El higo más dulce. Un cuento para adolescentes y adultos que te hará pensar…

Este increíble relato del estadounidense Chris van Allsburg, ‘El higo más dulce’, es un cuento lleno de misterio, con ciertos mensajes que animan a reflexionar acerca del trato que damos a los demás. En el cuento aparecen temas como el egoísmo, la insolidaridad, la avaricia… Y por contra, las recompensas al más inocente y puro corazón. Un cuento para adolescentes y adultos muy original y con un sorprendente final.

TIEMPO DE LECTURA: 5 MINUTOS Y MEDIO

El sorprendente relato ‘El higo más dulce’

El higo más dulce, un cuento para adolescentes y adultos con mensaje
‘El higo más dulce’, un cuento fascinante para adolescentes y adultos

El señor Bibot era uno de los dentistas más célebres en París. Culto, buen profesional, refinado… Era tan ordenado y limpio en su casa, que nunca permitía a su pequeño perro Marcel subirse al sofá, ni saltar… mucho menos ladrar sin recibir una buena reprimenda.

Monseur Bibot tenía su consulta cerca de casa. Y una mañana, al llegar, se encontró con una mujer que le esperaba en la puerta.

– ¿Qué hace usted aquí? Si no tiene cita, no podré atenderla.

– Tengo un dolor que me está matando… Vine antes por si podía ser tan amable de echar un vistazo- respondió suplicando la mujer.

«Bueno», pensó Bibot… «si me doy prisa, ganaré unas cuantas monedas». Así que accedió y revisó bien los dientes de la mujer.

– Vaya, tendremos que sacar la muela… Está muy mal- advirtió Bibot.

Y tras la extracción, el dentista dijo:

– Tendrá que tomarse unas píldoras para el dolor.

– ¡Estoy tan agradecida!- dijo entonces la mujer- Lo único que no tengo dinero para pagar… Pero sí algo mejor.

La mujer sacó dos higos de su bolso.

– ¿Higos?- exclamó enfadado Bibot.

– Son higos especiales, ¿sabe? Pueden hacer que sus sueños se hagan realidad- dijo con voz misteriosa mientras le guiñaba un ojo.

Bibot pensó que aquella mujer estaba loca. Guardó los higos y le acompañó hasta la puerta.

– ¿Y mis pastillas para el dolor?- preguntó.

– Esas son solo para los que pagan- respondió de mala manera el dentista mientras cerraba la puerta.

El higo más dulce y el extraño sueño

El día había comenzado de forma extraña…. Esa tarde, Bibot sacó como de costumbre a su perro Marcel de paseo. Cada vez que el pobre intentaba olisquear entre unos matorrales, le daba un buen golpe con la correa.

Por la noche, antes de acostarse, el dentista se comió uno de los higos.

– Pues sí que está bueno, sí. ¡Es el higo más dulce que comí nunca!- dijo para sí Bibot.

Después se fue a dormir. Al día siguiente, se vistió y sacó a Marcel de paseo. Pero notó que todo el mundo le miraba y se reía sin cesar.

– ¿Qué pasa? ¿Por qué se ríen?

Bibot se miró en un escaparate y de pronto vio que estaba en ropa interior. Se escondió en un callejón y de pronto recordó que todo eso era parte del sueño que había tenido por la noche.

– Pero… ¿cómo es posible? Soñé esto mismo y … también…

Entonces alzó la cabeza y miró hacia la torre Eiffel. Y de pronto todos miraron al mismo lugar: la torre comenzó a inclinarse, como si fuera de goma, hacia abajo.

Presa de terror, Bibot se fue corriendo a casa.

– ¡Todo lo que soñé se ha hecho realidad! ¡La mujer de los higos tenía razón!

El dentista entendió que aquellos higos eran mágicos. ¡Y aún le quedaba uno! ¿Cómo podía controlar sus sueños?

El higo más dulce y el merecido final

Decidió comprar un libro de hipnotismo en donde le explicaran cómo controlar la mente. Estuvo practicando durante tres días. Todas las noches, tenía el mismo sueño: vivía en una mansión bien lujosa, con criados, un jardín enorme, y muchos perros de raza. Por supuesto, Marcelo no estaba allí... al fin y al cabo, era un ‘chucho’ callejero…

Tenía coches imponentes y todo el dinero que podía desear. Ese era el sueño que debía soñar después de comerse el último higo. Y ya estaba listo.

Esa noche, seguro de sí mismo, bajó a la cocina. Marcel le miraba expectante, meneando la cola.

Bibot preparó un plato y colocó con cuidado el higo. Después, se dio la vuelta para buscar una servilleta. Al girarse, vio a Marcel a dos patas sobre la mesa, masticando lo poco que quedaba del higo. ¡Se lo acababa de comer entero!

– ¡Maldito perro!- gritó desesperado Bibot- ¡Acabas de arruinar todos mis sueños! ¡La última esperanza que tenía de ser rico! ¡Eres despreciable!

