Una leyenda de Navidad originaria de Suecia

Tomte es el ayudante de Santa Claus en Suecia. Es un pequeño gnomo que ese encargado de repartir los regalos entre los niños escandinavos. Descubre con esta preciosa leyenda la historia de cómo Tomte conoció a Santa Claus y cómo se convirtió en su ayudante.

La historia de cómo Tomte se convirtió en el ayudante de Santa Claus

Leyenda de Navidad para niños: Tomte, el ayudante de Santa Claus
La leyenda de Tomte, el ayudante de Santa Claus

Cuenta una leyenda Sueca que hace mucho, pero que mucho tiempo, Tomte llegó a conocer a Santa Claus y se convirtió en su ayudante. ¿Quieres saber cómo fue y por qué?

Tomte era un pequeño gnomo escandinavo. Vivía cerca de los humanos, bajo las viviendas o cerca de los árboles en los bosques. Estos gnomos existen, y son pequeños, ágiles, saltarines, joviales y muy bondadosos. Pero también pueden llegar a ser traviesos si ven que alguien se porta mal con los demás o con los animales.

El pequeño Tomte era uno de esos gnomos bondadosos al que le encantaba hacer felices a los demás. A pesar de sus escasos 30 centímetros de altura, era capaz de conseguir cosas increíbles. Por ejemplo, convencer a las luciérnagas para ir a una zona concreta del bosque e iluminar un camino si alguien se había perdido en la oscuridad de la noche.

Tomte ayudaba a los granjeros a recoger a los animales, y a los niños a localizar juguetes extraviados. Pero era muy tímido, así que no se dejaba ver por nadie. En cuanto veía llegar a un humano, se escondía.

De cómo Tomte conoció a Santa Claus

Resulta que a Tomte, con su larga barba blanca y su gorrito rojo terminado en punta, le encantaba el invierno. Era feliz entre la nieve, y muchos días salí a pasear por el bosque.

Una fría noche de invierno, un 24 de diciembre, Tomte vio una luz roja junto a unos árboles. Le extrañó ver aquel punto rojo y se acercó para comprobar de qué se trataba. Al llegar, vio algo sorprendente: un reno con la nariz más roja que un pimiento y la pata atrapada entre unas ramas. A su lado, le miraba compasivo un anciano vestido de rojo, con una barba tan larga como la suya y un sombrero similar al de Tomte. Era Santa Claus.

– Ho, ho, ho- dijo Santa Claus-. ¿Qué tenemos aquí? ¡Un pequeño duende!

– No, no, no soy un duende. Soy un gnomo- respondió algo contrariado Tomte.

– Perdón, un pequeño gnomo. ¿Cómo te llamas?- preguntó Santa Claus.

– Tomte- respondió él.

– Bien, Tomte, yo soy Santa Claus. Necesito liberar a mi reno Rodolfo para seguir repartiendo regalos entre los niños. ¿Puedes ayudarme?- le preguntó a Tomte Santa Claus.

¿Regalos a los niños? A Tomte le pareció que aquel anciano tenía una preciosa historia que contar, así que le ayudó a liberar la pata de su reno Rodolfo y le invitó a tomar un chocolate caliente con él en su casa. Santa Claus aceptó, porque estaba algo cansado, y hablando y hablando con Tomte, se dio cuenta de que podía ser un excelente ayudante.

De cómo Tomte se convierte en ayudante de Santa Claus

– Oye Tomte- le dijo entonces Santa Claus-, ¿te gustaría ayudarme a repartir regalos? Solo es una vez al año, todos los 24 de diciembre por la noche. Es una tradición muy antigua que debo cumplir siempre.

Tomte pensó en la cara de felicidad de los niños al ver sus regalos a la mañana siguiente. ¡Le encantó la idea!

¡Claro que sí!– respondió el gnomo.

Y esa noche, Tomte acompañó a Santa Claus por todas las casas para ver cómo hacía el trabajo.

– Santa Claus- le dijo entonces Tomte- Te ayudaré cada año a repartir los regalos, pero yo no pienso entrar por la chimenea… Prefiero hacerlo por la puerta. Soy tan pequeño que nadie me verá.

