Pegasos, lindos pegasos. Poesía de Machado para niños

Esta es sin duda una de las poesías de Antonio Machado más populares entre los niños: ‘Pegasos, lindos pegasos’. Es una poesía corta que nos habla de recuerdos de una infancia feliz, pero sobre todo, de la imaginación desbordante y la ilusión que acompaña a la infancia. No te pierdas esta poesía y los consejos para utilizarla y leerla con los niños.

La famosa poesía de Machado ‘Pegasos, lindos pegasos’

Pegasos, lindos pegasos, una poesía de Machado
Poesía de Antonio Machado: Pegasos, lindos pegasos

Aquí tienes el famoso poema corto de Antonio Machado ‘Pegasos, lindos pegasos’, que nos traslada a una época muy feliz, la de la infancia:

«Pegasos, lindos pegasos,

caballitos de madera.

Yo conocí, siendo niño,

la alegría de dar vueltas

sobre un corcel colorado,

en una noche de fiesta.

En el aire polvoriento

chispeaban las candelas,

y la noche azul ardía

toda sembrada de estrellas.

¡Alegrías infantiles

que cuestan una moneda

de cobre, lindos pegasos,

caballitos de madera!

(Antonio Machado )

Cómo utilizar esta poesía de Antonio Machado con los niños

Saca a esta poesía corta el máximo partido posible. Puedes leer el poema con los niños y utilizarlo para:

  • Ampliar su vocabulario: Aunque este poema es fácil de entender, puede que para los más pequeños, algunas palabras sean nuevas. Puedes aprovechar para explicarle qué significan. Por ejemplo, tal vez los más pequeños no sepan qué es un pegaso. Aprovecha para explicarle que es un caballo con alas capaz de volar por el cielo, pero que nace de nuestra fantasía. Otras palabras que pueden ser nuevas para muchos niños:

1) Corcel: Es otra forma de nombrar a un caballo ligero, veloz

2) Candelas: Son velas.

3) Cobre: un material, como la plata, el oro, el estaño…

Otra manera de usar esta poesía con los niños

  • Mejorar la comprensión lectora: Lo mejor de esta poesía es que puedes usarla para ejercitar la comprensión lectora de los niños. ¿Habrán entendido el significado de algunas de las metáforas que se usan en los versos? Puedes hacer preguntas sobre el texto o bien, directamente, centrarte en las metáforas para explicar el significado. Estos son los versos en los que te puedes centrar:

1) «En el aire polvoriento»: ¿Significa que el aire estaba sucio, lleno de polvo? No, claro que no. Lo que pasa es que los pegasos a los que se refiere el autor, son los caballitos de madera de un tiovivo. El poema describe el momento en el que un niño monta en el tiovivo de una fiesta. Las fiestas siempre están repletas de bullicio, puestos de alimentos que se fríen en el momento… Y una nube de humo envuelve la atmósfera. A eso se refiere Machado cuando habla de ‘aire polvoriento’.

2) «Chispeaban las candelas»: con esto, el autor quiere decir que las velas estaban encendidas y su llama brillaba con fuerza.

3) «La noche azul ardía toda sembrada de estrellas»: La ilusión y alegría del niño hace que no vea la noche como ‘negra’, sino azul. Además, es una noche cálida, y el cielo luce con muchas estrellas. Rodo un paisaje idílico que acompaña de forma armoniosa a la felicidad que el autor intenta reflejar en ese recuerdo.

4) «Alegrías infantiles que cuestan una moneda de cobre»: Machado se refiere en estos versos a que los momentos más felices cuestan muy poco dinero. A veces nada. Otras, como en este caso, una moneda de cobre, que es lo que costaba ese viaje en los caballitos de madera del tiovivo.

Las preguntas de atención que puedes hacer después de leer el poema

Aquí tienes alguna idea sobre preguntas que puedes hacer a los niños sobre el texto del poema de Machado para comprobar si prestaron atención:

1) ¿Quién nos está contando esta historia, un señor mayor o un niño?

2) ¿De qué color era el caballo sobre el que montaba el niño?

3) ¿Cuánto dinero costaba montar en el tiovivo?

Más formas de usar este precioso poema

  • Incentivar la memoria: Es un poema corto, hermoso y muy sencillo de memorizar. Puedes usarlo como ejercicio de memorización con los niños. ¡Verás qué poco tardan en aprenderlo!
  • Avivar la imaginación: Sin duda, la principal característica de este poema de ‘Pegasos, lindos pegasos’, es que está impregnado de imaginación. En realidad la poesía nos habla de cómo un momento cotidiano podía, para un niño, ser un momento lleno de magia. La imaginación nos hace magnificarlo todo durante la infancia. Así que es el momento de jugar con ella, con la imaginación. Puedes pedir a los niños que describan al pegaso. ¿Cómo se lo imaginan? ¿De qué color? ¿Cómo vuela por el cielo? También puedes pedirles que lo dibujen.
  • Mejorar la confianza o autoestima: No es lo mismo leer el poema en voz baja que interpretarlo delante de más personas. Practica la lectura en alto, porque además es un buen ejercicio para que los niños ganen en confianza y autoestima.

Más poesías para niños realmente hermosas

Si te gustó esta poesía corta de Antonio Machado de ‘Pegasos, lindos pegasos’, prepárate para descubrir también estos maravillosos poemas. Por supuesto, todos van acompañados de ideas para utilizarlos con los niños:

  • Adivina, adivinanza: Sí, esta poesía también es una adivinanza. Así que tienes dos en uno. Puedes usarla como poema y jugar con los niños con la adivinanza. Y es de la genial Gloria Fuertes.
  • La tarara: Un poema muy famoso de Federico García Lorca, que los niños de antes cantaban en los patios. ¡Descúbrela!
Poesías de Lorca para niños: La Tarara
Poesías de Lorca para niños: La Tarara

Para incentivar la imaginación de los niños, también puedes usar los cuentos narrados con todos estos podcast… ¡Te encantarán!

¿Te ha gustado el contenido?

Puntuación media 5 / 5. Votos: 3

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Estefania Esteban
Estefania Esteban
Periodista y escritora de literatura infantil.

¡Es tu turno! Deja un comentario y opina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *