Los hijos del viento y el clan de la paz. Leyenda de Navidad de Anatolia

Esta sorprendente y original leyenda de Navidad, ‘Los hijos del viento y el clan de la paz’, ha sido rescatada por la escritora Fiona Macleod. Es un relato popular muy antiguo, originario de las Tierras Altas de Anatolia (actualmente en Turquía). Cuenta el origen de dos aves: palomas y cuervos, con una historia enmarcada el día de Navidad en el séptimo año de vida de Jesús. No te pierdas este curioso relato.

TIEMPO DE LECTURA: 3 MINUTOS

El origen de cuervos y palomas: Los hijos del viento y el clan de la paz

Los hijos del viento y el clan de la paz. una leyenda de Navidad
Leyenda de Navidad ‘Los hijos del viento y el clan de la paz’

Era un 25 de diciembre, del séptimo año de vida de Jesucristo. Sí, era su cumpleaños. Ya habían pasado siete años desde que naciera en un pequeño y humilde pesebre de Belén. Y ahora, Jesús caminaba por un monte, cerca de la casa de sus padres. El monte estaba cubierto de pequeñas flores blancas que descansaban tranquilas sobre un manto de hierba. Junto a ellas, algunas tímidas violetas.

Sobre el prado de amapolas blancas, se observaba alguna sombra azulada, proyectada por hermosas y pasajeras nubes de algodón. Sobre los pastos dormían corderos y cabras. Todo estaba en calma. Todo estaba en paz.

Era sábado, y Jesús caminaba solo. Cuando llegó a lo alto de la colina, se volvió hacia su casa y vio sentado a su padre, José, con la espalda encorvada en el banco de la entrada, mirando ensoñador hacia el oeste. Allá a lo lejos, en el mar, se podían ver numerosos barcos de marineros faenando.

Su madre, María, estaba junto a él, de pie, vestida de blanco como un lirio de agua. Se protegía los ojos del sol, mientras dirigía su mirada y sus sueños hacia el este. Jesús suspiró:

– Así será siempre- se dijo- Hacia occidente lo material, lo pasajero, y hacia oriente, lo espiritual, lo inmortal. Porque el nacimiento del sol nos anuncia una nueva vida, mientras que el ocaso nos recuerda el final de todo lo terrenal.

Los hijos del viento y el clan de la paz: Los ángeles

El pequeño Jesús escuchó de pronto un ruido. Entonces vio sobre un pequeño manantial un grupo de pájaros grises con el cuello de plumas rojas, rosas y verdes, que armaban un gran alboroto al aletear sobre el agua.

Junto al manantial, el niño vio con claridad la figura de dos hermosos ángeles: uno era bello y blanco como el día y otro hermoso y oscuro como la noche. Ambos, le dijeron:

– ¿Qué mensaje te gustaría dar a todo el mundo?

Jesús se acercó y les dijo:

– He vivido ya siete años, y me gustaría poder llevar un mensaje de Paz a todo el mundo.

– Cuéntale tu secreto a los pájaros- le dijeron los ángeles.

El niño entonces llamó a las aves:

– Pájaros, acercaros.

Dos bandadas de siete pájaros cada una, rodearon al niño. Siete de ellos se colocaron al lado del ángel que parecía la mañana y los otros siete, junto al ángel que parecía la noche.

Quiénes son los hijos del viento y el clan de la paz

Jesús se dirigió primero a los que acompañaban al ángel de la noche:

– Acercaros y mirar en mi corazón. Me gustaría que llevarais este mensaje de Paz a todo el mundo, el mensaje de amor que podéis ver en mi corazón.

– ¿Cómo?- dijeron los pájaros un tanto ofendidos, revoloteando alrededor del niño- ¿Cómo vamos a ver nada en tu corazón si está dentro de ti? ¿Y qué es la Paz?- añadieron burlones los pájaros.

– Está bien, puesto que no sois capaces de ver más allá de lo material, a partir de ahora, seréis hijos del viento, y vuestras plumas, serán negras como la noche.

Después, se volvió hacia los pájaros que aleteaban junto al ángel hermoso como la mañana:

– Acercaros a mirar en mi corazón. Me gustaría que llevarais su mensaje de Paz y amor por todo el mundo.

Los pájaros volaron junto a él, fueron capaces de ver su corazón puro y empezaron a susurrar bellas y desconocidas palabras de amor.

