Una preciosa poesía corta para leer con los niños

Los poetas más conocidos también tienen versos ideales para los más pequeños. Es el caso de este ‘A los verdes prados’, una poesía corta del genial poeta madrileño Lope de Vega (1562-1635) que podemos utilizar con los niños. Te explicamos cómo.

Una poesía corta para niños de Lope de Vega: A los verdes prados

A los verdes prados, poesía para niños de Lope de Vega
A los verdes prados, una poesía de Lope de Vega para niños

No dejes de leer este poema de Lope de Vega a los niños. Después te explicamos cómo utilizarla:

A los verdes prados

baja la niña;

ríense las fuentes,

las aves silban.

A los verdes prados

la niña baja;

las fuentes se ríen,

las aves cantan.

(Lope de Vega)

Preguntas de comprensión lectora de la poesía A los verdes prados

Para mejorar la atención y comprensión lectora de los niños, nada mejor que presentarles algunas preguntas después de leer el poema. ¿Habrán estado atentos? Puedes hacer sencillas preguntas sobre el texto, como estas:

1. ¿A dónde baja la niña?

2. ¿Quién se ríe cuando baja la niña al prado verde?

3. ¿Y quiénes cantan y silban?

Cómo utilizar esta poesía corta con los niños

Además de usar este poema para mejorar la atención y comprensión lectora de los niños, puedes utilizarla también para trabajar la memoria, para mejorar su vocabulario y para explicar algunos recursos lingüísticos:

¡A hacer trabajar a la memoria!: esta poesía al ser tan corta y al repetir algún concepto, es ideal para memorizarla. Puedes usarla con los niños más pequeños y ayudarles a memorizar primero unos versos y después la segunda parte. Será un buen ejercicio para el cerebro.

Aprenderán recursos lingüísticos: tal vez si hablas a los niños de personalización o metáforas no sepan qué es, pero entenderán que las fuentes no se ríen, sino que es una característica de las personas y que el poeta lo usa para explicar que las fuentes hacen un sonido similar a la risa (y que la niña así lo interpreta porque baja feliz al prado verde). Este ejercicio no solo incentiva la imaginación de los niños sino que además es muy útil para ayudarles a trabajar el pensamiento abstracto.

¡Aviva su imaginación!: ¿cómo será ese prado verde? ¿Por qué baja la niña tan contenta? Si te das cuenta, el poema en sí inspira felicidad. Los pájaros silban, la fuente ríe… la niña baja feliz al prado verde. Y esto nos anima a imaginar cómo puede ser ese prado. Esta es la parte que puedes utilizar para incentivar la imaginación de los niños. Puedes animarles a dibujar ese prado verde. ¿Tiene flores? ¿árboles? ¿algún animal? ¿Cómo imaginan ellos un prado ideal donde poder jugar?

Otros fantásticos poemas cortos para niños pequeños

Aquí tienes más ejemplos de poesías que también puedes usar con los niños pequeños. Todas son muy útiles para incentivar en los niños el gusto por la lectura, para mejorar su atención y comprensión lectora y para hacer trabajar un poco a la memoria:

Diez poesías cortas de autores muy conocidos: los poetas más populares también han dedicado versos que podemos compartir con los más pequeños. De hecho, serán un auténtico descubrimiento para ellos.

Las mejores poesías de María Elena Walsh: los mejores pomas para los niños son aquellos que les divierten. Poesías cortas, con rima y que a menudo despiertan la carcajada entre los más pequeños, como estas de María Elena Walsh.

La foca blanca: algunas poesías suenan como dulces canciones de cuna, como esta de Rudyard Kipling. Esta poesía es una auténtica maravilla. Te contamos cómo usarla con los niños.

Author

Estefanía Esteban es periodista y escritora de literatura infantil. Ha publicado el libro 'Cebricornio' con la editorial Babidibú.

TU COMENTARIO