El color de los pájaros. Leyenda hindú para niños y mayores

Esta preciosa leyenda originaria de la India, ‘El color de los pájaros’, explica por qué los pájaros tienes diferentes colores y como curiosidad, también cuenta por qué algunos gorriones tienen una pequeña mancha amarilla en la cabeza.

TIEMPO DE LECTURA: 5 MINUTOS

La leyenda hindú del color de los pájaros

El color de los pájaros, leyenda de la India
‘El color de los pájaros’, una leyenda de la India

Al principio de todos los tiempos, recién creada la Tierra, los pájaros lucían todos un mismo tono: el marrón. Se diferenciaban por la forma o el canto, pero no por el color.

Ellos admiraban todas las demás cosas, y sentían celos del sol, el mar, las flores… y el arcoíris. ¿Por qué ellos no podían tener esos colores tan hermosos? Un buen día se reunieron y acordaron acudir a la Madre Naturaleza en busca de ayuda. Deseaban cambiar el color de sus plumas.

Fue la elegante y majestuosa águila la encargada de buscar a la Madre Naturaleza y pedirla audiencia. Y ella accedió a cambiar sus plumajes:

– Pero pensad muy bien el color que queréis, porque lo decidiréis vosotros y no yo- le dijo al águila.

Madre Naturaleza les dio unos días para que pensaran los colores que deseaban tener. Al cabo de una semana, todos los pájaros acudieron muy nerviosos a la cita. La urraca fue la primera, y pidió un color discreto:

– Negro azulado… con el pecho blanco, estaría bien…

– Muy acertado- dijo Madre Naturaleza, quien cogió sus pinceles más finos y comenzó a teñir las plumas de la urraca. ¡Qué contenta estaba ella! Se fue de allí estirando bien el cuello para que el resto de aves pudieran admirar su gran cambio.

Después se acercó a pequeños saltitos el divertido periquito:

– A mí me gustaría tener la cabeza azul como el cielo, y algunos colores brillantes a tu elección en el cuerpo…

– Me parece muy bien- dijo Madre Tierra, pintando con agilidad su pequeño cuerpo.

Y tras el periquito, entró contoneándose el pavo real, con las plumas de su cola bien abiertas.

– Me gustaría que estas plumas tan vistosas de mi cola, tuvieran colores llamativos: azules, verdes, rojos y dorados, para que todos admiren bien mi insuperable belleza…

– Tendré bastante trabajo contigo, pero tus plumas serán realmente envidiadas por muchos- dijo Madre Naturaleza.

Y después de un largo rato, el pavo real causó sensación. No había allí ningún ave de plumas tan hermosas.

El color de los pájaros: el pequeño gorrión

Y tras el pavo real, llegó el turno del canario, sin grandes aspiraciones:

– Yo solo quiero un solo color, pero que sea bien visible… me encanta el sol, así que amarillo, estaría bien- dijo con su dulce voz.

– Amarillo me parece bien- dijo Madre Naturaleza. Y en nada, consiguió teñir todas sus plumas. Ahora sí, el canario era centro de atención, no solo por su canto, sino por la alegría que desprendían sus plumas. Sin duda, el amarillo le sentaba bien al canario…

Y así, uno tras otro, todos los pájaros fueron pidiendo un cambio de colores. Madre Naturaleza estaba agitada. Menos mal que vio que ya no quedaba ninguno, porque se había agotado la pintura.

– Me encanta cómo habéis quedado todos. Mucho más hermosos, sin duda.

Pero justo cuando se iba a despedir, vio que un pequeño pajarito llegaba hasta ella dando saltitos.

– ¡Por favor, espera! ¡Falto yo! No pude llegar antes, porque vivo lejos y soy pequeño…

– Oh… eres el gorrión, ¿verdad? ¡Cuánto lo siento! Se me terminó la pintura…

El pequeño gorrión comenzó a llorar desconsolado, y Madre Naturaleza, conmovida, buscó una solución. De pronto, vio en su paleta una pequeña gota de pintura amarilla, que le sobró de cuando pintó al canario.

– ¡Espera! ¡Me queda una gotita de amarillo! ¿Dónde la quieres?

El gorrión, ilusionado, agachó la cabeza y dijo:

– Aquí, en la cabecita.

Madre Naturaleza gastó esa última gota de pintura y el gorrión comenzó a dar saltos de contento. ¡Estaba realmente feliz con su pequeña mancha! Y por eso, todavía hoy, algunos gorriones tienen una pequeña motita amarilla en su cabeza… algunos en el pico y otros, en la garganta.

