Culpable o inocente. Una fábula sobre la resolución de problemas

Esta sorprendente fábula corta anónima, ‘Culpable o inocente’, nos invita a pensar muy bien una posible salida ante un problema o una situación que suponga un riesgo para nosotros. El protagonista, lejos de perder los nervios o desmoralizarse y darse por vencido ante una situación límite, pensó con serenidad y dejó que el ingenio le sacara del apuro. Lo entenderás mejor después de leer esta interesante historia…

TIEMPO DE LECTURA: 2 MINUTOS

La fábula Culpable o inocente, sobre el ingenio ante los problemas

Culpable o inocente, una fábula para reflexionar
Fábula corta ‘Culpable o inocente’

Cuentan que hace mucho tiempo, en la época medieval, declararon culpable de un terrible crimen a una persona inocente. El verdadero autor del crimen era un hombre del reino muy poderoso, y consiguió que se buscara a otra persona a la que cargar con su delito. Como tenía mucha influencia, logró sobornar hasta al juez que debía juzgar al pobre inocente, que era un hombre virtuoso y muy sabio.

El día del juicio, el hombre intentó defender su inocencia, aún sabiendo que todo aquello era una ‘pantomima’ y que tenía todas las de perder. Sin embargo, consiguió que el juez, ante la falta de pruebas del delito, dijera lo siguiente:

– Está bien, para que todos vean que soy una persona justa, dejaré que los designios de Dios decidan si eres culpable o inocente. Escribiré las dos sentencias en dos papeles diferentes. Deberás escoger uno de ellos. Y Dios decidirá cuál debe ser tu destino.

La decisión del acusado en Culpable o inocente

El hombre se dio cuenta de la trampa: el juez escribió en los dos papeles la palabra ‘Culpable’. Así, escogiera el papel que escogiera, siempre saldría el mismo veredicto.

El acusado cerró los ojos y respiró profundo. Se mantuvo así en silencio durante unos minutos. Los presentes en la sala comenzaron a inquietarse. En ese momento, el hombre tomó uno de los papeles y se lo tragó.

– Pero… ¿Qué hiciste, insensato? ¿Por qué te comiste el papel? ¿Cómo sabremos ahora cuál es el designio que escogiste?

– Muy fácil- dijo entonces el hombre- Mire lo que pone en el papel que quedó. Así sabremos cuál escogió Dios para mí.

Con cierto disgusto algo disimulado, las autoridades tuvieron que dejar libre al acusado, y nunca más volvieron a molestarle.

Moraleja: «Por muy difícil que se presente una situación, nunca dejes de buscar la salida ni de luchar hasta el último momento. Pide a Dios sabiduría para encontrar la solución».

(Fábula de Culpable o inocente)

Qué temas puedes trabajar con la fábula ‘Culpable o inocente’

Utiliza esta fábula corta, ‘Culpable o inocente’, para reflexionar acerca de:

Reflexiones sobre la fábula Culpable o inocente

No te des nunca por vencido. Aunque la situación sea muy complicada, si no te rindes, puede que encuentres la salida…

  • La fe nos hace perseverantes: Todos sabemos que esfuerzo y perseverancia son dos valiosas cualidades, dos valores que nos ayudan a conquistar nuestras metas. Pero en esta fábula de ‘Culpable o inocente’, esos dos valores están alimentados por la fe. El protagonista, acusado injustamente de haber cometido un crimen, está ciertamente en una situación límite, muy complicada. Y en lugar de abandonar cualquier lucha por salir vivo, decide creer y confiar en que encontrará la solución. Cierra los ojos, y de pronto descubre la forma de vencer. Le ayudan la inteligencia y las ganas de seguir viviendo y hacer justicia.
  • Gana la justicia: Aunque muchas veces hayamos perdido la fe en la justicia, en esta fábula de Culpable o inocente, la justicia ciertamente gana a la sinrazón y la burla hacia la inocencia. Aunque el juez estaba ‘comprado’ por el poderoso y misterioso asesino, la inteligencia del acusado consiguió enderezar la balanza de la justicia. No se castigó al culpable, pero al menos el inocente pudo recuperar su libertad.

Una reflexión más sobre esta fábula corta

  • Nunca te rindas: El acusado en esta fábula de Culpable o inocente podría haberse dado por vencido y tomar sin más uno de esos papeles trucados. Pero decidió luchar y no rendirse. Muchas veces abandonamos un proyecto antes de terminarlo, desesperanzados ante las dificultades que encontramos en el camino. Sin embargo, si somos capaces de tener algo de paciencia, de perseverar y creer en nosotros mismos, y sobre todo, de no perder la ilusión y la fe… la meta estará mucho más cerca.

«Muchas veces abandonamos un sueño antes de tiempo por falta de fe y paciencia. Es necesario perseverar y no perder la ilusión»

(Reflexiones sobre la fábula ‘Culpable o inocente’)

Otras maravillosas fábulas cortas para reflexionar

¿Te gustó la fábula de Culpable o inocente? Seguramente estas otras fábulas modernas también te ayuden a pensar en temas muy importantes:

  • El bote vacío: Esta fábula budista nos ayuda a reflexionar acerca de las emociones que nos trastocan. A veces tendemos a culpar a otros de lo que sentimos, cuando esas emociones nacen dentro de nosotros…
  • El barbero y el niño: De nuevo, una fábula que nos habla de ingenio a la hora de tomar decisiones, tal y como hemos aprendido en la fábula de Culpable o inocente. En esta ocasión, nuestro protagonista es un niño ‘muy avispado’.
Fábula corta sobre anticiparse al problema: El barbero y el niño
El barbero y el niño, una fábula sobre la inteligencia y el aprendizaje
  • Cuánto pesa un vaso de agua: Más que una fábula, esta es una reflexión sobre la ansiedad y la angustia, sobre el exceso de responsabilidades y cargas que hacen que nos sintamos cada vez más cansados. Además se utiliza un ejemplo muy práctico.

Y si lo que buscas son fábulas narradas que te ayuden a reflexionar, encontrarás muchas aquí:

¿Te ha gustado el contenido?

Puntuación media 5 / 5. Votos: 4

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Estefania Esteban
Estefania Esteban
Periodista y escritora de literatura infantil.

¡Es tu turno! Deja un comentario y opina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *