- Publicidad -

Cuando nos dejamos cegar por la codicia, no tarda en llegar algún problema… No te pierdas el cuento infantil ‘El gran cazo mágico’, un cuento para niños anónimo que es fantástico también para leer a cualquier edad. Nos advierte del peligro de la avaricia y las consecuencias que ésta puede llegar a tener…

El increíble cuento para niños ‘El gran cazo mágico’

Un cuento sobre la codicia: El gran cazo mágico
‘El gran cazo mágico’, un cuento popular sobre la avaricia

Un día, un campesino araba el campo de su vecino cuando de pronto su arado tropezó en la tierra con un objeto y se rompió.

– ¡Cáspitas! ¿Qué es esto? ¡Ha roto mi arado!

- Publicidad -

Entre enfadado y sorprendido, desenterró un cazo, y decidió llevárselo a casa en prenda por lo la rotura de su útil de trabajo. Al contar a su mujer lo que había pasado, ella le regañó:

– ¿Pero qué hago yo con un cazo viejo? ¡Lo que necesitamos es el arado! Vete al cuarto a contar el dinero que tenemos, a ver si nos da para comprar otro…

El hombre hizo lo que su mujer le dijo, pero al contar las monedas, se le cayó una dentro del cazo y de pronto, vio que se multiplicaba. Cada vez que echaba monedas al cazo, aparecían muchas más.

– ¡Este cazo es mágico!- dijo el hombre eufórico.

La noticia no tardó en extenderse y su vecino reclamó el cazo delante de un juez.

– Señoría, el cazo estaba en mi terreno. Este hombre araba en mi campo porque yo se lo pedí. Si el cazo estaba enterrado en mi terreno, me pertenece

El juez, al enterarse de lo que era capaz de conseguir el cazo, quiso guardarlo…

– Me encargaré yo mismo de custodiar el cazo hasta que tome una decisión.

Lo que pasó en casa del juez

Pero entonces, la gente empezó a opinar muy mal del juez:

– ¡Qué sinvergüenza, qué avaricioso!- decían todos.

El padre del juez, apenado por lo que decían todos de su hijo, fue a verle para que entrara en razón.

– Hijo, ¿no ves la fama que te estás labrando?

– Pero padre, este cazo es una maravilla. ¡Multiplica el dinero que echas dentro!

El padre del juez, que no se lo creía, echó un billete en el cazo para probar.

– ¡Qué barbaridad! ¡Tenías razón!

Y entonces comenzó a echar más y más dinero para que se multiplicara. Y de tanto inclinarse para recogerlo, se cayó dentro del cazo. ¡Y se duplicó!

– ¡Socorro! ¡Ayúdame a salir!- gritaba el hombre.

Y su hijo, comenzó a sacar a su padre una y otra vez sin parar, porque en realidad, no dejaba de multiplicarse. La habitación se llenó de padres del señor juez y el señor juez se pasó toda su vida sacando a su padre del cazo mágico.

Qué temas se pueden trabajar con este original cuento popular

Utiliza este genial cuento para hablar con los niños de:

– A dónde nos lleva la avaricia.

– Lo que sucede cuando caemos en las tentaciones.

La nobleza frente a la codicia.

Reflexiones sobre el cuento ‘El cazo mágico’

Ay, la avaricia… ya sabes que siempre, siempre… ¡rompe el saco!

La tentación que pudo con todos: si te fijas todo, el poder multiplicador del cazo mágico, representa la tentación que nos atrae ‘como un imán’ y de la que muy pocos pueden escapar. ¡Poderoso caballero es don dinero!, que se dice. Y es cierto. El dinero tiene un atractivo tentador capaz de corromper ¡hasta a un juez! La idea de que el dinero pueda incluso con la justicia es bastante alarmante, pero cierta… ¿no crees?

Las consecuencias de la avaricia: como en todo, nuestras decisiones tienen consecuencias. Y en este caso, malas, ya que la codicia nos pone una tremenda venda en los ojos que nos impide ver la realidad y el límite que nos acerca o separa del riesgo. El padre del juez, que en principio iba con buenas intenciones de hacer entrar en razón a su hijo, terminó arrastrado por la tentación de la avaricia, y al perder la noción de la realidad y el peligro, acabó ‘consumido’ por su propia codicia. El castigo no solo fue para él, sino también para su hijo, que en realidad es quien ‘arrastró’ a su padre a esa tortura.

Más cuentos y fábulas sobre la avaricia para niños y mayores

Si te interesa profundizar más aún en el tema de la codicia y sus consecuencias, no te pierdas tampoco todas estas historias:

El hombre que no vio a nadie, una fábula sobre la codicia
El hombre que no vio a nadie
Los nobles avariciosos, un cuento infantil sobre la avaricia
Los nobles avariciosos
El rey midas, leyenda de la mitología griega para niños
El rey midas

– La fábula china ‘El hombre que no vio a nadie’: Es la metáfora más clara de lo que sucede con la avaricia, que de pronto nos quedamos ciegos y no vemos nada más… ni a nadie más.

Los nobles avariciosos: la codicia hace que se nos olvide que puede haber gente observándonos. También que hay riesgos y que pueden salir al descubierto las mentiras. No te pierdas este divertido cuento.

El rey midas: esta leyenda viene de la mitología griega y nos habla de un personaje cuya avaricia fue tal, que incluso pidió convertir todo lo que tocaba en oro. Sin embargo, no pensó demasiado en las consecuencias…