Preciosa historia de Navidad sobre el niño Jesús

La leyenda de la salvia explica por qué esta planta tiene propiedades curativas. La historia es realmente sorprendente, y muy hermosa. En esta ocasión está relacionada con el nacimiento del niño Jesús y es ideal para leer en Navidad.

Las leyendas intentan explicar hechos insólitos… como este. Descubre también por qué el rosal tiene espinas y los tréboles apenas crecen…

La insólita leyenda de la salvia, una leyenda de Navidad para leer a los niños

Leyenda de Navidad: la leyenda de la salvia

Cuenta una leyenda que hace mucho tiempo, nació un niño llamado Jesús, que resultó ser el hijo de Dios. Este pequeño pasó por un gran peligro cuando apenas era un bebé. Era la época del rey Herodes, y al oír que había nacido ‘un rey’, pensó que lo que quería era arrebatarle su trono.

Herodes mandó matar a todos los bebés menores de dos años de Belén, para asegurarse de que ese niño no ocupara su lugar al crecer. Pero unos ángeles avisaron a San José y a María, quienes se pusieron de inmediato en marcha para huir de esta ciudad.

A mitad de camino hacia Egipto, escucharon el sonido de unos caballos y se dieron cuenta de que podían ser los soldados de Herodes. Miraron alrededor en busca de un lugar donde esconderse, pero solo vieron tres plantas: un precioso rosal lleno de rosas rojas, unos pequeños tréboles y una planta de salvia.

La planta que sí ayudó a María

La Virgen María preguntó al rosal:

– Rosal, ¿podría esconderme con mi hijo detrás de ti? ¡Nos persiguen los soldados de Herodes! ¿Podrías taparme con tus rosas?

– ¡No!- respondió asustado el rosal- Si me te descubren los soldados, cortarán mis hermosas rosas…

La Virgen María lo intentó con los tréboles:

– Y vosotros, tréboles, ¿podríais ocultarme?

– ¡Ni hablar!- respondieron con desdén los tréboles- Somos muy frágiles, y seguro que los soldados nos cortan con sus espadas…

María recurrió entonces a la última planta, que era algo más pequeña, la salvia:

– Y tú, salvia, ¿podrías ocultarnos de los soldados?

La salvia, conmovida ante el peligro por el que pasaban, respondió:

– Claro que sí. Venid, ocultaros detrás de mí…

Y al esconderse tras la salvia, pasó algo asombroso: de pronto ésta comenzó a crecer y a florecer. Adornada con unas hermosas flores malvas que olían muy dulces, el recién nacido sonrió, y los soldados pasaron de largo sin verles.

Desde entonces, la salvia ofrece a todos propiedades curativas, por demostrar su gran bondad y generosidad, mientras que al rosal comenzaron a salirle espinas para que nadie pudiera tocarle y los tréboles se quedaron pequeños para siempre, por haber sido los dos tremendamente egoístas.

Valores que puedes trabajar con esta historia navideña

Con esta leyenda trabajarás:

– El valor de la generosidad.

El valor de la bondad.

Reflexiones sobre la leyenda de la Salvia para los niños

Esta preciosa leyenda navideña explica una curiosidad y también nos aporta una reflexión sobre algunos valores esenciales.

La generosidad más allá del miedo: mientras que el rosal y el trébol no quisieron ayudar a la Virgen María y a San José por vanidad y miedo, hubo una planta que sí decidió arriesgarse a cambio de salvar la vida de los fugitivos: la salvia. La salvia representa en esta historia los valores de la bondad y la generosidad. Y no es generoso el que da aquello que le sobra, sino aquel que es capaz de darlo todo por los demás. En este caso, la salvia arriesgó su propia vida.

La generosidad de esta planta fue recompensada, y mientras que las otras dos plantas recibieron un castigo, la salvia pasó a convertirse en una hermosa planta medicinal, que podría ayudar para siempre a otros.

Algunas preguntas de comprensión lectora para tu hijo

Además de reflexionar con tu hijo sobre esta preciosa leyenda navideña, también puedes mejorar su atención y comprensión lectora con estas preguntas:

1. ¿De quién huían la Virgen María, San José y el niño Jesús?

2. ¿Por qué les perseguían los soldados de Herodes?

3. ¿A qué tenía miedo Herodes?

4. ¿Qué plantas tenían cerca la Virgen, San José y el niño Jesús?

5. ¿Quisieron el rosal y los tréboles ayudarles? ¿Por qué?

6. ¿Ayudó la salvia a la Virgen?

7. ¿Cómo recompensó Dios a esta planta? ¿Qué castigo recibieron las otras dos?

Otras hermosas leyendas de Navidad que te van a encantar

Descubre numerosos valores esenciales en todas estas otras leyendas navideñas:

Leyenda del petirrojo: al igual que la salvia, también hubo un humilde y pequeño animal que ayudó a la Virgen María cuando pidió ayuda… No te pierdas esta preciosa historia.

Los 13 hombrecillos de la Navidad: esta es una leyenda muy popular en Islandia. Habla de los ayudantes que Santa Claus tiene allá.

Las arañas de la Navidad: ¿sabes por qué adornamos los árboles de Navidad con espumillones brillantes? Pues esta leyenda alemana nos da la explicación.