– Ho,ho,ho… Claro que sí, Tomte, puedes entrar por la puerta- contestó Santa Claus, acariciándole la cabeza con un gesto cariñoso.

Y así fue cómo Tomte se convirtió en el ayudante de Santa Claus. Desde entonces, lleva regalos de Navidad a todos los niños escandinavos, quienes intentan verle, pero, ya sabes, Tomte es muy tímido y muy ágil, y nunca se deja ver.

( ‘Tomte, el ayudante de Santa Claus en Suecia’ ©2017 Fanny Tales)

Qué valores puedes trabajar con esta leyenda de Navidad

Con la leyenda de Tomte, el ayudante de Santa Claus, puedes trabajar:

La felicidad que se consigue al hacer felices a los demás.

– La solidaridad como gesto de bondad.

– El valor de la cooperación.

Reflexiones sobre la leyenda de Tomte, el ayudante de Santa Claus en Suecia

Con esta preciosa leyenda de Navidad, además de disfrutar de una historia hermosa y muy original, puedes ayudar a tu hijo a reflexionar sobre alguno de los valores esenciales de la Navidad, como son la solidaridad y la cooperación.

El valor de la solidaridad y la Navidad: La Navidad nos recuerda algunos valores esenciales que deberíamos respetar durante todo el año. Por ejemplo, nos habla de solidaridad. En este caso, en esta leyenda, Tomte ayuda a Santa Claus a liberar a Rodolfo, que había quedado atrapado entre unas ramas. El gesto solidario debe ser altruista para que tenga valor, es decir, debe hacerse sin esperar nada a cambio.

Por qué hacer felices a otros nos hace felices a nosotros: Al pequeño Tomte le encantaba hacer felices a los demás. Y no dudaba en ayudar (sin que nadie le viera) cuando le necesitaban. Le encantaba ver la sonrisa en la cara de los niños. Y esto se llama bondad. Un corazón bondadoso es aquel que disfruta viendo la felicidad en el rostro de otros. Al final, esa felicidad se transmite y aquel que ofrece amor, termina recibiéndolo.

Por qué es importante el valor de la cooperación: El pequeño Tomte decidió cooperar con Santa Claus y repartir los regalos entre los niños suecos. El trabajo en equipo es muy gratificante porque se unen fuerzas y se consigue mucho más. En este caso, Santa Claus estaba muy cansado y necesitaba ir a muchos más sitios. Sin ayuda, le sería imposible.

Preguntas de comprensión lectora para los niños

Utiliza esta preciosa leyenda de Navidad para mejorar la atención y comprensión lectora de tu hijo. ¿Sabes cómo? Puedes hacer unas preguntas al terminar la lectura. Utiliza si quieres estas:

1. ¿Cómo es Tomte? ¿Podrías describir al gnomo?

2. ¿Qué le gustaba hacer a Tomte?

3. Santa Claus y Tomte se encontraron. ¿Sabes cómo fue?

4. ¿Qué le propuso Santa Claus a Tomte? ¿Aceptó él?

Otras increíbles leyendas de Navidad para leer con los niños

Si te gustó esta historia del gnomo Tomte, seguro que también te gustarán estas otras leyendas navideñas:

La Flor de Pascua: sí, esa hermosa planta de hojas rojas llamada Flor de Pascua, tiene una hermosa leyenda que está relacionada con el valor de la bondad y la generosidad. ¡Descúbrela!

Leyenda del petirrojo: ¿sabes por qué el petirrojo tiene el pecho de ese color? ¿Y por qué está tan relacionado con la Navidad? Esta historia te lo explica.

Los trece hombrecillos de la Navidad: en Islandia no es uno, sino trece los ayudantes de Santa Claus. Y esta leyenda nos cuenta cómo llegaron a ser sus ayudantes.

Tal vez también te interese...

Author

Estefanía Esteban es periodista y escritora de literatura infantil. Ha publicado el libro 'Cebricornio' con la editorial Babidibú.

TU COMENTARIO