por caridad y generosidad hacia él, un humilde trabajador que no había dejado de esforzarse y perseverar en su trabajo a pesar de no encontrar recompensas.

Y como los duendes cambiaron por completo la vida del zapatero, el zapatero y su mujer decidieron cambiar la vida de los duendes. ¿Y cómo lo hicieron? Cosiendo para ellos unas prendas de ropa y haciéndoles unos zapatos. Al vestirse, los duendes dejaron de ser zapateros remendones. Así, el zapatero pudo cambiar la vida de los duendes igual que ellos cambiaron la suya.

La caridad de los duendes: se dice que existe caridad cuando una persona se conmueve por otra que no tiene nada y hace todo lo posible por ayudarla. Los duendes ayudaron al zapatero porque ya no le quedaba nada. Lo había intentado todo, había invertido todo su dinero y esfuerzo en hacer zapatos, pero le pagaban tan poco, que al final no tuvo dinero para comprar más cuero. Pero su trabajo y su esfuerzo precisaban una recompensa. Y por eso llegaron los duendes.

El milagro de la Navidad: esta historia sucede en Navidad, una época repleta de valores y símbolos relacionados con la bondad, la caridad y el amor al prójimo. Así, al igual que la Virgen María y San José recibieron la caridad de un hostelero que les preparó un pesebre para que pudieran descansar, el zapatero recibió la caridad de estos duendes.

Otros maravillosos cuentos para niños de los hermanos Grimm

Los hermanos Grimm, Jacob y Wilhelm, eran en realidad filósofos. De ahí que sus cuentos muchas veces escondan pensamientos y conclusiones más profundas, aunque dirigidas siempre a un público infantil. Aquí tienes algunos de sus cuentos.

Las tres hilanderas: no te dejes llevar por las apariencias y acepta la generosidad de aquel que te intenta ayudar… a cambio, recuerda siempre ser agradecido.

Los doce cazadores: por amor el ingenio se agudiza y se pone en marcha con mucha eficacia. Descubre esta asombrosa historia.

La serpiente blanca: la bondad siempre obtiene recompensas… también la solidaridad y la generosidad. Descúbrelo con esta historia.