Fábula de Esopo sobre la prudencia y la amistad para leer con los niños

Aquí tienes una fantástica fábula corta de Esopo que te puede ser muy útil para hablar de ciertos valores. Se llama ‘El perro, el gallo y la zorra’ y nos habla de la importancia de ser prudentes cuando intentemos usar el ingenio y de la conveniencia de contar siempre con buenos amigos para todo.

Una fábula corta con valores para niños: El perro, el gallo y la zorra

El perro, el gallo y la zorra, una fábula corta de Esopo para niños
El perro, el gallo y la zorra, una fábula sobre la prudencia para niños

Un perro y un gallo se hicieron muy amigos. Tal es así, que decidieron formar un equipo y recorrer mundo juntos. Después de andar durante un trecho largo, comenzaron a sentirse cansados y al entrar en un bosque, buscaron un lugar donde dormir.

El gallo se subió a las ramas de un árbol hueco y el perro aprovechó el agujero del tronco para resguardarse dentro.

Pasaron las horas y se quedaron dormidos, pero antes del amanecer, el gallo, que es muy madrugador, comenzó a cantar. Entonces llegó una zorra, alertada por el canto del gallo y al verlo, comenzó a relamerse:

– Vaya, muchas gracias por esa dulce canción- le dijo zalamera la zorra.

– No hay de qué- contestó el gallo.

– Baja, baja, y te daré las gracias com es debido- dijo entonces con astucia la zorra.

Pero el gallo, que no se olía nada bueno, respondió:

– Yo que tú no intentaría nada. Mi amigo descansa dentro del árbol y como se entere de que intentas hacerme daño, te molerá a palos.

– ¡Ja,ja,ja! ¿Tu amigo, dices?- preguntó incrédula la zorra.

Entonces, sin pensar, se asomó al agujero del tronco. El perro entonces se despertó y, muy enfadado, comenzó a golpear a la zorra con una rama grande. El animal salió corriendo muerto de miedo mientras el gallo le gritaba:

– ¿Ves? ¡Te lo advertí y no me hiciste caso!

Moraleja: “La astucia no te servirá de nada si no la acompañas de la prudencia”

Qué valores puedes trabajar con la fábula El perro, el gallo y la zorra

Aprovecha esta fábula corta de Esopo para trabajar estos valores:

– El valor de la prudencia.

– La amistad.

El ingenio.

Reflexiones sobre esta fábula corta de Esopo

Desde luego, por muy inteligente que seas, si te olvidas de la prudencia, de poco te servirá…

Más vale ser prevenido…: la zorra era muy astuta y podía haber conseguido su objetivo si no llega a ser porque se confió demasiado. De ser prudente, habría creído al gallo y se hubiera acercado con mucho sigilo al árbol antes de asustar con su presencia al perro. La falta de prudencia estropeó sus posibilidades. Pero aquí también tenemos a otro ‘impudente’. Y ese no es otro que el gallo, quien, a pesar de ser listo y subirse a las ramas del árbol para que no le pudieran atrapar los zorros, se puso a cantar, señalando a todos sus posibles enemigos el lugar en donde estaba. ¡Menos mal que el perro sí fue más precavido y se escondió en el árbol!

La conveniencia de tener un buen amigo: la amistad se demuestra en los momentos difíciles. Todos necesitamos amigos porque todos necesitaremos ayuda en algún momento de nuestra vida. De igual forma, la amistad es recíproca. Al igual que recibimos ayuda, debemos estar dispuestos a ofrecerla.

El ingenio también es un buen aliado (pero con prudencia): el gallo fue imprudente al cantar por la mañana, pero luego usó muy bien el ingenio para salir del problema. Sospechó de las intenciones de la zorra y decidió tentarla simplemente diciéndole la verdad, que en el tronco dormía su amigo. Jugó muy bien sus cartas, ya que estaba seguro de que la zorra no le creería. La jugada le salió a la perfección. ¡Menos mal!

Otros relatos sobre la prudencia que te encantarán

Si quieres profundizar más en el tema de la prudencia, no te pierdas tampoco todos estos relatos:

Los tres músicos: de tres hermanos, dos fueron muy valientes pero muy poco prudentes. El tercero de los hermanos era más humilde pero muy ingenioso y sobre todo, prudente. Y fíjate en lo que consiguió…

Hansel y Gretel, un cuento clásico sobre la prudencia: los niños protagonistas d esta historia tan popular se encontraron con un gran problema por culpa de su imprudencia. Menos mal que el ingenio de la niña consiguió encontrar una salida…

El águila, la corneja y la tortuga: no solo debes desconfiar de los que te inspiran ‘malas vibraciones’ sino también de aquellos que están a su lado. Tal vez estos sean aún más peligrosos. En esta fábula nos explican por qué.

Author

Estefanía Esteban es periodista y escritora de literatura infantil. Ha publicado el libro 'Cebricornio' con la editorial Babidibú.

TU COMENTARIO