El águila y la flecha. Fábula corta de Esopo con valores

‘El águila y la flecha’ es una popular fábula corta de Esopo con valores para los niños. En esta ocasión, la historia nos advierte del peligro de que nos hieran con nuestras propias armas o de herirnos a nosotros mismos. Así como actúes con los demás, recibirás el mismo trato.

Fantástica fábula corta de Esopo con valores: ‘El águila y la flecha’

Fábula corta con valores de Esopo: El águila y la flecha
‘El águila y la flecha’, una fábula corta de Esopo con valores

Un águila se encontraba de caza, en lo alto de un peñasco. Había visto cerca una madriguera de conejos y esperaba que salieran para darles caza.

Pero estaba tan pendiente de su cacería que no vio que cerca había un hombre con un arco y unas flechas. El hombre lanzó una de las flechas e hirió de gravedad al águila.

El ave, al mirar que la flecha con la que la habían herido estaba decorada con sus plumas, pensó: ‘Qué tristeza tan grande ser alcanzada por un arma que porta mis propias plumas‘.

Moraleja: «El dolor de una herida es mayor cuando nos vencen con nuestras propias armas».

(El águila y la flecha)

Valores que puedes trabajar con esta fábula corta

Con esta fábula de Esopo, ‘El águila y la flecha’, podrás trabajar estos valores:

  • El valor de la prudencia.
  • El amor propio.
  • La humildad.
  • El trato que damos a los demás.

La metáfora de ‘El águila y la flecha’ explicada para los niños

La historia del águila y la flecha es una metáfora que intenta advertirnos del daño que a veces nos causamos a nosotros mismos al tratar de forma incorrecta a los demás, ya que recibiremos el mismo trato más adelante. Con esta historia, podrás reflexionar con tu hijo sobre todos estos temas:

  • La necesidad del valor de la prudencia: El águila estaba tan concentrada en su cacería que descuidó protegerse del resto de depredadores. Ese exceso de confianza le provocó una falta de prudencia con tan malas consecuencias. Nunca debemos bajar la guardia ni confiarnos en exceso. El sentido de la prudencia siempre debe permanecer alerta.
  • El mayor dolor: que nos hieran con nuestras propias armas: en ocasiones hacemos algo que repercute en los demás. ¿Conoces el refrán ‘donde las dan, las toman’? Viene a expresar lo que puede ocurrir cuando alguien intenta hacernos daño usando los mismos medios que nosotros utilizamos en su momento.

Imagina que sacas muy buena nota en un examen y te pasas todo un día recordándole a tu compañero la nota que sacaste. En el siguiente examen, es tu compañero el que saca la buena nota y aprovecha para hacer lo mismo contigo. Seguramente sientas más ‘rabia’ porque es lo mismo que hiciste… es como si lo sintieras como ‘un doble ataque’.

Más reflexiones de ‘El águila y la flecha’

  • Tus malas acciones pueden volverse contra ti: El hecho de que el águila reciba una flecha con sus plumas, indican que fueron devueltas. Si actúas de forma incorrecta con alguien, podrás recibir lo mismo que hiciste. Por eso, es conveniente tratar a los demás como a nosotros nos gustaría que nos trataran.
  • El mayor daño, nos lo provocamos nosotros mismos: El águila recibió una flecha con sus plumas. Esto no es más que una metáfora de todas las veces que nos hacemos daño a nosotros mismos con nuestros miedos, nuestras limitaciones o nuestra forma de actuar. Evitemos hacernos daño a nosotros mismos. Es el peor, el más doloroso.

Preguntas de comprensión lectora para tu hijo

Ayuda a tu hijo a mejorar la atención y la comprensión lectora con algunas preguntas. Debes hacerlas al finalizar la lectura. Estas podrán servirte como guía:

1. ¿Dónde estaba el águila? ¿Qué hacía?

2. ¿Quién le disparó una flecha?

3. ¿Cómo estaba adornada la flecha que hirió al águila?

4. ¿Qué pensó el águila al ver esa flecha?

Otras fantásticas fábulas de Esopo para niños y adultos

Las fábulas de Esopo tienen mensajes muy claros y metáforas que nos ayudan a entender el sentido de algunos valores esenciales. Prueba a leer también estas otras:

  • El león y el ratón: los actos de bondad reciben gratitud. Y no importa el poder que tenga aquel a quien ayudas. Grandes y pequeños, todos pueden ser útiles y ayudarte cuando lo necesites.
  • La zorra y las uvas: puedes engañar a otros, pero engañarte a ti mismo solo puede ser idea de la soberbia.
La zorra y las uvas, una fábula de Esopo sobre la soberbia
La zorra y las uvas, una fábula de Esopo para niños
  • El náufrago: está bien pedir ayuda cuando lo necesites, pero asegúrate de haber intentado antes por tus propios medios solucionar el problema…

En el canal de podcast de Tucuentofavorito.com también encontrarás un buen número de fábulas narradas. ¡Descúbrelas!

¿Te ha gustado el contenido?

Puntuación media 5 / 5. Votos: 2

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Estefania Esteban
Estefania Esteban
Periodista y escritora de literatura infantil.

¡Es tu turno! Deja un comentario y opina