Cómo el abeto se convirtió en árbol de Navidad, leyenda popular

Cuenta una antigua leyenda popular originaria de Europa, una conmovedora historia que explica cómo el abeto se convirtió en árbol de Navidad. Un relato realmente hermoso que además está repleto de valores, de esos valores que forman parte del pilar básico de estas fiestas llenas de luz.

TIEMPO DE LECTURA: 2 MINUTOS

La historia de Cómo el abeto se convirtió en árbol de Navidad

Leyenda de Cómo el abeto se convirtió en árbol de Navidad
La historia de Cómo el abeto se convirtió en árbol de Navidad

Hace mucho, pero que mucho tiempo, un bebé nació en un humilde pesebre de Belén. Los ángeles anunciaron a todos su nacimiento, porque aquel indefenso y pequeño bebé, era el hijo de Dios.

Pastores, campesinos… y hasta reyes que venían de muy lejos, trajeron regalos muy diversos para el niño.

Cerca del pesebre había tres árboles: una palmera, un olivo y un abeto. La palmera, dijo entusiasmada:

– Le regalaré una de mis hermosas hojas al niño Dios. Con ella, podrá taparse como si fuera una colcha y así dejará de tener frío.

– Y yo- dijo el olivo-, rociaré con mis frutos la piel del recién nacido. Así brillará y estará suave. Será la piel más hermosa.

El abeto preguntó a los otros árboles:

– ¿Qué podría darle yo al niño Dios?

– ¿Tú? ¡No tienes nada que darle! ¡Tus agujas le pincharían!- dijo la palmera.

– Y tus lágrimas son pegajosas… – añadió el olivo.

El abeto, muy triste, les dio la razón:

– Es verdad… yo no tengo nada que ofrecer…

Pero el ángel del pesebre, que estaba allí mismo y lo había oído todo, se compadeció del abeto, un árbol tan humilde… Cuando anocheció, pidió a algunas de las pequeñas estrellas que se posaran sobre las agujas del abeto y al hacerlo, el árbol brilló con intensidad.

Justo en ese momento Jesús, que había estado durmiendo, abrió los ojos, y al ver a aquel árbol tan bonito brillar como el cielo estrellado, sonrió.

Y así, sin tener nada, el abeto se convirtió en el árbol de Navidad. Todos los hogares lo decoran cada año para celebrar el cumpleaños del niño Dios.

Qué temas puedes trabajar con la leyenda Cómo el abeto se convirtió en árbol de Navidad

Utiliza esta preciosa historia de Cómo el abeto se convirtió en árbol de Navidad para reflexionar acerca de:

  • El valor de la humildad.
  • La soberbia y la vanidad.
  • El valor de la solidaridad.
  • Qué celebramos en Navidad.
  • La caridad.

Reflexiones sobre la leyenda ‘Cómo el abeto se convirtió en árbol de Navidad’

Hasta el más pobre, el más humilde, tiene algo que ofrecer. Todos tenemos un don. Todos podemos dar algo a los demás. Esta bella historia premia al humilde, frente a los vanidosos que además menosprecian al resto:

  • El triunfo de la humildad: Creía el abeto que no podría regalar nada al niño Dios. Triste y decaído, asumió que no tenía dones ni nada bueno que ofrecer. Sin embargo, todos tenemos algo especial. El abeto, una luz intensa, que simboliza la bondad de su espíritu y el amor. La bondad, la humildad… son valores que brillan y aportan luz al mundo y a los demás. Transmiten felicidad y son realmente valiosos. El abeto se convirtió en árbol de Navidad para recordarnos precisamente que estos valores son los que realmente enriquecen el mundo.

«La bondad y la humildad son valores que brillan con una luz especial y hermosa.»

— (Reflexiones sobre ‘Cómo el abeto se convirtió en árbol de Navidad’)

  • La vanidad sombría: Los otros dos personajes de esta leyenda de ‘Cómo el abeto se convirtió en árbol de Navidad’ representan la vanidad y la soberbia. Son como esas personas prepotentes que no solo se creen mejores que ninguno, sino que además, disfrutan en ridiculizar al que consideran ‘pequeño’. Sin embargo, su final no suele ser tan prometedor como esperan. La vida les termina demostrando que nadie es más que nadie y que aquellos de los que se reían son realmente valiosos.

Una reflexión más sobre la leyenda de Cómo el abeto se convirtió en árbol de Navidad

  • La caridad del ángel de la Navidad: Constamos en esta historia del abeto que se convirtió en árbol de Navidad con otro personaje lleno de simbolismo. Se trata del ángel de la Navidad, el ángel que anunció el nacimiento de Dios al mundo. Consciente de la tristeza del abeto, demostró que un acto de caridad, y la generosidad de las estrellas, podrían cambiarlo todo y hacer del árbol en quien ningún otro creía, en el árbol más valioso y hermoso de todos. La generosidad crea luz y bondad allá por donde pasa…

Otras hermosas leyendas navideñas

¿Te gustó esta curiosa leyenda de ‘Cómo el abeto se convirtió en árbol de Navidad’? Prueba a leer también estas otras leyendas navideñas igual de interesantes:

  • Artabán: ¿Conoces la historia del cuarto rey mago? Se trata de Artabán, otro erudito que no pudo llegar a tiempo a Belén para entregar sus presentes al niños Dios. Pero, ¿sabes por qué? No te pierdas esta preciosa historia.
  • La flor de Pascua: Esta popular historia explica por qué decoramos cada Navidad nuestra casa con esta hermosa planta de hojas rojas.
La leyenda de Navidad de La flor de Pascua
La leyenda de La Flor de Pascua de Navidad
  • El buey hermoso: Junto al niño Jesús, en el pesebre, había una mula y un buey. Pues el buey tiene tras de sí una preciosa leyenda que explica cómo llegó hasta ese lugar. ¿Quieres conocerla?

Y recuerda que también puedes escuchar muchas historias navideñas narradas, tan hermosas como esta leyenda de Cómo el abeto se convirtió en árbol de Navidad que acabas de leer:

¿Te ha gustado el contenido?

Puntuación media 5 / 5. Votos: 2

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Estefania Esteban
Estefania Esteban
Periodista y escritora de literatura infantil.

¡Es tu turno! Deja un comentario y opina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.