Cuento de aventuras sobre la imaginación de los niños

‘El oso misterioso’ es un cuento de misterio e intriga, pero además de ser una gran aventura, también es un cuento infantil sobre los amigos invisibles. Descubre hasta dónde puede llegar la imaginación de los niños.

Un cuento infantil sobre la imaginación y los amigos invisibles: El oso misterioso

El oso misterioso, un cuento para niños sobre los amigos invisibles
‘El oso misterioso’, un cuento infantil sobre los amigos invisibles

A Sergio le encantaba salir al campo con sus padres. Siempre iban a una zona de la sierra muy cercana a una extraña cueva excavada en la roca de una montaña.

A él le gustaba mucho esa cueva porque se imaginaba troglodita y le entraba una risa tremenda.

Su padre le seguía el juego y decía:

-“Tendremos que hacernos con una lanza para cazar al oso de la montaña. Auuuggrrrrr”

Y se ponían a buscar palos muy largos para usarlos de lanza.

Pero un día, Sergio entró en la cueva y descubrió unas huellas en la tierra. Tal que así: con un circulito más grande y tres más pequeños alrededor. ¡Eran las huellas de un oso!

El misterio de las huellas de oso

Sergio corrió a decírselo a sus padres. Pero su padre le aseguró que allí no había nada.

¿Nada? Si estaba clarísimo. ¡Eran huellas de oso! De un oso grande, muy grande. ¡Seguro!

Desde entonces, siempre que iban al campo, Sergio veía las huellas misteriosas. Pero ya no decía nada, porque sus padres eran incapaces de verlas. “Estarán un poco cegatos”- pensaba él.

Sergio decidió convertirse en explorador y buscar al oso. Metió una lupa y un cuaderno de notas en su mochila y se adentró en la cueva. Al principio estaba muy oscuro, pero poco a poco fue viendo con más claridad. Había rocas que brillaban y los sonidos de sus pisadas se oían con eco.

– “Espero que no haya murciélagos”- pensó.

Y al cabo de unos minutos… ¡el oso! Allí estaba, mirándole con los ojos muy abiertos. Tenía las orejas rosas y el hocico muy oscuro. Se parecía mucho a su osito Pepe, su muñeco favorito. Así que no le dio nada de miedo.

Sergio y el misterioso oso

– Hola- le dijo al oso.

– Hola- contestó él.

“Andaaa… ¡si habla!”, pensó extrañado Sergio.

– ¿Cómo te llamas?

– Oso.

-Oso no es un nombre.

-Sí lo es.

– Jaja. Vale, Oso. ¿Y qué haces escondido?

– No quiero que me vean. Los mayores se asustan de mí.

– Mis padres no se asustarán.

– No lo sé. Hace mucho que no salgo.

– Ven conmigo.

Sergio y Oso salieron de la cueva. Y ahí estaban los padres del niño: debajo de la sombra de un pino cortando una rajita de melón. Le miraron y ni se inmutaron.

– ¿Ves?- le dijo Sergio a Oso- Te lo dije: no se asustan.

Entonces se acercaron más.

– Papá, mamá – dijo Sergio muy serio- Os presento a mi amigo Oso.

Los padres se miraron atónitos: allí no veían a nadie. Sólo a su hijo.

– Si no hay ningún Oso- le dijeron.

Vaya.. Sergio empezó a entenderlo todo. ¡Él era el único que podía ver a Oso! Abrió su cuaderno de notas y apuntó:

“El explorador Sergio acaba de hacer el hallazgo más asombroso de la Historia: Acaba de descubrir al Oso Misterioso, una especie en peligro de extinción. Su principal característica es que los mayores no pueden verle.

Firmado: Sergio el explorador”.

Sergio y Oso se siguieron viendo muy a menudo. Y Oso por fin salió sin problemas de la cueva, ahora que sabía que sólo Sergio podía verle. Oso le enseñó a Sergio a cazar moscas y Sergio le enseñó a Oso a comer con tenedor.

(‘ El oso misterioso’ © Fanny Tales 2013)

Reflexiones sobre el cuento ‘El oso misterioso’ para los niños

La imaginación de los más pequeños es increíble, ¿verdad? Son capaces de ver cosas donde los adultos no ven nada. De ahí surgen muchas veces los amigos invisibles, fruto de la imaginación de los niños. Puedes hablar de esto y de todas estas otras cuestiones con tu hijo:

La imaginación nos ayuda a aprender: Sí, porque la imaginación nos anima a ser curiosos, y la curiosidad a su vez nos incita a buscar y aprender. Es lo que le pasa a Sergio en esta historia, que, movido por su gran imaginación y curiosidad, descubre algo realmente increíble.

Tener un amigo invisible no es malo: Un amigo invisible es solo un ejemplo de la inmensidad de la imaginación durante la infancia. Y además ayuda al niño a practicar las habilidades sociales, con lo cual, es hasta beneficioso, siempre y cuando no sea su único amigo y tenga problemas para entablar amistad con otros niños.

Ir de excursión en familia es enriquecedor: Al protagonista de esta historia le encanta ir de excursión con sus padres. Comparten una experiencia enriquecedora y estrechan el vínculo familiar. Es una buena forma de mejorar la relación entre padres e hijos.

Algunas preguntas de comprensión lectora para tu hijo

Si quieres, puedes usar este cuento para mejorar la atención y comprensión lectora de tu hijo. Utiliza para ello estas preguntas al finalizar la lectura del cuento:

1. ¿Por qué le gustaba a Sergio tanto ir de excursión al campo?

2. ¿Qué descubrió Sergio dentro de la cueva?

3. ¿Eran capaces de ver los padres de Sergio a su nuevo amigo? ¿Por qué?

Otros cuentos infantiles sobre la imaginación

Aquí tienes otros cuentos que hablan a los niños de su inmensa imaginación:

Alicia en el país de las maravillas: un cuento repleto de imaginación y fantasía con numerosos mensajes. Aquí te lo contamos y además te lo explicamos para que los niños puedan entender qué significa.

Vamos a inventar los números: no te pierdas este divertido cuento corto que aviva la imaginación de grandes y pequeños. ¡A inventar números!

Gamusinos: ¿quieres saber quiénes son los gamusinos? Son unos seres un tanto tímidos y escurridizos. Pero lee, lee el cuento y tal vez descubras que alguna vez los viste…

Tal vez también te interese...

Author

Fanny Tales es la autora de un buen número de cuentos cortos destinados al público infantil.

4 Comments

  1. Una manera muy fácil de hacer que los niños aprendan a imaginar. Bien !!!

  2. Muy ingenioso traducir el “amigo invisible” a un oso invisible,y también es interesante animar a los niños a salir a la sierra,a tener contacto con la naturaleza sin temores irracionales,¡ah! y a los papás a que los lleven.

    • jajaja! Pues sí. El amigo invisible también puede ser un oso rosa y tímido,por qué no.. Y el campo siempre es un lugar en donde los niños aprenden mucho 😉

TU COMENTARIO