Por qué los ocelotes tienen manchas en la piel

Esta leyenda mexicana, ‘las manchas del ocelote’, explica de forma extraordinaria por qué este animal tiene manchas en su piel. Según esta leyenda, al principio, era un animal sin manchas. Descubre qué sucedió.

Leyenda sobre el origen las manchas del ocelote

La leyenda de las manchas del ocelote explicada
Las manchas del ocelote, una preciosa leyenda mexicana para niños

Cuenta una antigua leyenda mexicana que hace mucho tiempo, cuando los dioses crearon a todos los animales y la naturaleza, le dieron al ocelote una piel inmaculada, del color del sol y suave como el algodón.

El ocelote era un animal muy tranquilo. Se alimentaba de frutas y raíces y bebía agua del río. No se metía con otros animales y se pasaba los días admirando el cielo. Amaba a las estrellas, al sol, pero sobre todo a Meztli, la luna, de quien estaba enamorado.

La aparición de una estrella nueva

Un día, apareció en el cielo una estrella que jamás había visto. Se movía a gran velocidad y dejaba una cola de fuego como estela, que iluminaba todo el cielo a su paso.

Citlalpol, el lucero de la mañana, le aconsejó no hacer nada, pues estaba de paso y pronto se iría. Pero él no hizo caso.

El ocelote siguió a esa estrella presuntuosa, que desafiaba con su luz y belleza a la hermosa luna. Celoso, le dijo:

– ¡Fuera de aquí! ¡En este cielo solo hay lugar para una reina y esa es mi amada Meztli!

La estrella, que era en realidad un cometa, le miró desafiante y respondió:

– ¿Cómo tratas así a los que vienen de fuera?

El porqué de las manchas del ocelote

Y como el ocelote continuaba exigiendo al cometa que se fuera, el cometa, enfadado, le lanzó con fuerza algunas piedras y fuego de su cola.

Al ocelote no le dio tiempo a refugiarse y algunas de las piedras incandescentes se estrellaron contra su piel, produciéndole algunas quemaduras.

Desde entonces, los ocelotes ya no tienen la preciosa piel dorada, sino una piel salpicada de manchas oscuras que recuerdan la necesidad de recibir con respeto a los que vienen de fuera.

Qué valores transmite la leyenda Las manchas del ocelote

Esta preciosa leyenda nos habla de:

– Respeto.

– El valor de la tolerancia.

– Los celos.

La amabilidad.

Reflexiones sobre esta leyenda mexicana

La amabilidad es un valor muy denostado hoy en día y muy necesario, ya que implica también confianza, respeto y tolerancia:

Sé amable y recibirás gratitud: entregar amabilidad cuesta muy poco y se recibe mucho más de lo esperado a cambio. La amabilidad genera gratitud, y ésta muchas veces nos sorprende con alguna recompensa no esperada. El ocelote podría haber tratado con amabilidad al cometa y el desenlace de esta historia hubiera sido muy distinto.

La necesidad de ser tolerantes con los extranjeros: el lucero de la mañana, que acompañaba a la luna, advirtió al ocelote y le pidió tolerancia con el intruso. Pero el animal, cegado por los celos, no hizo caso y trató mal al extranjero. Su falta de tolerancia le llevó a su vez a una falta de respeto que terminó por enfadar al recién llegado. Las consecuencias fueron las que ya conocemos… el ocelote dejó de tener esa piel dorada tan hermosa que lucía al principio.

El mal de los celos: el problema de todo lo que sucedió se lo debemos a los celos, un sentimiento cegador que nos lleva a perder el control de nuestros actos. Los celos nunca llevan a nada bueno y termina haciéndonos daño a nosotros mismos. Sin embargo, es una emoción que nace dentro de nosotros, un sentimiento que es natural pero que debemos aprender a controlar y a transformar.

Otras sorprendentes leyendas de animales

Existen infinidad de leyendas tan sorprendentes como esta del ocelote. ¿Quieres conocer alguna más? Aquí tienes más ejemplos:

Leyenda del colibrí: cuando los dioses terminaron de crear a todos los animales y a los hombres, se dieron cuenta de que no habían pensado en cómo viajarían los pensamientos de las personas. Entonces se les ocurrió algo…

La serpiente y la noche: al principio de todos los tiempos, solo había día, ya que la noche era solo de las serpientes. Pero al hombre se le ocurrió un trueque para conseguirla. ¿Cuál sería?

Los sapos y la lluvia: ¿quieres saber por qué las ranas y los sapos croan y cantan cuando llueve? Encontrarás la explicación en esta preciosa leyenda que nos habla del importante valor de la cooperación.