Qué temas puedes trabajar con la leyenda del color de los pájaros

Utiliza esta preciosa leyenda de la India, ‘El color de los pájaros’, para reflexionar acerca de:

  • Ser inconformista frente a ser ‘quejica’. Diferencias.
  • Los cambios que nos hacen mejorar.
  • La ambición.
  • El valor de la humildad.
  • La felicidad.

Reflexiones sobre la leyenda ‘El color de los pájaros’

No es lo mismo ser quejica que ser inconformista. Pedir un cambio para mejorar, tener iniciativa, es algo bueno, mientras que quejarnos de algo sin buscar solución, no nos lleva a ningún lado.

  • Los ‘celos’ que nos ayudan a mejorar: No es lo mismo sentir envidia y querer hacer el mal a quien se envidia que experimentar ciertos ‘celos’ por algo que otros tienen y que podríamos tener, y buscar eso que deseamos sin buscar el daño de otros. Tampoco es copiar lo que otros tienen, sino simplemente ‘inspirarse’ en ellos para crear algo diferente a partir de lo que tienen. En este caso, en ‘El color de los pájaros’, los pájaros sentían celos de las plantas que tenían colores. También del mar, el sol… E inspirándose en ellos, pensaron en que ellos podrían mejorar su apariencia con ciertas tonalidades. No son unos ‘celos’ que nos hacen mal sino un deseo de cambio que nos beneficia.
  • No te quejes… ¡actúa!: La diferencia entre el quejica y el inconformista es que el primero solo ve el aspecto negativo de las cosas, mientras que el segundo, es consciente de lo que desea cambiar y busca la forma de hacerlo. Los protagonistas del color de los pájaros, no se quejaban de ser marrones, sino que querían cambiar aquello con lo que no estaban cómodos. Por eso, pidieron la ayuda de Madre Naturaleza. Ya conoces el refrán español: «quien no llora, no mama». Pues esto, aplicado a la historia de esta leyenda: los pájaros se quejan a Madre Naturaleza como una reivindicación para conseguir aquello que desean.

«A veces creemos sentir celos hacia otros, pero en realidad es un deseo de cambio para mejorar.»

— (Reflexiones sobre ‘El color de los pájaros’)

Una reflexión más sobre ‘El color de los pájaros’

  • Las diferentes personalidades de los pájaros: Es curioso cómo en ‘El color de los pájaros’, cada pájaro escoge su color en función de su personalidad. así, mientras que la urraca prefiere colores discretos para poder moverse sin llamar mucho la atención, y camuflarse mejor en la noche, el periquito busca los colores alegres y vistosos, así como el pavo real, que además exige ser ‘elegante’ y majestuoso.

En el color de los pájaros, el gorrión representa al pájaro pequeño y despistado, que llega tarde y consigue menos, pero que sin embargo, es capaz de ser infinitamente más agradecido con lo poco que consigue, y disfrutar plenamente de ello. La felicidad en estado puro: no precisa de mucho. Basta con muy poco. Y es que a veces los cambios no tienen por qué ser grandes. Uno pequeñito ya puede marcar una tremenda diferencia.

Otras increíbles leyendas sobre los pájaros

¿Te gustó esta leyenda del color de los pájaros? Existen leyendas muy hermosas sobre otros pájaros. Aquí tienes algunos ejemplos:

  • La leyenda del pájaro carpintero: Esta leyenda argentina nos habla de solidaridad y sacrificio por un bien común. ¡Te encantará!
  • La leyenda del colibrí: En este caso, esta antigua leyenda maya, explica el origen de este bello ave, al que le fue encomendada una importantísima tarea relacionada con los hombres. Descubre de qué se trata.
Leyenda maya para niños:leyenda del colibrí
La leyenda del colibrí, una leyenda maya fascinante
  • Los loros: ¿Imaginas que los loros pudieran hablar y pensar como los hombres? Según esta leyenda inca, hubo una época en la que ocurrió, pero la soberbia y vanidad de estas aves enfadaron a los dioses… y terminaron siendo castigados.

Y recuerda que también puedes escuchar muchas de estas preciosas leyendas narradas mediante podcast aquí:

¿Te ha gustado el contenido?

Puntuación media 5 / 5. Votos: 5

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Estefania Esteban
Estefania Esteban
Periodista y escritora de literatura infantil.

¡Es tu turno! Deja un comentario y opina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.