Una historia filosófica sobre la realidad, la identidad y la existencia

Si un árbol cae en un bosque es el comienzo de una reflexión sobre la existencia atribuida al filósofo Berkeley. George Berkeley (1685-1753) fue un filósofo británico que planteó la existencia de la realidad en función de si las personas la apreciábamos o no. Venía a decir que la realidad solo existe si es observada. Es decir: una persona cobra identidad de su existencia en función de si los demás la reconocen. Te lo explicamos.

La reflexión sobre la existencia del filósofo Berkeley: ‘Si un árbol cae en el bosque’

Si un árbol cae en un bosque, una reflexión sobre la existencia del filósofo Berkeley
‘Si un árbol cae’, una reflexión filosófica sobre la existencia

La pregunta que da comienzo a una profunda reflexión filosófica de George Berkeley es la siguiente:

‘Si un árbol cae en un bosque y no hay nadie cerca para escucharlo… ¿hace ruido?’.

A partir de este escueto enunciado, que también forma parte de la filosofías zen (como la fábula del Origen del ruido), el filósofo británico expresó toda una teoría sobre la realidad y su percepción que dio pie a muchísimos textos y pensamientos similares. El resumen de la teoría sobre la realidad de Berkeley es esta:

La realidad existe en la medida en que la percibimos. Una mesa es una mesa porque la nombramos a la vez que la vemos. Si no la viéramos, aunque existiera y estuviera ahí, diríamos que no hay una mesa. Entonces, la siguiente pregunta que nos podríamos hacer es: ¿puede existir algo aunque no sea percibido? La ciencia diría que sí, siempre y cuando sea material.

Los filósofos irían más allá y podrían responder que algo es real en la medida en que cobra identidad frente a otros.

Para dar respuestas a todas estas cuestiones acerca de la realidad, Berkeley profundizó en el llamado idealismo subjetivo.

Qué es el idealismo subjetivo para el filósofo Berkeley

Esta teoría del filósofo George Berkeley, y conocida como ‘idealismo subjetivo’, viene a decir: ‘existes en la medida en que alguien te reconoce y te ve‘. Es decir: existe lo que se percibe. Hasta el momento en el que no puedes percibir algo, no existe.

Sin embargo, a esta teoría le salieron, por supuesto, muchos retractores, metafísicos que aseguran que es un error, ya que el árbol que cae hace ruido aunque nadie lo perciba. El ruido está ahí, haya o no haya nadie en ese momento para escucharlo.

Pero, ¿por qué se llama idealismo subjetivo? Porque precisamente el filósofo británico estaba totalmente convencido de que la realidad no es objetiva, sino subjetiva. Si la realidad solo existe si otro la ve, está claro que la realidad no es una sino miles, ya que cada uno la verá desde una perspectiva diferente.

Si estás frente a un árbol en flor, tú verás un precioso árbol en flor, pero el que lo observe desde atrás lo verá de otra forma distinta, y tal vez por detrás no tenga tantas flores y él defienda que ‘no es un árbol tan bonito’. De ahí que la realidad sea subjetiva.

Los grandes defensores del idealismo subjetivo

No creas que Berkeley fue un filósofo ‘loco’ que ideó un supuesto que nadie se atrevió a seguir. Todo lo contrario. El idealismo subjetivo ha sido a apoyado por grandes filósofos, entre ellos:

– Descartes

– Berkeley

– Kant

– Fichte

– Mach

– Cassirer

– Collingwood

Todos estos filósofos forman parte de una corriente ‘inmaterialista’. Creen que lo material solo existe en la mente de las personas.

Es cierto que antes que ellos, otros filósofos como Platón incidieron en cómo nuestra mente es capaz de crear una realidad incluso aunque no exista. Lo explicó muy bien en su alegoría de la caverna. Pero hasta Berkeley, ningún filósofo se había atrevido a negar la materia objetiva y transformarla en materia subjetiva (que se forma únicamente en la mente y si no, no existe).

Sin duda, una rama de la filosofía que nos hace plantearnos muchas cosas. Y tú, ¿qué piensas?

Relatos para reflexionar

Aquí tienes otros relatos para adolescentes y adultos que te ayudarán a reflexionar sobre la vida… ¡Descúbrelos!

Cada cual con su quimera, un relato de Baudelaire para reflexionar sobre los sueños
Cada cual con su quimera
Diógenes y el esclavo, una fábula sobre la bondad
Diógenes y el esclavo
Luchar o tomar el té, un relato sobre la resolución de problemas
Luchar o tomar el té

– El relato de Baudelaire ‘Cada cual con su quimera’: este sorprendente relato te hará pensar en la parte negativa de los sueños y las ilusiones. Está claro que debemos alimentar las ilusiones porque son ese motor que nos mueve hacia determinadas metas. Pero… ¿alguna vez te paraste a pensar en lo que pueden llegar a pesarnos?

– La bondad que no se ve a simple vista, con Diógenes y el esclavo: esta historia explica por qué se representa a Diógenes con una linterna de aceite a plena luz del día. No es porque ra ciego, sino porque buscaba algo que no podía verse con la luz del sol.

– La necesidad de parar en medio del caos, con Luchar o tomar el té: esta historia está basada en hechos reales, y nos explica lo que pasó en medio de una batalla… ¡No te lo pierdas!