Poesía para niños para memorizar

‘Esta es la llave de Roma’ es una poesía corta para niños que sirve para incentivarlos a jugar con las palabras encadenadas. Se trata de una retahíla (escrito de una sucesión de palabras que se mencionan siguiendo un orden) y es ideal para incentivar la memoria y la atención de los más pequeños. Practica con ella y enseña a tu hijo a memorizar.

Una poesía infantil para incentivar la memoria: ‘Esta es la llave de Roma’

Retahílas para niños: Esta es la llave de Roma
Esta es la llave de Roma, una retahíla para memorizar

Las retahílas son poemas fabulosos para incentivar y hacer trabajar a la memoria. Prueba con esta. ¡Todo un reto!:

Esta es la llave de Roma, y toma.

En la calle hay una casa.

En la casa hay un patio.

En el patio hay una sala.

En la sala hay una alcoba.

En la alcoba hay una cama.

En la cama hay una dama.

Junto a la dama, una mesa.

En la mesa hay una jaula.

Dentro de la jaula, un loro. 

Saltó el loro.

Saltó la jaula.

Saltó la mesa.

Saltó la dama.

Saltó la cama.

Saltó la alcoba.

Saltó la sala.

Saltó el patio.

Saltó la casa.

Saltó la calle.

Y aquí tienes a Roma

con todas sus siete llaves.

(Anónimo)

Cómo utilizar con los niños la poesía ‘Esta es la llave de Roma’

Tal vez pienses que esta es una poesía sin sentido, pero sí lo tiene: busca la enumeración de objetos con un sentido determinado. Ayuda de esta forma a los niños a memorizar relacionando términos y palabras.

Usa esta poesía para incentivar la memoria: La memoria se ejercita. Para comenzar, este poema es ideal, ya que la enumeración y la vuelta a las palabras clave de los primeros versos ya al final de la poesía, hará que el niño intente retener las palabras siguiendo el mismo orden que establecen los versos. Sin duda, un ejercicio fabuloso para la memoria.

La enumeración siguiendo un orden: Esto también ayuda a los niños a fijarse en la concordancia y sintonía de las palabras, así como en el ritmo que llevan los versos. Y así descubren que todo tiene un lugar y un orden.

Más formas de usar esta poesía con los niños

Incentiva el interés por la poesía: Las poesías son herramientas fantásticas para atraer el interés de los más pequeños por los libros y la literatura. Si aún no saben leer, les costará prestar atención durante un tiempo largo. Por eso, debes escoger relatos muy cortos y poesías como esta.

Ayuda a mantener la atención de los más pequeños: Los niños más pequeños tienen un menor tiempo de atención. Por eso, las mejores poesías para ellos son las poesías cortas, las poesías con rima y aquellas que ofrezcan algo diferente, sobre lo que tienen que concentrarse. En el caso de esta poesía, les llamará poderosamente la atención la enumeración de palabras e intentarán buscar una relación entre ellas.

Preguntas de comprensión lectora para los niños

Puedes ayudar a tu hijo a memorizar, centrándose en algunas ideas clave del poema. Para ello, haz estas preguntas al finalizar la lectura:

1. ¿De qué ciudad es la llave?

2. ¿Qué hay junto a la cama?

3. Junto a la cama hay algo… ¿qué hay?

4. ¿Qué hay encima de la mesa?

5. ¿Y qué hay dentro de la jaula?

Otras poesías infantiles para trabajar la memoria

Utiliza las poesías como ejercicio de memorización. Estos otros poemas tan populares también pueden servirte:

El conde Sisebuto: prueba con esta divertida poesía. A los más pequeños les hace mucha gracia y les encanta aprendérsela de memoria. ¡Todo un clásico!

Canción del pirata: quizás se trata de la canción más popular de Espronceda. Es ideal para memorizar y además nos habla de libertad.

Un hipopótamo: los niños más pequeños tal vez deban comenzar con un poema muy corto, que consiga llamar poderosamente su atención. Prueba con este maravilloso poema de María Elena Walsh.