Una fábula de Esopo sobre la necesidad de ser sinceros

Ser fiel a uno mismo es sinónimo de honestidad. ‘El perro y la liebre’ es una fábula corta de Esopo que nos recuerda la necesidad de ser fieles a nuestros principios y mostrar con claridad nuestras intenciones para no crear confusión en los demás.

Una fábula corta de Esopo con valores: El perro y la liebre

El perro y la liebre, una fábula corta de Esopo con valores
‘El perro y la liebre’, una fábula corta sobre la honestidad

Cazó un perro en el monte una liebre y al rato la lamía el hocico, a ratos la mordía. Después de pasar un rato así, la liebre se cansó de su constante cambio de actitud y le dijo:

– ¿Quieres dejar ya de besarme y morderme? Necesito saber si eres amigo o enemigo.

Moraleja: «Sé siempre constante en tus principios»

Qué temas puedes tratar con la fábula El perro y la liebre

Con esta fábula corta de Esopo, podrás tratar estos temas:

– La honestidad.

– El valor de la sinceridad (hacia los demás y hacia uno mismo).

– Qué significa ser fiel a unos principios.

Reflexiones sobre esta fábula corta de Esopo

Nuestros constantes cambios de actitud pueden confundir al resto. Recuerda que alguien que es cambiante, no inspira confianza, y eso puede meterte en problemas:

Sé fiel a tus principios: la honestidad precisamente consiste en mantenerse firme en unos principios o pilares básicos y no dejarse mover de ellos. Las personas que tienen unos valores sólidos y no cambian constantemente de parecer, inspiran confianza en los demás. En cambio, cuando te encuentras ante alguien cambiante, sin unos principios claros, terminas alejándote de esa persona, porque no llegas a confiar. Alguien que piensa de una forma y al día siguiente piensa de otra distinta… ¿cómo vas a saber cómo es y qué piensa en realidad?

La sinceridad, ante todo: una persona sincera consigo misma y con los demás es una persona transparente que crea confianza. En esta fábula, el perro cambiaba de actitud y la liebre no era capaz de entender sus intenciones. ¿Estaba jugando o quería hacerle daño? A veces parecía amiga y en ocasiones, enemiga. Por eso le pidió claridad, para poder saber a qué atenerse.

La honestidad y la amistad: la honestidad es un valor esencial muy ligado a la amistad. ¿Sabes por qué? Porque alguien honesto que es íntegro y fiel a sus principios es alguien en quien se puede confiar. Ya sabes cómo es y en qué dirección irá. No te mentirá. Siempre dirá la verdad o al menos lo que piensa, aunque con ello sepa que te cause algún disgusto.

La honestidad y la sinceridad… son principios básicos para crear lazos de amistad. Sin embargo, alguien que cambia de parecer con frecuencia, tendrá muchas dificultades para hacer amigos, porque nadie confiará en esa persona.

Otras fantásticas fábulas corta de Esopo para reflexionar

Aquí tienes otras fábulas cortas de Esopo, que también hablan de valores esenciales o temas fundamentales de la vida. Todas incluyen reflexiones sobre la moraleja que transmiten:

El lobo con piel de oveja: no te fíes de las apariencias, porque las mentiras tienen un don especial para disfrazarse de verdad. Desconfía de los aduladores o de quienes de pronto hacen algo que nunca solían hacer. No te pierdas esta fantástica fábula corta de Esopo.

La zorra y la serpiente: si una zorra intenta ser tan larga como una serpiente, ¿qué podrá pasar? Descubre hasta dónde nos pueden llevar los celos. ¡Sorprendente!

La zorra a la que se le llenó el vientre: cuando tenemos un problema a veces nos ponemos tan nerviosos, que no somos capaces de pensar con claridad. La respuesta a nuestros problemas a menudo es bien sencilla: la paciencia.