El asno y su sombra. Fábula corta sobre el egoísmo

Esta fábula corta, ‘El asno y su sombra’, está atribuida a Esopo, y nos habla de cómo el egoísmo y la falta de asertividad nos puede llevar a perder aquello que tanto deseamos. No te pierdas esta fantástica historia, muy gráfica, que incluye una gran moraleja y reflexiones sobre el mensaje que transmite, que encontrarás un poco más abajo.

TIEMPO DE LECTURA: 2 MINUTOS

La fábula del asno y su sombra

El asno y su sombra, una fábula de Esopo
Fábula ‘El asno y la sombra’

Tenía un comerciante que viajar a una ciudad que estaba bastante apartada del lugar en donde vivía. Decidió alquilar un asno. Consiguió los servicios de uno que se conocía bien el lugar. Joven y de pelaje gris, su dueño se ofreció a llevarle junto a él por cinco monedas de plata.

Comenzó el viaje, y el animal avanzó sin problemas por el duro camino de tierra y piedras pequeñas. Sin embargo, era verano y aquel día hacía mucho calor. Los dos hombres decidieron parar para descansar. Y como aquel lugar era desértico, no había árboles.

La única sombra que tenían era la del asno. Pero era tan delgada, que solo servía para uno. Así que tanto el dueño del asno como el comerciante empezaron a discutir sobre cuál de los dos debía beneficiarse de la sombra del animal.

– El asno es mío, por lo que me corresponde su sombra- decía el dueño del animal.

– ¡De eso nada! Yo pagué por él, y me corresponde a mí- protestaba el comerciante.

– Pero pagaste por el viaje, no por la sombra…

La discusión fue a más y más. De los gritos pasaron a las manos y ambos empezaron a pegarse. El asno, asustado, salió corriendo, sin que los hombres se dieran cuenta.

Cuando dejaron de pelear, de puro cansancio, al fin se percataron de que se habían quedado solos. El asno no estaba. Entonces, se miraron avergonzados y comenzaron a andar bajo el ardiente sol.

Moraleja: «Ser egoísta y pensar en uno mismo, sin ceder ni compartir, conlleva el riesgo de perder lo que más queremos».

(‘El asno y su sombra’ – Esopo)

Qué podemos trabajar con la fábula del asno y su sombra

Utiliza esta fábula corta de Esopo, ‘El asno y sus sombra’, para reflexionar sobre:

  • El egoísmo frente a la generosidad.
  • La asertividad.
  • Qué pasa cuando dos discuten y ninguno cede.
  • La resolución de problemas

Reflexiones sobre la fábula del asno y su sombra

El egoísmo nos lleva a discusiones absurdas que terminan por hacernos daño… En esta fábula corta del asno y su sombra, ninguno de los dos hombres consiguió lo que quería, pero… ¿podrían haber cambiado el final de la historia?

  • El final podría haber cambiado: En esta historia del asno y su sombra, el final podría haber sido muy distinto. Si ambos hombres hubieran buscado una solución en lugar de enzarzarse en una pelea, el asno seguiría con ellos. ¿Cómo encontrar una postura que beneficie a ambos? Tal vez podrían haberse turnado para compartir la sombra, de modo que la podría haber disfrutado unos minutos cada uno de ellos. Pero en lugar de negociar, optaron por la salida más egoísta. Ambos querían la sombra para sí solos.
  • El egoísmo nos lleva a perder: En esta fábula de Esopo del asno y su sombra, ambos protagonistas tienen el mismo defecto: el egoísmo y la terquedad. Piensan en su propio beneficio y no son capaces de ceder en medio de una discusión. ¿Y qué sucede? Cuando dos se enfrentan en una batalla sin tregua y ninguno cede, lo más normal es que ambos pierdan aquello por lo que discuten, tal y como sucedió en la fábula.

Una reflexión más sobre ‘El asno y su sombra’

  • La solución, la asertividad: No hace falta discutir cuando nos enfrentamos a un problema. De hecho, las discusiones no asertivas no nos llevan a ningún lado. Lo mejor es buscar un punto de inflexión, una solución que pueda contentar a ambas partes de forma parcial. Mejor un poco de sombra que nada, ¿verdad? En el asno y su sombra, ambos hombres podrían haber disfrutado de la sombra, aunque menos tiempo de lo que deseaban. Y es que a veces, para conseguir un beneficio, también debemos sacrificar parte de lo que tanto deseábamos.

«Muchas veces, para conseguir un beneficio, debemos sacrificar parte de nuestras expectativas.»

— (Reflexiones sobre la fábula ‘El asno y su sombra’)

Otras fábula de Esopo realmente maravillosas para los niños

Si te gustó la fábula del asno y su sombra, prueba a leer también estas otras fábulas, igual de interesantes, explicadas para los niños:

  • La cigarra y la hormiga: Puede que el trabajo a menudo nos de pereza, pero es necesario para asegurarnos un buen futuro. Más vale trabajar y ser previsor que divertirnos sin pensar en las calamidades que podemos pasar en un futuro…
  • La rana que decía ser médico: Nunca presumas de lo que careces, porque las mentiras siempre terminan saliendo a la luz. La vanidad a veces nos hace ver cosas que no son…
La rana que decía ser médico
Fábula corta para niños sobre la vanidad: La rana que decía ser médico
  • La paloma y la hormiga: Una preciosa fábula sobre la gratitud, siempre recompensada. En este caso, las protagonistas son una paloma y una hormiga.

Y recuerda que también puedes escuchar muchas fábulas como esta del asno y su sombra narradas mediante podcast. Busca entre todas estas:

¿Te ha gustado el contenido?

Puntuación media 5 / 5. Votos: 5

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Publicado por Estefania Esteban

icono tucuentofavorito
Soy Estefania Esteban y soy periodista y escritora de literatura infantil.

¡Es tu turno! Deja un comentario y opina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *