Una fábula corta de la India sobre la astucia

‘El león y los chacales astutos’ es una fábula originaria de la India que enseña a los niños valores como la astucia y comportamientos que deben rechazar como la soberbia o la prepotencia. Una fantástica fábula para niños sobre la que podrás reflexionar con tu hijo. Descubre cómo consiguieron dos pequeños chacales doblegar al más fiero de los leones.

Una fábula sobre la astucia y la prepotencia: El león y los chacales astutos

Fábula para niños sobre la astucia: El león y los chacales astutos
El león y los chacales astutos, una fábula con valores para niños

Vivía en la selva un león muy fiero que tenía atemorizados a todos los animales. Cada mañana, se levantaba muy temprano, rugía con fuerza y cazaba a alguno de los animales que intentaban huir despavoridos.

Los animales de la selva fueron cayendo en sus garras, uno detrás de otro, sin más remedio. El león era ágil y muy fuerte. En cuanto rugía, todos se estremecían de pavor.

Y en la selva ya solo quedan dos pequeños chacales

Llegó un momento en el que solo quedaban vivos, junto al león, dos pequeños chacales: una chacal hembra y su hermano. Ella le dijo a su hermano que no parara de correr, porque era la única manera de que el león no pudiera atraparlos. Pero de tanto correr, el chacal se cansó mucho y estuvo a punto de desistir.

– ¡No! ¡No te rindas, hermano!- le decía la hermanita chacal- ¡Es la única forma de mantenernos con vida!

– No podremos resistir por mucho más tiempo, hermana- decía desesperado y agotado su hermano- No podemos vivir constantemente corriendo. Dejemos que nos cace y acabemos ya con este tormento. Él es más fuerte, no podemos hacer nada.

– Espera, aguanta un poco más- le dijo entonces la chacal- Tengo un plan. Tú confía en mí, sé valiente y sígueme.

El león y los chacales astutos: el plan del chacal para librarse del fiero león

Entonces, la chacal se dirigió directamente a la guarida del león, ante la atónita mirada de su hermano, a quien se le disparaban los latidos del corazón según se acercaban al fiero animal.

– Pero hermana- dijo el chacal- ¡Si vamos directamente a sus fauces!

– No, no lo creas. Tú confía en mí– volvió a repetir su hermana.

El león, que les vio venir a lo lejos, ya se relamía de emoción:

– ¡Venid, pequeños chacales! ¡Tengo mucho hambre! ¡Llevo tres días sin comer y me tenéis agotado de tanto correr!

Entonces, la joven chacal dijo:

– ¡Pues no vendríamos si no nos persiguiera un león mucho más fiero que tú!

– ¿Cómo dices?- preguntó asombrado el león- ¿Un león más fiero? En esta selva solo estoy yo. No hay león más fiero que yo.

– Sí que lo hay- dijo la chacal- Y es mucho más grande y fiero. Su melena brilla más y sus colmillos son mucho más afilados…

El león, ofendido ante esa posibilidad, preguntó con curiosidad:

– Y dime, ¿dónde está ese león? Llévame hasta él y lo mataré.

La Chacal le hizo entonces una señal al león para que la siguiera, al tiempo que guiñaba un ojo a su hermano para que se tranquilizara y supiera que todo estaba controlado.

El león más fiero de la selva al fin encuentra al otro león

La chacal llevó al león hasta un profundo  pozo de aguas cristalinas que ella conocía bien.

– El león del que te hablo vive aquí, asómate y lo verás..

El león, al asomarse al pozo, contempló su propio reflejo. Pero él veía a otro león que intentaba imitar, desafiante, sus movimientos: si él rugía, el otro león también rugía; si él enseñaba los colmillos, el otro león enseñaba los suyos…

– ¡Cómo osas a burlarte de mí, león! ¡Yo soy el más fiero y el único que debe vivir en esta selva!

Y diciendo esto, el león se lanzó al pozo para intentar pelear con su reflejo. Al caer, se dio cuenta del error, pero a pesar de sus desesperados intentos por trepar al exterior, no pudo salir del pozo.

– ¡Sacadme de aquí, malvados chacales, y os devoraré en un minuto!

