El león y el boyero. Fábula corta de Esopo sobre la resolución de problemas

Esta fábula corta de Esopo, ‘El león y el boyero’, nos recuerda que tengamos especial prudencia a la hora de resolver un problema, puesto que en ese intento podemos encontrarnos con un problema mayor. Aquí tienes la fábula con su moraleja y las reflexiones finales sobre el mensaje que transmite.

TIEMPO DE LECTURA: 1 MINUTO

La fábula corta de Esopo ‘El león y el boyero’

El león y el boyero, una fábula corta de Esopo
Fábula de Esopo ‘El león y el boyero’

Se encontraba un boyero vigilando a sus bueyes y a algunos de sus terneros cuando uno de los terneritos se perdió. Los buscó bien en los alrededores, y al no encontrarlo, le juró a su dios que sacrificaría un cabrito si le ayudaba a encontrar a aquel ternero, pues le tenía especial aprecio.

Entonces, tras unos arbustos, encontró al ternero, a punto de ser devorado por un inmenso y fiero león.

– Oh, ¡Dios!- dijo entonces el boyero al ver al león- Te prometí sacrificar un cabrito si encontraba el ternero… ¡Pero ahora prometo sacrificar un toro si me libras de las garras del ladrón!

Moraleja: «Cuando busques una solución, ten presente que tal vez se convierta en tu siguiente problema»

(‘El león y el boyero’ – Esopo)

Qué temas puedes trabajar con la fábula ‘El león y el boyero’

Utiliza esta fábula corta de Esopo del león y el boyero para reflexionar acerca de:

  • La resolución de problemas.
  • El sentido de la prudencia.
  • La fe.
  • El sentido común.
  • Las distracciones.

Reflexiones sobre la fábula del león y el boyero

Puede que en la solución a un problema se esconda un problema mayor… El sentido de la prudencia debe agudizarse siempre:

  • Cuidado con las soluciones ‘trampa’: Pensamos que al encontrar la solución a nuestro problema se terminaron precisamente ‘los problemas’. A veces no es así. Esta fábula del león y el boyero nos recuerda que tras un problema puede llegar uno mayor… Así que nunca debemos ‘bajar la guardia’.
  • Por eso debemos salir siempre con el sentido de la prudencia: Nunca debemos olvidar que la prudencia nos protege de peligros que ‘no vemos venir’. Es más, a veces deberíamos ser doblemente prudentes. En ‘El león y el boyero’, el cuidador de bueyes se puso a buscar a su ternero sin la suficiente prudencia. Al encontrar a su ternerito perdido, se dio cuenta del error. Debió buscar entre los matorrales con sigilo, con mucho más cuidado. La falta de prudencia puede ser catastrófica.

«A veces deberíamos ser doblemente prudentes, ya que una supuesta solución puede llevar a un problema mayor»

(Reflexiones sobre ‘El león y el boyero’)

Más reflexiones sobre ‘El león y el boyero’

  • La fe y la prudencia puede ir de la mano: En el león y el boyero, el protagonista de la historia imploró con fe a su dios para que le ayudara. Pero esto no significa que olvidemos el sentido común y dejemos de ser prudentes. Ambas cosas no son contradictorias.

Se puede actuar con fe y a la vez con prudencia, sin dejar todo en manos ‘de los designios’. Si el protagonista de esta fábula del león y el boyero hubiera ‘implorado’ a su dios pero sin dejar de buscar con sigilo y mucha atención en los peligros que acechaban en aquel lugar, seguramente podría haberse librado del peligro final. Tal vez hubiera podido sorprender al león y rescatar a su ternero (pero para eso debería de haber estado preparado para la posibilidad de encontrar problemas y riesgos).

  • Cuidado con las distracciones: No olvidemos que en esta historia, el principal problema comienza cuando el boyero perdió a un ternero. Basta una pequeña distracción para que se desencadene una serie de problemas, a cada cual mayor. Ya ves que un simple despiste llevó al protagonista de esta historia a tener que enfrentarse a un león. De ahí la importancia de no perder nunca el sentido de la concentración cuando estemos haciendo una tarea o un trabajo.

«Una pequeña distracción puede meternos en un inmenso problema»

(Reflexiones sobre ‘El león y el boyero’)

Otras fantásticas fábulas de Esopo para adolescentes y adultos

¿Qué te pareció la fábula corta del león y el boyero? Te animamos a leer también estas otras fábulas de Esopo, especialmente indicadas para adolescentes y adultos:

  • Los ratones y las comadrejas: Que la vanidad no te ciegue y haga olvidar el sentido de la responsabilidad. Y si no, mira lo que les pasó a los vanidosos ratones de esta historia.
  • Bóreas y el sol: Si quieres conseguir algo importante de alguien, no impongas nada a la fuerza. Utiliza la persuasión. Esopo nos lo explica mediante esta fantástica fábula corta.
Bóreas y el sol, fábula de Esopo sobre la persuasión
Bóreas y el sol, una fábula corta para niños
  • El buey y la pulga: ¿Qué relación tienen el esfuerzo y la gratitud? Que el esfuerzo siempre despierta admiración y sobre todo, agradecimiento. Esta fábula nos lo explica muy bien.

Y recuerda que también puedes escuchar un buen número de fábulas narradas mediante podcast aquí:

¿Te ha gustado el contenido?

Puntuación media 5 / 5. Votos: 4

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Estefania Esteban
Estefania Esteban
Periodista y escritora de literatura infantil.

¡Es tu turno! Deja un comentario y opina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.