Un poema corto sobre la paciencia para leer con los niños

Esta preciosa poesía de Pablo Neruda, ‘Oda al albañil tranquilo’, es genial para leerla con los niños y utilizarla (entre otras cosas) para hablar con ellos del valor de la paciencia. Descubre este hermoso poema y presta atención a las indicaciones que te damos para sacarle el máximo partido a los versos.

Un precioso poema de Pablo Neruda sobre la paciencia: ‘Oda al albañil tranquilo’

La poesía de Neruda 'Oda al albañil tranquilo'
‘Oda al albañil tranquilo’, una preciosa poesía de Pablo Neruda

Aquí tienes una poesía que si bien no está escrita específicamente para los niños, la podemos usar sin problema para leérsela. Los niños más mayores podrán entender perfectamente el mensaje que transmite con unas actividades complementarias para ayudarles. Aquí tienes la poesía y más abajo encontrarás la explicación y algunos consejos para utilizarla con los niños:

El albañil

dispuso

los ladrillos.

Mezcló la cal, trabajó

con arena.

Hombros redondos, cejas

sobre unos ojos

serios.

De un lado a otro iba

con

tranquilas manos

el albañil

moviendo

materiales.

Y al fin

de

la semana,

las columnas, el

arco,

hijos de cal, arena,

sabiduría y manos,

inauguraron

la sencilla firmeza

y la frescura.

¡Ay, qué lección

me dio con su trabajo

el albañil tranquilo!

(Pablo Neruda)

Cómo utilizar la poesía Oda al albañil tranquilo con los niños

Te sorprenderá lo que lo fácil que puede llegar a resultar para los niños entender el mensaje de una poesía como esta, que nos habla de lo siguiente:

La paciencia como una virtud.

El esfuerzo y la perseverancia para alcanzar una meta.

– La concentración.

Responsabilidad.

Para que los niños lleguen a entender que estos son precisamente los temas principales de la poesía, puedes ayudarles de esta forma:

Preguntas de comprensión lectora: Para ayudar a los niños a entender este poema, puedes comenzar con unas preguntas de comprensión lectora. Por ejemplo, estas:

1. ¿Qué estaba haciendo el albañil?

2. ¿Se divertía? ¿Qué hacía mientras trabajaba?

3. ¿Qué lección le dio al poeta el albañil?

Analiza el contenido del poema

Análisis de los versos: Tras estas preguntas, puedes ayudar a los niños a entender algunos versos que aparecen en el poema.

1. Por ejemplo, al principio, el poeta nos cuenta cómo trabaja el albañil (‘Mezcló la cal, trabajó con arena’), lo que nos indica que realiza un trabajo manual y que además es meticuloso con lo que hace. Es un trabajo que en cierta manera precisa de experiencia y conocimiento de un oficio.

2. Después, el poeta nos indica que el albañil está muy concentrado en lo que hace, no hay nada que le perturbe, no se divierte, ni se distrae hablando con nadie (‘cejas sobre unos ojos serios’). Y a pesar de su seriedad, es tranquilo y preciso, mueve las manos de forma lenta pero con acierto (‘de un lado a otro iba con tranquilas manos el albañil moviendo materiales’). Para hacer esta parte más amena a los niños, puedes incluir el juego de las imitaciones. Puedes por ejemplo, pedir a algún niño que interprete el papel del albañil. ¿Cómo se imagina él que trabajaba?

3. Al final, llega la consecución del trabajo. El albañil al final consigue formar columnas y arcos. Crea una grandeza a la que el poeta califica como ‘sabiduría y manos’. El trabajo, el esfuerzo que al final obtiene una recompensa.

4. Pero… ¿qué lección le dio al poeta el albañil? Sobre ella deja que los niños opinen. Seguramente lleguen a la conclusión de que con esfuerzo, paciencia y perseverancia, se consiguen grandes cosas.

También puedes usar el poema para trabajar la memoria. Esta poesía es muy fácil de memorizar, y es un excelente trabajo para ‘ejercitar’ el cerebro. ¿Te animas a memorizarla?

Otras preciosas poesías para niños

Si quieres utilizar más poesías con los niños, prueba también con estas otras. Todas incluyen consejos para poder usarlas con los niños. ¡Te encantarán!

Gallinita ciega, una poesía de Gloria Fuertes para niños
Gallinita ciega

Poesía se mató un tomate
Se mató un tomate
Poesías infantiles
La primavera ha venido

– Una poesía que es un juego, con La gallinita ciega: esta preciosa poesía de la gran Gloria Fuertes, es también un juego popular en el que un niño se tapa los ojos y hace de ‘gallinita ciega’. ¿Quieres saber cómo se juega y cuáles son los versos que debe recitar el niño? ¡Te lo contamos!

– Un divertido poema con Se mató un tomate: este es sin duda uno de los poemas más divertidos que encontrarás para los niños. Ya verás cómo se ríen mucho con él.

– Una oda a la primavera con La primavera ha venido: esta genial poesía de Antonio Machado se ha convertido en todo un símbolo de la primavera. Te explicamos cómo utilizarla con los niños.