El dentista se fue abatido y dolorido a dormir. El pobre Marcel se escondió bajo la cama.

A la mañana siguiente, Bibot de pronto vio que estaba debajo de la cama. Una mano le intentó agarrar por el pescuezo:

– ¡Ven aquí, Marcel! ¡Vamos a dar el paseo antes de ir a trabajar!

Frente a él, su misma cara, mirándole con cierto desprecio. Bibet entonces intentó gritar, pero solo pudo ladrar.

Qué temas puedes trabajar con el cuento ‘El higo más dulce’

Utiliza este fantástico relato del higo más dulce para reflexionar acerca de:

  • La empatía.
  • El egoísmo frente a la solidaridad.
  • ‘El karma’.

Reflexiones sobre el cuento ‘El higo más dulce’

Tal vez no te suene el nombre de este escritor, Chris van Allsburg, pero debes saber que es el mismo que escribió dos relatos muy populares: ‘Jumanji’ y ‘Polar express’. En todos sus libros y relatos aparecen valores esenciales. Como es el caso. Este precioso cuento corto nos habla de todas estas cosas:

  • Trata a los demás con amabilidad: También podríamos decir eso de ‘trata al otro como a ti te gustaría que te trataran’. En ‘El higo más dulce’, el protagonista es un tipo un tanto peculiar… egoísta, codicioso. Solo piensa en enriquecerse y su trabajo se basa precisamente en conseguir meramente una recompensa económica.

Así, solo trata bien a aquellos que aportan dinero, mientras que es indiferente a quienes son agradecidos, pero no le pagan con monedas. Al tratar mal a la mujer que le ofreció higos en lugar de monedas, Bibot descubrió sus cartas, quién era en realidad. Pero el karma le devolvería su poco tacto e insolidaridad con aquella mujer.

  • Cuidado con la avaricia: Lo cierto es que Bibot podría haber sido algo menos avaricioso a la hora de soñar aquello que tanto deseaba. Podría haber sido generoso y haber incluido a otras personas en su sueño… incluido su perro Marcel. Pero no lo hizo. Su egoísmo hizo que solo pudiera pensar en él mismo. Su sueño se centraba en una felicidad basada en lo material, sin que hubiera nadie que le importara a su alrededor. Su egoísmo fue castigado.

«’El karma’ nos devuelve todo lo que damos. Cuidado con el trato que damos a los demás…»

— (Reflexiones sobre ‘El higo más dulce’)

Una última reflexión sobre ‘El higo más dulce’

  • Recompensas y ‘castigos’: Eso a lo que llamamos ‘karma’ es el responsable de que los justos sean recompensados a la larga y los injustos, castigados. Esta famosa ‘ley’ viene a decir que la vida siempre devuelve lo que damos. De esta forma, quien actúa de buen corazón, con amabilidad y respeto, con generosidad… será recompensado, mientras que aquel que solo piensa en sí mismo y trata a los demás con desprecio, recibirá lo que da… Y es lo que sucedió en ‘El higo más dulce’.

Al final, nuestro protagonista intercambió su cuerpo con su perro Marcel. Marcel soñó con ser Bibot, justo el día en que se comió el higo más dulce… Porque para él , la riqueza consistía en poder ser humano y tener la vida que su dueño tanto despreciaba. El dentista pasó a ser Marcel, pues fue el sueño de su pero… poder tener el poder sobre aquel que tan mal le trataba… El perro sí recibió la recompensa por haber soportado con tanta paciencia y fidelidad el mal trato que su dueño le daba. Por fin podría ser libre y tener la vida que había soñado.

Otros fantásticos relatos para adolescentes y adultos

Si te gustó este cuento misterioso, mágico y con valores, ‘El higo más dulce’, prepárate también a leer estos otros:

  • Historia de dos que soñaron: ¿Crees en los mensajes que transmiten los sueños? ¿Y si se pudieran hacer realidad? Descubre este asombroso relato de un sueño compartido por dos personas.
  • Dependencia: Cuando deseamos algo con todas nuestras fuerzas, tanto, que se vuelve una obsesión, y lo conseguimos… ¿quién tiene el poder? Fantástico relato para reflexionar sobre la dependencia, nos habla de la soberbia y la vanidad.
Dependencia, de Jorge Bucay
Dependencia, de Jorge Bucay
  • La aguja de zurcir: Un cuento de Hans Christian Andersen, para niños, adolescentes y mayores, que nos habla de soberbia y vanidad.

Y recuerda que también puedes escuchar un gran número de relatos narrados. Los encontrarás aquí:

¿Te ha gustado el contenido?

Puntuación media 5 / 5. Votos: 9

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Estefania Esteban
Estefania Esteban
Periodista y escritora de literatura infantil.

¡Es tu turno! Deja un comentario y opina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.