Un cuento infantil sobre el vínculo entre hermanos

Este cuento, ‘Los siete cuervos’, es un relato inmortalizado por los Hermanos Grimm, que narra la historia de siete hermanos que desaparecen tras una pequeña pelea. Su hermana hará todo lo posible por encontrarlos. Un precioso cuento sobre el vínculo tan especial que une a los hermanos.

La historia de Los siete cuervos y el vínculo entre hermanos

Los siete cuervos, un cuento de los Hermanos Grimm para niños
Los siete cuervos, un cuento de los hermanos Grimm para niños

Existió hace mucho tiempo un matrimonio con siete hijos varones. Su máximo deseo era tener una hija y al fin sus plegarias dieron su fruto y nació una pequeña que trajo muchísima alegría al hogar.

Sin embargo, la alegría duró bien poco, ya que la niña había nacido muy débil. Tanto, que decidieron bautizarla en casa, por si no conseguía salir adelante.

Los padres encargaron a uno de sus hijos ir a por agua para el bautizo, pero el resto de hermanos quisieron acompañarle. Como todos querían ser el portador de la jarra, empezaron a forcejear y al caer al suelo, la jarra se hizo añicos.

– ¡Oh, no! ¡Mirad lo que hemos conseguido!- de lamentaba uno de los hermanos.

– ¡Como regresemos a casa sin el agua, nuestros padres nos castigarán!- dijo otro.

– Lo mejor es que no volvamos… – propuso otro de los hermanos.

Así que los siete chicos decidieron quedarse junto a la fuente mientras que sus padres comenzaban a impacientarse. La pequeña estaba muy enferma y temían que muriera antes de recibir el bautismo.

El padre, enfadado, pensó que sus hijos estarían jugando en lugar de cumplir con el recado:

– ¡Malditos!- exclamó el padre fuera de sí- ¡Ojalá esos bribones se transformaran todos en cuervos!

Nada más terminar de decir estas palabras, escuchó el aleteo de una bandada de pájaros. Al asomarse a la ventana, vio siete cuervos negros volando sobre la casa.

– ¡Dios mío!- exclamó entonces le hombre, muy arrepentido- ¡La maldición se ha cumplido!

La pequeña se entera de lo que sucedió con sus hermanos

La pareja no volvió a ver a sus hijos, mientras que la pequeña, contra todo pronóstico, comenzó a mejorar de salud y a crecer sin problemas.

El padre a veces miraba con tristeza a la niña, pensando que por ella sus hijos habían desaparecido.

Un día, la niña escuchó hablar a sus padres sobre este asunto:

– Ella no tuvo la culpa- decía la madre.

– Sí la tuvo… por ir a por el agua para su bautizo ellos se convirtieron en cuervos

La niña más adelante preguntó a su padre por esa historia. Había oído hablar de que un día tuvo siete hermanos y ahora se sentía culpable de su ausencia.

– No, tú no tuviste la culpa- intentó decir su padre- Eras un bebé… solo un bebé…

Pero la niña no podía dejar de tener remordimientos. ¿Y si por ella sus hermanos habían sido encantados? Así que tomó la decisión de ir en su búsqueda para romper el maleficio que pesaba sobre ellos.

La pequeña partió de casa de sus padres con un anillo de su padre como recuerdo, una hogaza de pan, una cantimplora con agua y un taburete pequeño para sentarse cuando estuviera cansada.

La decisión de la niña de buscar a los siete cuervos

Comenzó a buscar a sus hermanos por todas partes sin éxito. Pensó que tal vez estarían en el sol, pero era imposible llegar hasta él… ¡estaba demasiado caliente! Así que pensó en ir hacia la luna. ¡Demasiado frío! Tampoco podían estar allí. ¿Y en las estrellas? Preguntó a varias por sus hermanos, pero ninguna parecía saber nada de ellos. Sin embargo, una de las estrellas, la estrella de la mañana, le tendió una pequeña llave de oro.

– Con esta llave- le dijo la estrella a la niña- podrás abrir la puerta de la Montaña mágica de cristal. Allí encontrarás un palacio en donde viven tus hermanos.

La niña envolvió con cuidado la llave en un pañuelo y comenzó a escalar la montaña mágica. Al llegar arriba vio la puerta y buscó el pañuelo con la llave en su bolsillo. Pero al abrir la tela vio que la llave no estaba. ¡La había perdido!

