Cuento para adolescentes y adultos sobre la muerte

Este cuento popular, ‘El mensajero de la muerte’, que procede del folclor europeo,nos recuerda que debemos consumir con intensidad nuestra vida porque la muerte siempre llega, y a veces, hasta nos manda señales para que estemos alerta. No te pierdas este interesante relato corto y sus reflexiones finales.

Un cuento corto para adolescentes y adultos: El mensajero de la muerte

El cuento para adultos y adolescentes El mensajero de la muerte
‘El mensajero de la muerte’, un cuento popular para reflexionar

Paseaba un gigante por un camino cuando un hombre más bien pequeño se plantó frente a él y dijo:

– ¡Detente!

El gigante le miró de arriba a abajo sin comprender muy bien qué podía querer alguien tan insignificante:

– ¿Por qué te pones en mi camino? ¿Qué quieres?- preguntó el gigante.

– Soy la muerte. Vengo a buscarte.

– ¿Tú vas a poder conmigo?- dijo entre risas el gigante.

Y como la muerte insistía, ambos comenzaron a luchar. La muerte a pesar de ser pequeña, era ágil, pero el gigante le consiguió dar una buena paliza y la lanzó contra unas piedras antes de continuar su camino.

La muerte se quedó allí postrada mientras se retorcía de dolor, hasta que un joven sano y alegre, que iba silbando, pasó a su lado y se apiadó de ella. Le ayudó a levantarse y le dio agua para que se recuperara.

– Muchas gracias, eres bondadoso, joven… ¿sabes quién soy?

– No- respondió el joven.

– Soy la muerte. Nadie escapa a mi designio… y como has sido tan amable conmigo, te prometo que antes de llevarte, te mandaré mensajeros para que estés prevenido.

– Me parece bien… así podré preparame antes de partir- dijo asintiendo el joven, que se alejó de allí muy contento.

El joven envejece

Este joven pasó unos cuantos años muy feliz. Era fuerte, estaba sano y la vida le sonreía. Pero al cabo del tiempo llegó la enfermedad y con ella, el dolor. Los huesos empezaron a dolerle mucho y él hasta maldijo a la muerte por no llevarle:

– No debo morir aún- pensó- La muerte me dijo que mandaría mensajeros para avisarme y aún no mandó ninguno… Pero este dolor es insoportable.

Y cierto, durante aquella enfermedad, no murió. Así que el hombre continuó despreocupado.

Pero a esa terrible artritis le siguieron más problemas: se le empezaron a caer los dientes y hasta se quedó ciego al cabo de unos años. Y un buen día, alguien tocó en su hombro.

– ¿Quién es?- dijo el hombre.

– Soy la muerte. Vengo a por ti.

– ¿Ahora? ¡Me mentiste!- dijo enfadado- ¡Dijiste que enviarías mensajeros para que pudiera estar preparado y no mandaste ninguno.

– ¿Eso crees? ¡Llevo muchos años mandándote mensajes! Te envié un terrible dolor de huesos… ¿Y por qué crees que se te cayeron los dientes? ¿No comenzaron a zumbarte los oídos y a impedir que escucharas con nitidez? ¿No se te tiñeron los cabellos de blanco? Sin contar con la ceguera. También fue otro mensaje…

El hombre, entonces se dio cuenta y aceptando su destino, se fue con la muerte.

Algunas reflexiones sobre el cuento ‘El mensajero de la muerte’

Está claro que nadie escapa de ella… la Muerte afecta a todos por igual, y además, la vida nos va mandando mensajes que nos alertan de que tal vez, esté ya cerca.

La vejez y sus mensajes: este cuento trata los signos de la edad como avisos de la muerte, mensajeros que están ahí para recordarnos que debemos prepararnos. Es cierto que la muerte puede llegar por sorpresa y sin avisar en momentos inesperados, pero si la vida no trae sorpresas desagradables, lo más normal es que el propio ciclo de la vida vaya dejando que esos ‘mensajeros’ hagan su trabajo. Las canas, luego el pelo blanco… la pérdida de visión, de oído… La pérdida de agilidad y reflejos. La edad llega con todos esos ‘mensajes’, según este curioso cuento, para que no olvidemos que la muerte llegará y que debemos prepararnos y aprovechar al máximo la vida que nos quede.

Un ‘carpe díem’ en toda regla: desde la visión más positiva, este cuento, en lugar de ser negativo y asustarnos, es todo lo contrario. Sirve como una voz de alerta para que aprendamos a valorar y aprovechar el tiempo de juventud y los años de vida que nos quede. Si ante los primeros ‘mensajes’ de que la edad avanza, nos decimos: ‘no debo desperdiciar ni un solo minuto’, estaremos aprovechando el tiempo que nos queda y aceptando que la muerte debe llegar para todos.

Otros fantásticos relatos sobre la muerte

Existen muchos cuentos y relatos relacionados con la muerte y sus designios. Si quieres profundizar más en el tema, aquí tienes algún ejemplo:

Un cuento infantil sobre la muerte: El doctor improvisado
El doctor improvisado
Un cuento sobre la vida para reflexionar: El hombre feliz
El hombre feliz
Fábula de J.K Rowling para adolescentes
Fábula de los tres hermanos

– Un divertido cuento, El doctor improvisado: un cuento popular con muchas versiones, como la del ‘Pelón y la muerte’. En todos los casos, el tema es cómo el hombre intenta escapar de la muerte y hasta engañarla, sin ningún éxito.

El hombre feliz: antes de que llegara la muerte, un rey quería encontrar la felicidad. Y la buscó por todos los lados, sin darse cuenta de que en realidad la felicidad estaba más cerca de lo que creía.

– La Fábula de los tres hermanos: intentaron unos hermanos desafiar a la muerte, pero nadie puede ser más inteligente y astuto que ella… ¿o sí?