Una increíble leyenda que explica por qué los gallos cantan cuando sale el sol

Esta fantástica leyenda filipina, ‘Por qué los gallos cantan de día’, explica de forma muy curiosa por qué los gallos cantan cada mañana para anunciar la salida del sol. Una historia que también habla de reparto de tareas, pereza, enfados dentro de una misma familia y perdón. ¡No te la pierdas!

La increíble leyenda que explica por qué los gallos cantan de día

Por qué los gallos cantan de día, una curiosa leyenda filipina
Por qué los gallos cantan de día, una fabulosa leyenda filipina

Cuenta una increíble leyenda filipina que hace mucho, pero que mucho tiempo, en el cielo vivían tres hermanos: el cálido y luminoso sol, la hermosa y pálida luna y un gallo muy charlatán y algo vago.

Los tres se habían repartido las tareas domésticas, pero el sol tenía un duro trabajo: cada mañana debía abandonar el hogar para iluminar la Tierra. Volvía al anochecer, ya cansado. Así que la luna y el gallo debían permanecer en el hogar mucho más tiempo. Y a pesar de que la luna había dividido los trabajos para que su hermano el gallo y ella tuvieran una carga equilibrada, el gallo se negaba muchas veces a hacer nada.

Un día, la luna se cansó de hacer el trabajo del gallo:

– ¡No has hecho nada de lo que debías hacer! ¡Te pasas el día holgazaneando y yo venga a trabajar en tu lugar! ¡No es justo!

– No creo que sea para tanto- respondió con desdén el gallo.

Los dos discutieron tanto, que la luna se cansó y tomó una decisión tremenda:

– ¡No hay lugar en el cielo para vagos como tú! ¡Te destierro de aquí!

Y agarrando a su hermano el gallo por la cresta, lo lanzó con mucha fuerza hacia la Tierra.

El disgusto del sol y las consecuencias del destierro

Cuando su hermano el sol regresó, preguntó:

– Hermana, ¿has visto a nuestro hermano el gallo? No lo veo…

– Le eché de casa. ¡No hacía nada y no era justo!

– Pero… ¿Cómo hiciste eso?- dijo él muy enfadado- ¡Echar del hogar a tu propio hermano!

– No tuve otra opción…

– Pues bien, a partir de ahora cada uno irá por libre… yo trabajaré de día y tú de noche. Y yo mismo me encargaré de visitar a nuestro hermano el gallo para darle una misión: le pediré que sea él quien me despierte cada mañana y que se esconda en cuanto me vaya, para que tú no te tengas que encontrar nunca con él.

Y así fue. El gallo entendió el mensaje de su hermano y desde entonces, todos los de su especie son los encargados de indicar al sol que es hora de salir. Cuando llega la noche, los gallos se esconden en el corral.

Reflexiones sobre esta curiosa leyenda de Por qué los gallos cantan de sía

Sorprende que una leyenda tan antigua ya nos hable de peleas familiares por culpa del reparto de tareas del hogar, ¿verdad?:

Respeta el reparto equilibrado de tareas: en un hogar, todos deben ayudar. Es como un trabajo en equipo. ¿Te imaginas que uno de los que forman el equipo no trabaja y el resto tiene que hacer su trabajo? Lo más normal es que se canses y terminen expulsándolo. Es lo que le sucedió al gallo.

La pereza tiene terribles resultados: la culpa de todo la tuvo la pereza, por supuesto. El gallo no era muy trabajador que digamos y al final este defecto le pasó factura. Y es que ya sabes: quien siembra, recoge… pero a quien no trabaja, le espera un final parecido al del gallo, que además se quedó bastante solo.

Las peleas familiares crean rupturas dolorosas: la decisión de la luna, aunque parezca justa en principio, también tuvo consecuencias. Las peleas familiares a menudo conllevan una ruptura más dolorosa de lo que imaginábamos. Cuidado con este tipo de discusiones…

La necesidad de perdonar: el error de la luna fue no perdonar. El perdón puede conllevar el arrepentimiento del otro y un cambio de actitud. Pero no tuvo paciencia ni perdonó. (Aunque la leyenda no habla de la cantidad de oportunidades que le dio antes de tomar esta decisión, claro).

Otras increíbles leyendas de animales

¿Te gustan las leyendas donde los protagonistas son animales? Aquí tienes otras igual de sorprendentes:

Por qué los osos polares tienen la cola corta: ¿y si los osos polares hace muuucho tiempo tenían la cola larga como otros animales? Descubre qué pasó para que ahora la tengan corta. Una historia relacionada con la avaricia.

El colibrí: cuando los dioses crearon los animales y las personas, se dieron cuenta de que faltaba algo. ¿Quién podía llevar los pensamientos del hombre de un lugar a otro? ¡Preciosa leyenda maya!

Las lágrimas del guepardo: ¿alguna vez te fijaste en esas manchas negras que el guepardo tiene bajo los ojos? Descubre su origen…