El sobrio y el glotón. Fábula en verso para niños y mayores

‘El sobrio y el glotón’ es una fábula en verso sobre el aprendizaje, la vanidad y la pedantería, de Concepción Arenal (1820-1893), una periodista y escritora española a la que le gustaba narrar fábulas en forma de verso y rima.

Esta poesía, puede comprenderse como una fábula con rima, ya que tiene moraleja, una reflexión que resume la esencia del texto.

Fábula en verso sobre el aprendizaje para niños: El sobrio y el glotón

Fábula en verso sobre el aprendizaje: El sobrio y el glotón

‘Había en un lugarón

dos hombres de mucha edad:

uno de gran sobriedad

y el otro, gran comilón.

La mejor salud del mundo

gozaba siempre el primero,

estando de enero a enero

débil y enteco el segundo.

– ¿Por qué- el tragón dijo un día-

comiendo yo mucho más,

tú mucho más gordo estás?

No lo comprendo, a fe mía.

– Es- le dijo el frugal-

y muy presente lo ten,

porque yo digiero bien,

porque tú digieres mal.

Haga de esto aplicación

el pedante y presumido,

si, porque mucho ha leído,

cree tener instrucción.

Y siempre que a juzgar fuere,

la regla para sí tome:

no nutre lo que se come,

sino lo que se digiere’.

Moraleja: ‘No nutre lo que se come, sino lo que se digiere’

(‘El sobrio y el glotón’ – Concepción Arenal)

Reflexiones sobre el poema o fábula de El sobrio y el glotón para niños y mayores

Esta poesía, que es también en cierto modo una fábula,  de Concepción Arenal utiliza una metáfora para hablar del aprendizaje, la humildad y sobriedad y la pedantería o vanidad. Podemos sacar varias reflexiones de ella:

  • El aprendizaje que de verdad sirve: Se puede leer mucho, pero si no entiendes lo que lees, no sirve para nada, ¿verdad? De esta forma, y mediante esta fábula, nos explican que no importa leer mucho y querer saber de todo si al final no reflexionamos y asimilamos lo que estamos leyendo y aprendiendo. Para aprender, hay que analizar y profundizar en cada conocimiento nuevo.

De esta forma, casi es mejor intentar abarcar menos información pero asimilarla mejor.

  • Es mejor poca información en profundidad que mucha pero fugaz: Hoy en día vivimos rodeados de información. Creemos saber de todo, cuando en realidad ‘pasamos de puntillas’ sin profundizar en nada. Al final, no somos expertos en ninguna temática y sabemos poco de muchas materias. Para Concepción Arenal, esto es un error. Deberíamos ser más eruditos en una materia aunque desconozcamos otros campos.

«El pedante y vanidoso suele presumir de aquello que carece.»

— (Reflexiones sobre la fábula del sobrio y el glotón)

  • El pedante suele presumir de lo que carece: La moraleja de esta fábula también nos recuerda que el conocimiento en manos del vanidoso o pedante suele ser frágil y superficial, aunque él piense lo contrario. Los sabios por el contrario suelen ser humildes. Así que tiende a desconfiar de aquel que presume de todo lo que sabe, porque en realidad puede que sea como el comilón de esta historia: que mucho ingiere pero poco digiere.

El vocabulario que puedes aprender de esta poesía del Sobrio y el glotón

La poesía del sobrio y el glotón utiliza palabras que tal vez no escuchaste nunca. Es una buena oportunidad para ampliar el vocabulario. Aquí tienes algunas de ellas con su significado:

  • Enteco: significa débil, enfermizo
  • Lugarón: forma coloquial de decir ‘lugar’
  • Sobriedad: Alguien que es moderado, que controla sus impulsos.
  • Frugal: que come y bebe con moderación.
  • Pedante: el que presume de lo que sabe y tiene.

Preguntas de comprensión lectora para los niños sobre la fábula del sobrio y el glotón

Si quieres usar esta fábula del sobrio y el glotón para mejorar la atención y comprensión lectora de tu hijo, puedes hacer unas preguntas al finalizar la lectura. De esta forma sabrás si entendió el mensaje o la moraleja de la historia. Si quieres, puedes utilizar estas preguntas:

1. En la fábula del sobrio y el glotón, ¿quién estaba más gordo? ¿El que comía mucho o el que comía poco?

2. ¿Por qué dijo el más delgado que a él le engordaba más la comida?

3. Concepción Arenal usa la metáfora del gordo y el flaco para hablar del aprendizaje. En este caso, ¿quién sería el flaco, el que tiene muchos conocimientos pero no profundiza en ellos o aquel que no controla tantas materias pero en su campo profundiza más?

Otros relatos sobre el aprendizaje para los niños

Aquí tienes otros relatos relacionados con el aprendizaje. ¡Descúbrelos!

  • El aprendizaje lleva su tiempo, El burro flautista: Está claro que el aprendizaje obtiene sus resultados después de mucho esfuerzo y dedicación. Los buenos resultados sin esfuerzo, son fruto del azar. Fantástica fábula de Tomás de Iriarte.
  • El cocinero distraído: Este poema de Gloria Fuertes nos habla de algo esencial para conseguir buenos resultados en el aprendizaje: la concentración. Y si no, ya verás lo que le pasó al pobre cocinero Fernando…
Una divertida poesía para niños de Gloria Fuertes: El cocinero distraído
El cocinero distraído, una genial poesía de Gloria Fuertes
  • Trisca Trusca: Se aprende con esfuerzo y sobre todo, con mucha paciencia y perseverancia. Este cuento corto está indicado para los más pequeños.

Y recuerda que además puedes escuchar muchas fábulas narradas mediante podcast aquí:

¿Te ha gustado el contenido?

Puntuación media 5 / 5. Votos: 8

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Publicado por Estefania Esteban

icono tucuentofavorito
Soy Estefania Esteban y soy periodista y escritora de literatura infantil.

¡Es tu turno! Deja un comentario y opina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *