Campanita de oro. Canción de cuna para bebés

‘Campanita de oro’ es una dulce canción de cuna para bebés, muy utilizada en México. Descubre esta preciosa nana para dormir a los bebés, una opción fantástica para tranquilizar y ayudar a dormir a los más pequeños.

Letra de la canción de cuna Campanita de oro para dormir al bebé

Canción de arrullo para bebés
Campanita de oro, una preciosa canción de cuna para bebés

Aprende la letra de esta bella canción de arrullo. Las protagonistas son unas campanas a las que la madre del bebé les pide ayuda para dormir a su hijo con el suave y dulce tintineo de su voz. Campanas de oro y de plata para que el bebé cierre los ojitos y disfrute de dulces sueños:

Campanita de oro,

si yo te comprara,

se la diera al niño

para que jugara.

Campanitas de oro,

torres de marfil,

canten a este niño

que se va a dormir.

Campanas de plata,

torres de cristal,

canten a este niño

que ha de descansar.

Campanita de oro,

si yo te comprara,

se la diera al niño

para que jugara.

(Campanita de oro)

Escucha la melodía de esta preciosa canción de cuna para bebés

Ahora que ya tienes la letra de esta nana, aprende también cómo es la melodía de esta bella canción de cuna. Con tu voz y estas dulces notas, tu bebé seguro que tiene felices sueños. PINCHA AQUÍ para escucharla.

Cómo usar esta nana como poesía infantil

Aunque se trate de una canción de arrullo, también puedes usar la letra de esta bella canción como poesía para los niños si son un poco más mayores. Te damos algunas ideas para utilizar esta canción de cuna de ‘Campanita de oro’ en el plano educativo con los niños:

  • Para trabajar la memoria: Por ejemplo, puedes animarles a aprender de memoria la letra de esta nana, y hacer trabajar de esta forma al cerebro y sobre todo, la memoria. Cuanto más hagamos por usar la memoria desde pequeños, mejor para prepararles para cuando tengan que estudiar y memorizar mucho. Además, los niños aprenden más deprisa aquellas letras que además van acompañadas de música.
  • Trabaja la imaginación: También puedes avivar la imaginación de los más pequeños creando un hermoso dibujo a partir de la letra de la canción. ¿Cómo se imaginan ellos la escena? ¿Un bebé que duerme? ¿Unas campanas doradas que se ven en lo alto de unas nubes? ¿Hay algo más que se pueda añadir en esta escena?
  • Interpretar: Un excelente ejercicio para perder el miedo a expresarse en público y mejorar así la confianza y autoestima, es la interpretación. Y no hace falta que sea una obra de teatro. Recitar un poema con gestos y expresión corporal, es un buen comienzo. ¿Qué tal si lo intentamos con esta nana de ‘Campanita de oro’?

Otras canciones de cuna para bebés que también puedes utilizar con tu hijo

Existen muchas canciones de cuna preciosas. Aunque lo importante es que la cantes tú, ya que los bebés se tranquilizan más cuando reconocen la voz de su madre. Prueba también con alguna de estas nanas:

1. ‘Arrorró’. Esta es sin duda una de las canciones de cuna más populares. ‘Arrorró mi niño, arrorró mi sol. Arrorró pedazo de mi corazón’. ¿Verdad que te suena? Descubre toda la letra y la melodía de esta preciosa nana, tan popular en todo el mundo.

2. ‘La madre triste’. ¿Reconoces esta canción de cuna?: ‘duerme duerme, dueño mío, sin zozobra, sin temor, aunque no se duerma mi alma, aunque no descanse yo’. Una madre que vela por el sueño de su pequeño aunque ella se tenga que quedar despierta.

Poesía de Gabriela Mistral para bebés
Canción de cuna La madre triste

3. ‘Canción de la madre’. Esta es otra de las nanas para bebés más conocidas. Una mamá canta a su bebé, que intenta dormirse en una tarde fría de invierno. Preciosa canción de cuna. Descubre aquí la letra.

Y recuerda que también encontrarás muchos cuentos infantiles narrados mediante podcast aquí:

¿Te ha gustado el contenido?

Puntuación media 5 / 5. Votos: 2

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en pinterest
Estefania Esteban
Estefania Esteban
Periodista y escritora de literatura infantil.

¡Es tu turno! Deja un comentario y opina