Un cuento corto noruego sobre la felicidad para todas las edades

Este maravilloso cuento noruego, ‘El hombre feliz’, bien podría ser un cuento para adolescentes, para adultos o para niños siempre que les ayudemos a entender su significado. Nos habla de la vida, de la felicidad y de empatía. ¿Sabes cómo reconocer a un hombre feliz? ¡Descúbrelo con este cuento!

La felicidad de no pedirle nada a la vida: El hombre feliz

Un cuento sobre la vida para reflexionar: El hombre feliz
‘El hombre feliz’, un precioso cuento noruego para reflexionar sobre la vida

Había una vez un rey muy anciano que enfermó. Era un hombre muy poderoso, y se resistía a morir, así que mandó llamar a los mejores médicos del reino. Como ninguno consiguió dar con el remedio a su mal, ordenó traer médicos de todo el mundo, pero la respuesta siempre era la misma:

– Es usted muy anciano, majestad, y no hay remedio contra la edad. Morirá en poco tiempo pero porque su vida llega a su fin.

El rey, a pesar de todas estas explicaciones, mandó traer a un hombre muy sabio que vivía lejos, en una montaña. Estaba considerado como el hombre más sabio del planeta. Después de hablar un poco con el rey, le dijo:

– Solo conseguirá curarse si encuentra al hombre más feliz del reino y se pone su camisa. Tendrá que ser aquel que sea feliz con lo que tiene, que no le pida nada a la vida.

El rey se puso muy contento. ¡Al fin tenía un antídoto! Así que mandó a sus consejeros buscar a aquel hombre.

Y ellos encontraron muchos que decían ser ricos y felices, pero cuando les preguntaban si echaban de menos algo, siempre respondían. ¡Nunca estaban del todo satisfechos!

Los consejeros encuentran al hombre feliz

Hasta que una noche, en unas tierras lejanas, los consejeros escucharon a un hombre en un bar dar un golpe en la mesa con una cerveza en la mano y decir:

¡Yo no le pido más a mi vida!

Era un hombre bastante pobre, porque tenía el abrigo remendado y los pantalones raídos, pero sin duda, podía ser el que buscaban.

– Necesitamos que nos acompañes. El rey te está buscando. Puedes curarle y hacerte muy rico- le dijeron.

– ¿Rico? Yo ya soy rico y feliz. ¿Para qué viajar tan lejos para salvar a un rey viejo? Estoy bien donde estoy, gracias.

– No lo has entendido… te hablamos de oro, mucho oro.

Pero no había manera. ¡Imposible sobornar a ese hombre! Definitivamente, era el que buscaban. No había nadie tan feliz con lo que tenía. Así que los consejeros decidieron llevárselo a la fuerza. Le dieron un golpe, lo metieron en un saco y se fueron de vuelta al castillo.

El mensaje del sabio que no habían entendido

Cuando lo vio, el rey dijo:

– ¡Rápido, quitadle la camisa y dádmela para que me cure!

Pero entonces, los consejeros, al quitarle el abrigo al pobre, solo encontraron un viejo chaleco.

Majestad… es tan pobre que no tiene camisa…

El rey entonces, expulsando un largo gemido, murió.

Los consejeros se dieron cuenta entonces de lo que el sabio quería decir: no existe en el mundo ninguna persona que tenga todo lo que desea y necesita. Y ni siquiera los reyes pueden vivir para siempre.

Qué valores puedes trabajar con el cuento ‘El hombre feliz’

Utiliza este maravilloso cuento noruego para hablar de:

Felicidad.

Empatía.

Soberbia.

La vida y la muerte.

Reflexiones sobre este cuento para niños y mayores

Es cierto… nunca estamos conformes con lo que tenemos. Siempre queremos más o necesitamos más. Mientras sea así, nunca seremos totalmente felices.

Siempre queremos más: Quienes tienen bienes materiales, o quieren más o ansían los bienes que no se pueden tocar y no saben cómo conseguir. Quienes no tienen los suficientes bienes materiales, creen ser felices con lo que tienen pero en realidad esconden una carencia. Aún así, en esta historia era mucho más feliz el hombre pobre y sin camisa que el rico rey al que no parecía bastarle su riqueza. Al fin y al cabo, los bienes materiales aportan menos felicidad que aquellos que solo nos llenan por dentro.

El verdadero sentido de ‘ponerse la camisa’ del pobre: El sabio le dijo al rey la verdad, solo que él no supo interpretar sus palabras. Creía que el sabio se refería a ponerse la camisa de otra persona, algo físico. Pero en realidad, el sabio quería decirle que debía sentir como el hombre el hombre que dijera ser feliz y no desear nada más. Es decir, le hablaba de empatía, de ponerse en su lugar, de ser capaz de ver cómo ese hombre veía y sentir la plenitud que él sentía. Esa era la única ‘cura’ para el rey, porque en realidad su enfermedad no estaba relacionada con ningún mal físico. Su enfermedad era espiritual.

Más reflexiones sobre este cuento

La enfermedad del rey: el rey tenía muchos años y sus ‘achaques’ eran normales. Para ellos no había ninguna cura. Sin embargo, su verdadera enfermedad tenía que ver con el espíritu: no era capaz de ser feliz, y eso sí era un problema. Deseaba más y más vida porque la que había tenido no le había llenado lo suficiente. La única forma de curar ese mal era ‘ver’ con los ojos de una persona realmente feliz, aquel que no quisiera más, que viviera el presente en plenitud, conformándose con lo que la vida le daba a cada momento.

La muerte llega para todos, no desperdiciemos la vida: lo que este cuento nos viene a decir es que debemos prestar más atención a los bienes que nos llenan por dentro y no a los bienes materiales que nos aportan una felicidad superflua. Así, cuando la vida llegue a su fin, no sentiremos esa necesidad imperiosa de vivir de nuevo. Aceptaremos el final como bien aceptamos todo lo demás en la vida. La vida, al fin y al cabo, se trata de una aceptación constante con lo que nos ofrece.

Otros fantásticos cuentos sobre la vida para niños y mayores

Si quieres aprovechar más cuentos como este para reflexionar más sobre la vida, prueba también con estos otros:

La bobina maravillosa, un cuento sobre la pereza para niños y adultos
La bobina maravillosa

El cántaro agujereado, del libro 'Cuando el desierto florece'
El cántaro agujereado

Buena suerte o mala suerte, un cuento sobre el azar para adolescentes y adultos
Buena suerte o mala suerte

La bobina maravillosa: la vida es como una bobina de la que vamos desenredando el hilo. Ese hilo jamás podremos recuperarlo, así que no tengas prisa… y deja que la vida siga su cursos sin ‘acelerones’.

El cántaro agujereado: un genial cuento sobre la necesidad de valorarnos y encontrar nuestro lugar en el mundo. Todos tenemos nuestras cualidades y virtudes. Aprendamos a verlas para aceptarnos como somos y así ser felices.

Buena suerte o mala suerte: no echemso la culpa de lo que nos sucede a la ‘buena o mala suerte’, sino que aceptemos lo que llega sin más, como un eslabón importante en una larga cadena.