Los chacales, por supuesto, hicieron oídos sordos y se alejaron de allí, felices por haberse librado al fin del terrible león.

Valores que puedes trabajar con esta fábula

Con esta fantástica fábula india, ‘El león y los chacales astutos’, podrás trabajar con tu hijo todos estos valores:

El valor de la astucia y el ingenio para salir de los problemas.

La humildad como un valor esencial para luchar contra la soberbia y la prepotencia.

Los valores del esfuerzo y la perseverancia para conseguir una meta.

Reflexiones sobre la fábula ‘El león y los chacales astutos’ para niños y mayores

¡Cuántas veces no habremos tenido que buscar con astucia una salida a un problema! Y es la astucia, no la fuerza, la que nos ayuda a encontrar una solución. Pues gracias a ella, y al esfuerzo, la perseverancia y la confianza en sí mismos, los chacales logran vencer al más fiero de los animales.

‘Más vale maña que fuerza’: Este fantástico refrán español podría resumir una de las ideas esenciales que transmite esta fantástica fábula. Y es que los pequeños chacales no consiguen doblegar al terrible león mediante la fuerza. Ni siquiera lo consiguen mediante la velocidad. Solo con ingenio y astucia, logran engañar al más fiero pero al más prepotente de los animales.

La prepotencia y la soberbia nos juega malas pasadas: Podríamos decir que la prepotencia y la soberbia nos nubla la mente. Lo que consiguen es hacernos perder la razón y dejarnos débiles y vulnerables frente a los más astutos. La única forma de tener dominadas a la soberbia y la prepotencia es no bajar la guardia y ser más humildes.

La humildad nos ayuda a ser más astutos: Sí, podríamos decir que frente a la soberbia, la humildad nos ayuda a mantener las ideas claras y a no perder nunca la perspectiva de lo que sucede. Podríamos hacer un símil, y comparar la soberbia con ese hombre que observa todo desde la cima de una montaña. Verá todo a su alrededor pequeño y pensará que esa es la realidad, cuando no es así. Sin embargo, el humilde lo ve todo desde abajo, desde el ras de la montaña. Verá a todo el mundo a su tamaño real y también al que está en la cima de la montaña, que sigue creyendo que todos los demás son más pequeños que él.

Sin esfuerzo y perseverancia, no hay recompensa: El esfuerzo es necesario en cada trabajo que desempeñamos, pero la perseverancia lo es más aún. Implica además confianza en uno mismo y mejora la autoestima. De esta forma, el objetivo está cada vez más cerca, y a pesar de los tropiezos, al final suele haber recompensa.

Preguntas de comprensión lectora para los niños

Recuerda que también puedes usar esta fantástica fábula para mejorar la atención y comprensión lectora de tu hijo. Utiliza para ello unas preguntas sobre el texto que acabas de leer. Preguntas como estas:

1. ¿Quién tenía atemorizados a todos los animales de la selva?

2. ¿Qué animales consiguieron sobrevivir? ¿Qué estaban haciendo para no ser cazados por el león?

3. La chacal tuvo una idea para que el león no les cazara. ¿Qué se le ocurrió?

4. ¿Qué creía ver el león en el fondo del pozo?

5. ¿Consiguieron los chacales vencer al terrible león?

Otras fábulas sobre la astucia para niños

Disfruta y aprende también con estas otras fábulas que también nos hablan de la importancia de ser prudentes e ingeniosos:

El perro, el gallo y el zorro: Esopo nos recuerda que está muy bien ser ingeniosos, pero siempre y cuando no olvidemos la prudencia. De nada nos servirá tener buenas ideas si las ejecutamos ‘a lo loco’ y sin prudencia.

La golondrina y los pájaros: fíate de aquel que te advierte de algún riesgo. Fíate de su experiencia y obra con prudencia y recordando sus sabios consejos… Una fábula fantástica de Jean de La Fontaine.

El león y la astuta liebre: ¿podría una sencilla y pequeña liebre librarse del todo poderoso león? Tal vez te parezca imposible, pero con astucia, claro que se puede lograr.

Tal vez también te interese...

TU COMENTARIO

Pin It