– Vosotros seréis las palomas del Espíritu Santo. A partir de ahora, vuestras plumas serán blancas, y vuestras voces, serás las voces de la paz.

Y así fue cómo nacieron los hijos del viento y el clan de la paz, los cuervos de la noche y las blancas palomas de la mañana.

Qué temas puedes trabajar con la leyenda Los hijos del viento y el clan de la paz

Utiliza esta sorprendente y antigua leyenda sobre el origen de palomas y cuervos (Los hijos del viento y el clan de la paz) para reflexionar sobre:

  • Lo material y lo espiritual.
  • La bondad y el amor que no se ve pero se siente.
  • La obediencia y la desobediencia.

Reflexiones sobre la leyenda ‘Los hijos del viento y el clan de la paz’

Es curioso cómo aquello que no se puede percibir por los sentidos, es lo más valioso y a la vez, aquello que realmente nos aporta paz y felicidad. Esta hermosa leyenda, Los hijos del viento y el clan de la paz, nos recuerda la importancia de aprender a ver más allá de lo material y lo físico: –

  • Los pájaros que no supieron mirar y aquellos que sí lo hicieron: En esta historia navideña de Los hijos del viento y el clan de la paz, tenemos dos aves protagonistas. A ambas se les pidió mirar en el corazón, y unas no consiguieron ver nada, porque solo miraban lo material, mientras que otras, fueron más allá y en lugar de mirar con los ojos, lo hicieron con los sentidos, y lograron percibir el amor y la paz que Jesús tenía en su interior. De la misma forma nosotros podemos intentar ver lo inmaterial si vamos más allá, si no nos quedamos en el mundo físico, si valoramos más aquello que no se ve pero se siente.
  • Nacimiento y muerte en el ocaso y el amanecer: Otra de las metáforas que encontramos en esta leyenda de Los hijos del viento y el clan de la Paz, tiene que ver con aquello que observan los padres de Jesús. Mientras que José mira el trabajo de los hombres en el Oeste, María sueña con algo que no se ve, con la mirada perdida hacia el Este. Es todo un símbolo que representa la muerte en esta vida y el nacimiento espiritual en la siguiente. El sol, que nace por el este, simboliza una nueva vida, mientras que al desaparecer por el oeste, nos recuerda que todo lo material desaparecerá con el tiempo.

«La Navidad nos recuerda que Jesús nació para dejarnos un importante mensaje de paz y amor»

(Reflexiones sobre la leyenda ‘Los hijos del viento y el clan de la paz’)

Una última reflexión sobre la leyenda Los hijos del viento y el clan de la paz

  • ¿Por qué en Navidad?: Tal vez te estés preguntando… ¿por qué esta leyenda sitúa el origen de las palomas y su simbolismo con la paz un 25 de diciembre, cumpleaños de Jesús? La Navidad recuerda el nacimiento de Jesús, y es una época de Paz y amor, de valores como los de la caridad, la generosidad.. valores que se afanó en propagar en vida Jesús. De ahí que justo un día tan significativo y simbólico, sea también el día del origen de un ave que se encarga de transmitir y recordarnos el principal mensaje de Jesús sobre la Tierra.

Más sorprendentes leyendas de Navidad

¿Te gustó esta leyenda de Los hijos del viento y el clan de la paz? Disfruta también de estas otras sorprendentes historias:

  • Leyenda de la salvia: Esta curiosa leyenda nos cuenta el origen de una planta medicinal muy valorada. Hablamos de la salvia. ¿Sabes qué tiene que ver con la Navidad?
  • Los calcetines de Santa Claus: Pues sí, hasta la tradición de colocar un enorme calcetín para que Santa Claus deje ahí los regalos de Navidad, tiene un origen… y una explicación. ¿Quieres saber cuál es?
Los calcetines de Santa Claus, una leyenda de Navidad para niños
Los calcetines de Santa Claus
  • Leyenda del petirrojo: Este precioso pájaro tan ligado a la Navidad, también cuenta con una hermosa historia que sucede justo tras el nacimiento del niño Jesús. Te lo contamos.

Y si buscas leyendas de Navidad narradas, encontrarás alguna aquí:

¿Te ha gustado el contenido?

Puntuación media 5 / 5. Votos: 2

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Estefania Esteban
Estefania Esteban
Periodista y escritora de literatura infantil.

¡Es tu turno! Deja un comentario y opina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *