Este cuento corto, ‘El lobo, el caracol y las avispas’, narra una fantástica historia relacionada con la vanidad o falta de humildad y sus consecuencias, y también nos habla de astucia, inteligencia y trabajo en equipo. Es un cuento para niños tradicional francés. ¡Te encantará!

Cuento para niños con valores: ‘El lobo, el caracol y las avispas’

Un cuento tradicional francés para niños: El lobo, el caracol y las avispas
‘El lobo, el caracol y las avispas’, un cuento sobre la vanidad y sus consecuencias

Había una vez un lobo muy vanidoso, que no temía a nada y no se tomaba mucho cuidado por no dañar al resto de animales. Un día, cuando paseaba por el bosque, pisó a un caracol.

– ¡Ay! ¡Lobo malvado, qué daño me hiciste! ¡Ten más cuidado, aunque ya veo que no te importa!- dijo enfadado el caracol– Aunque, si yo quisiera, podría correr más que tú y ganarte en una carrera con todos tus compañeros.

– ¡Ja, ja, ja! ¿Pero qué dices, caracol? ¿Tú vas a ganarme a mí en una carrera?

– Sí, y si quieres te lo demuestro. Ven aquí mañana mismo por la mañana con tus amigos y yo vendré con los míos…

– Uy, qué miedo que me das… Claro que vendré. Menudo ridículo vais a hacer tú y los tuyos.

Y así, altanero, se fue en dirección al río Garona, pero antes de llegar, vio un nido de avispas y quiso pisotearlo.

– ¡Ay! ¡Mira que eres malo, lobo!- protestaron las avispas- ¡Has destrozado nuestro nido! Aunque debes saber que no te tenemos miedo. ¿Qué te apuestas a que podemos ahogarte en el río?

– ¡Ja, ja, ja! ¿Vosotras? ¿Ahogarme a mí?

– Sí. Ven mañana por la mañana a este mismo lugar y te esperaremos nosotras y todas nuestras compañeras… Puedes venir con todos tus amigos.

– Muy bien, pues aquí nos tendréis- dijo el lobo alejándose tranquilo.

El plan del caracol y las avispas

En cuanto el lobo se fue, el caracol se acercó a las avispas:

– Tengo un plan- les dijo- Mañana mis compañeros y yo traeremos hasta aquí a los lobos. En cuanto lleguen, os lanzáis a por ellos y los lleváis hasta el río.

– ¡Fantástico, amigo caracol! ¡Eso haremos!

A la mañana siguiente, los caracoles llegaron muy pronto a su cita, y comenzaron a colocarse uno detrás de otro, separados por algún metro, a lo largo de todo el recorrido hasta el río.

Las avispas se ocultaron tras los sauces que había en la ribera del Garona. Entonces llegaron los lobos.

– Ya estamos aquí, caracol, fieles a nuestra cita. Tenemos ganas de ver cómo ganas la carrera. Y tus amigos, ¿te dejaron solo? Claro, son más listos que tú, ¡Ja, ja, ja!

– No rías tanto y que empiece la carrera- dijo el caracol.

Los lobos comenzaron a correr y de vez en cuando preguntaban:

– Caracol, ¿estás ahí?

Y entonces, uno de los caracoles respondía:

– ¡Aquí estoy!

Los lobos no se lo podían creer, pero cada vez que miraban al suelo, veían al caracol. Y justo cuando llegaron a los sauces del río, salieron las avispas y se lanzaron con furia contra los lobos, picándolos hasta en el hocico.

– Ay, ay, ay- aullaban los lobos por el dolor.

Y ya en el río, la corriente se los llevó a todos. Y así fue cómo caracoles y avispas consiguieron derrotar a los lobos.

Qué valores puedes trabajar con el cuento ‘El lobo, el caracol y las avispas’

Utiliza este fantástico cuento francés para hablar con los niños de:

– El valor de la humildad.

– La cooperación.

– Cómo resolver problemas mediante la inteligencia.

El respeto.

Reflexiones sobre este cuento para niños

Este cuento, que en realidad bien podría ser una fábula, nos habla de por qué debemos tratar bien a los demás, con respeto, ser humildes y sobre todo, no dejarnos llevar por la soberbia y la vanidad:

La inteligencia que derrotó a la fuerza: el lobo vanidoso pensaba que era más rápido, grande y fuerte que el caracol y las avispas, pero no se dio cuenta de que sobre estas fortalezas se sitúa una mayor, que es el ingenio o la inteligencia. Y tanto el caracol como las avispas demostraron ser muy ingeniosos a la hora de vencer al poderoso lobo, que demostró además tener un gran defecto y una debilidad… ¡la vanidad!

El punto débil del lobo: sí, la vanidad puede ser un punto de flaqueza, ya que hace que perdamos la noción de la realidad y nos confiemos demasiado. El lobo estaba tan seguro de vencer, que no fue nada prudente ni tuvo en cuenta que debía cerciorarse de que la carrera se hiciera conforme a ciertas normas. Esa falta de confianza y de vanidad, le pasaron factura.

Juntos, mejor: tanto el caracol como las avispas podían haber retado al lobo por separado. Sin embargo, decidieron unir sus fuerzas y el resultado fue mucho más favorable para ellos. Entre la astucia del caracol y el aguijón de las avispas, consiguieron deshacerse de los lobos.

Otros fantásticos cuentos para niños

Si te gustó este cuento corto repleto de valores, prueba a leer también estos otros:

Cuento infantil con animales: El duro invierno
El duro invierno
Cuento para niños Los músicos de Bremen
Los músicos de Bremen
Cuento para niños: El zagalillo
El zagalillo

– La empatía y la solidaridad de los animales en El duro invierno: una preciosa historia en la que unos animales deciden ayudar a un gato que se quedó atrapado en el hielo. ¡Precioso!

Los músicos de Bremen: de nuevo, una historia que nos habla de todo lo que se puede conseguir con trabajo en equipo. ¡Todo un clásico fascinante!

El zagalillo: en esta ocasión, este cuento de los hermanos Grimm nos habla de ingenio e inteligencia a la hora de resolver preguntas complejas.