– Oh, ¡no! ¿Y ahora qué puedo hacer?- dijo con amargura la niña mientras lloraba.

Entonces, se quitó el anillo del su padre y lo besó. Al instante, la puerta del palacio se abrió y la pequeña pudo pasar.

Dentro vio a un enano cubierto por una enorme capucha que deambulaba de un lado a otro por una enorme sala.

– ¿Qué buscas?- le preguntó el enano.

– Busco a mis hermanos, los siete cuervos- respondió la niña.

– Mis amos, los siete cuervos, han salido, pero puedes esperar a que regresen– dijo el enano.

El encuentro entre los hermanos

El enano comenzó a preparar la comida para los cuervos y depositó en el suelo siete platitos pequeños y siete copas de vino. La niña, que estaba hambrienta, probó un bocado de cada uno de los platos y sorbió un poco de vino de cada copa. Luego dejó caer el anillo de su padre en la última copa y se escondió.

Al rato regresaron los cuervos, y fueron directos a los platos y las copas. El último cuervo descubrió el anillo en el fondo de su copa. Al mirarlo, recordó a su padre:

– Mirad… ¡el anillo de nuestro padre!- dijo el cuervo a sus hermanos.

– ¡Ojalá estuviera él aquí para liberarnos!- dijo otro de los cuervos.

Entonces, la niña salió de su escondite. Los cuervos la miraron anonadados. La pequeña empezó a dar besos a sus hermanos y uno a uno fueron recobrando su forma original.

Roto el hechizo, todos regresaron a su hogar. Los padres de los niños y de la pequeña no podían estar más felices. Nunca habían imaginado que podrían recuperar y reunir a toda la familia de nuevo.

Qué valores puedes trabajar con el cuento de Los siete cuervos

Con este precioso cuento lleno de fantasía, podrás trabajar todos estos temas:

– El valor del coraje.

– El vínculo entre hermanos.

– Las consecuencias de nuestros comportamientos.

La bondad.

El esfuerzo y la perseverancia.

Reflexiones sobre el cuento de los Hermanos Grimm para niños

Por los hermanos se hace cualquier cosa, ¿verdad? Este cuento es perfecto para hablar con los niños de la importancia de mantener a la familia unida:

Todos nuestros actos tienen consecuencias: los siete hermanos cometieron una imprudencia y fueron duramente castigados. El mensaje de esto es que todos nuestros actos tienen repercusión no solo sobre nosotros, sino también sobre todos los demás. De hecho, la familia entera se quedó destrozada al perder a los siete hijos.

No hay mal que el amor no consiga destruir: el amor de la niña por sus hermanos, aquellos a los que no había podido conocer, fue el encargado de romper el maleficio que pesaba sobre ellos. Pero el camino no fue fácil, desde luego.

El esfuerzo y la perseverancia, esenciales para conseguir un objetivo: la pequeña tuvo que pasar una dura prueba hasta dar con sus hermanos. Y solo consiguió llegar hasta el final gracias a su valentía, constancia y perseverancia. El esfuerzo fue pilar básico como también lo fue su amor. Esto hizo que no se diera por vencida y siguiera adelante en su empeño.

El amor que todo lo perdona: los niños habían cometido un error, sí, pero fueron perdonados y liberados gracias al amor de su hermana y el de sus propios padres, quienes sintieron una alegría inmensa al comprobar que habían regresado a casa.

El vínculo tan especial entre los hermanos: la niña no conocía a sus hermanos y sin embargo ya sentía algo muy especial por ellos. Este vínculo es invisible pero se puede sentir. Un vínculo que se encarga de mantener unidas a las familias.

Otros cuentos de los Hermanos Grimm para niños

Disfruta también con estos otros cuentos de los Hermanos Grimm para los niños:

Las tres hilanderas: la amabilidad siempre obtiene su recompensa. No te pierdas este cuento en donde se habla de generosidad y también de bondad más allá de las apariencias.

Los músicos de Bremen: está claro que la unión hace la fuerza. No te pierdas este genial cuento en donde unos animales se unen para conseguir un sueño… ¿lo lograrán?

El ganso de oro: este cuento nos habla de una virtud que supera a todas las demás. Esta no es otra que la virtud de la bondad, que nace en el corazón.

Author

Estefanía Esteban es periodista y escritora de literatura infantil. Ha publicado el libro 'Cebricornio' con la editorial Babidibú.

TU COMENTARIO