Una fábula corta para adolescentes y adultos con valores

Esta fábula china, ‘La taza de té vacía’, nos sirve para pensar en dos cosas: el espacio que llenan en nosotros los prejuicios y conocimientos cargados de valores y la necesidad de ‘vaciarnos’ de todo ello si queremos aprender algo nuevo. Lo mejor será leer la fábula corta para que lo puedas entender mejor.

Una fábula corta sobre el aprendizaje: La taza de té vacía

Una fábula corta sobre la humildad y el aprendizaje: La taza de té vacía
‘La taza de té vacía’, una fábula china sobre el aprendizaje

Un profesor muy conocido y reconocido, visitó un día a un maestro zen. El profesor quería aprender conocimiento zen, pero en cuanto el maestro le abrió la puerta, el profesor comenzó a hablarle de todo lo que él ya sabía.

El maestro escuchaba atento y el profesor no dejaba de hablar, intentando deslumbrar al maestro con sus ‘supuestos’ conocimientos.

– ¿Y si tomamos el té?- propuso el maestro zen.

– ¡Oh, sí! ¡Fantástico!- respondió el profesor.

Ambos se sentaron junto a una mesita. El maestro comenzó a llenar la taza del profesor y cuando estaba casi lleno, no paró, de forma que el té comenzó a salirse del vaso y a llenar el platito que tenía debajo.

– ¡Para!- gritó entonces el profesor- ¡La taza ya está llena y el té se desborda!

Entonces, el maestro dijo muy sereno:

Igual que este vaso eres tú. ¿Cómo quieres que te enseñe zen si estás lleno de ideas confusas y prejuicios? Primero tendrás que vaciarte de ellas.

Moraleja: No puedes aprender si crees que ya lo sabes todo. Antes debes vaciarte de prejuicios y conocimientos erróneos.

Qué valores se pueden trabajar con la fábula ‘La taza de té vacía’

Con esta fábula corta, puedes reflexionar acerca de:

– El valor de la humildad.

– Los prejuicios y conocimientos poco rigurosos.

Cómo aprender.

Reflexiones sobre esta fábula china

Cuando nos disponemos a a prender algo nuevo, debemos hacerlo desde la humildad e intentar partir de cero:

No creas que lo sabes todo por lo que has oído: en el aprendizaje, la humildad es muy necesaria. Si un alumno piensa que ya lo sabe todo, el profesor no tendrá ninguna posibilidad de enseñarle. Debemos confiar en aquellos que tienen experiencia y muchos conocimientos concretos sobre un tema y dejar que su conocimiento llegue a nosotros sin obstáculos de por medio.

La necesidad de ‘vaciarnos’ para aprender: si almacenamos conocimientos ‘de cosecha propia’ o de cosas que oímos, podemos llegar a construir una torre de prejuicios y conocimientos falsos que solo llenan nuestro ‘espacio’ de aprendizaje y hacen que no quede espacio para el conocimiento más valioso. Debemos elegir bien, seleccionar aquello que deseamos guardar. Por mucho que digan que el ‘conocimiento no ocupa lugar’, sí lo hace. Y puede entorpecer el aprendizaje futuro.

Cuidado con la soberbia: la prepotencia o soberbia nos llevan a pensar que en realidad ya lo sabemos todo, o bien que no necesitamos mucho, solo un poco de aprendizaje para complementar el que ya poseemos. Pero la realidad es que ante alguien que es verdaderamente experto en un tema, debemos olvidar lo que creemos saber para dejar ‘hueco’ para todo lo que tenga que enseñarnos.

Otras fantásticas lecturas sobre le aprendizaje

El aprendizaje ha inspirado muchas fábulas y cuentos que nos indican cuáles son sus pilares básicos. Pilares como la atención, la humildad o la práctica, entre otros.

Para aprender a jugar a las damas: esta fábula china nos recuerda que la atención es esencial en el aprendizaje. Sin concentración, por muy inteligentes que seamos, no aprenderemos nada.

El mono y los pescadores: una cosa es la teoría y otra muy distinta la práctica. Esta fábula insiste en que para aprender, hay que practicar y probablemente, equivocarnos varias veces.

Los dos loros sabios: una fábula moderna, de Prem Rawat que nos recuerda que es la supervivencia y la vida la que mejor nos enseña. ¡Fantástica!