El espejo humeante. Leyenda sobre quién era este dios para los Aztecas

Tal vez hayas escuchado hablar alguna vez del espejo humeante. ¿Qué es exactamente? Así es como se le conoce a Tezcatlipoca, dios azteca de la noche, pero también de la Tierra, la luz, de las cosas materiales… Era un dios creador y destructor. Y de él existe una leyenda que explica el porqué de ese mote, ‘el espejo humeante’.

Cómo es la leyenda del espejo humeante, Tezcatlipoca

El espejo humeante, leyenda azteca
La leyenda del espejo humeante

Cuentan que hace miles de años, uno de los dioses creadores, Tezcatlipoca, estaba frustrado pensando en que le faltaban conocimientos. Un día, mientras dormía, soñó que dormía. Él, en su sueño, se levantó y salió a contemplar el cielo estrellado. Miró fijamente y se dio cuenta de que las estrellas estaban allí gracias a la luz. Que la luz lo eran todo, y que cada una de las personas, también eran luz.

Todos, por lo tanto, estaban formados por la misma materia. Todos eran iguales. Todos eran semejantes al dios que les creó, que también era luz. Pero la oscuridad de la noche y el sueño eran como esa niebla que impide ver las cosas con nitidez. Cada persona podía contemplarse a sí misma en el otro, pero una niebla lo impedía.

«En realidad- pensó- somos como espejos, espejos humeantes. Podemos reflejar la imagen del otro pero el otro no puede verla por esa niebla que le rodea…».

¡Qué contento se puso Tezcatlipoca! Al fin lo entendía todo. Corrió a contarle su descubrimiento a todo el mundo, pero no podían entenderlo. ¿Espejos? ¿Humo? ¿Que todos estaban en el otro? No podían comprender lo que decía.

De esta forma, comenzaron a hablar de Tezcatlipoca como el dios ‘del espejo humeante’, sin entender muy bien el mensaje que tenía para ellos.

Algunas claves para entender la leyenda del espejo humeante

  • ¿A qué cultura pertenece la leyenda del espejo humeante?: A la cultura azteca.
  • ¿Quién era el espejo humeante?: El dios Tezcatlipoca.
  • ¿Cómo era el dios Tezcatlipoca?: Se representa como un dios justiciero, creador y destructor. Sabio y omnipresente. Estaba en todas partes. Y en todas las personas.
  • ¿Tenía hermanos el dios Tezcatlipoca?: Se cree que era hermano Quetzalcóatl, uno de los dioses más importantes de la creación.

Explicación de la leyenda del espejo humeante

Los espejos eran para las culturas más antiguas de los países sudamericanos un objeto de sabiduría y poder. Aún se conservan 16 de estos hermosos y antiguos espejos de obsidiana precolombinos. Uno de ellos puede verse en el Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) de México.

Se conservan escritos sobre el ‘espejo humeante’ gracias al misionero español Bernardino de Sahagún, que en pleno siglo XVI, estudió la cultura prehispánica en profundidad, atesorando sus mitos y leyendas, los dioses que adoraban y las historias que recordaban de ellos. Una de estas historias está relacionada con Tezcatlipoca, el llamado ‘espejo humeante’. Se conservan imágenes de este dios cuyo objeto característico era precisamente un espejo.

Qué relación hay entre los espejos y los reyes aztecas

El espejo humeante: espejo del Museo Británico
Espejo precolombino hecho con obsidiana. Se conserva en el Museo Británico y la funda lleva una inscripción del escritor Horace Walpole

Los poderosos, los reyes aztecas, comenzaron a utilizar los espejos como un símbolo de poder. Decían que se los habían otorgado el dios Tezcatlipoca, ‘el espejo humeante’, para conocer el destino de los hombres. Así, el resto respetaba a estos ‘jefes’ de la tribu que aseguraban poder curar, a intercesión del dios Tezcatlipoca.

Los espejos eran oscuros por un lado. Ese lado oscuro hecho a base de obsidiana, decían, les mostraba los comportamientos de sus súbditos. En el otro lado, se podían reflejar ellos mismos. De ahí, el vínculo con su rey.

El más famoso de estos espejos se conserva en el Museo Británico, y perteneció al rey español Felipe II, amante de las ‘ciencias ocultas’. Lo recibió como un obsequio de México, allá por el año 1527. Pero durante una visita a Inglaterra, se lo regaló al astrólogo John Dee por hacerle la carta astral. Un astrólogo y matemático muy popular en aquella época, por cierto. De hecho, era el asesor de la reina Isabel I de Inglaterra. Dicen que John Dee usaba este espejo para ‘hablar con los ángeles’ y ver el futuro.

Qué dijo Bernardino de Sahagún del espejo humeante

El misionero Bernardino de Sahagún escribió esto acerca del espejo humeante, el dios Tezcatlipoca:

«Andaba en todo lugar, en el cielo, en la tierra, y en el infierno…y decían: él es el único que entendía acerca del regimiento del mundo, y que sólo daba las prosperidades y las riquezas, y que él sólo las quitaba cuando se le antojaba.”

Qué puede significar el símbolo del espejo humeante

En muchas de las imágenes que se conservan del dios del espejo humeante, Tezcatlipoca, a este dios le falta un pie que es sustituido por un espejo. El espejo forma parte del dios que refleja a cada una de las personas que se miran en él.

El mensaje aquí de los aztecas es que cada uno de nosotros estamos hechos a imagen y semejanza de ese Dios que en cada cultura tiene un nombre diferente. Pero la imagen no es nítida. El espejo humeante sugiere que una niebla nos impide ver nuestro verdadero rostro, nuestra verdadera esencia. No somos capaces de entender que todos formamos parte de la misma materia. Esa ‘incapacidad’ para entenderlo, es precisamente ese ‘humo’ o niebla que enturbia la imagen del espejo.

Descubre más leyendas aztecas

Si te gustó la historia del espejo humeante, prueba a leer también estas otras leyendas aztecas:

  • Los huicholes de maíz: Esta historia nos cuenta cómo el hombre consiguió el maíz. Un relato que está relacionado con el valor del coraje y el sacrificio.
  • El volcán Popocatépetl: En esta ocasión se trata de una bella historia de amor que explica por qué el volcán Popocatépetl está siempre activo…
Leyenda azteca para niños: El volcán Popocatépetl
La leyenda del Volcán Popocatépetl
  • El conejo de la luna: Curiosa leyenda que explica por qué en la luna hay una mancha que se parece a la forma de un conejo. También nos habla de sacrificio y de humildad.

Y si quieres escuchar leyendas narradas, prueba a buscar en esta selección de podcast:

¿Te ha gustado el contenido?

Puntuación media 5 / 5. Votos: 12

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Publicado por Estefania Esteban

icono tucuentofavorito
Soy Estefania Esteban y soy periodista y escritora de literatura infantil.

¡Es tu turno! Deja un comentario y opina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *