Los gnomos y la mina de oro. Cuento popular sueco

Este incre√≠ble relato, ‘Los gnomos y la mina de oro’, cuenta una historia m√°gica y sorprendente relacionada con la historia de Suecia. Se trata de un cuento de hadas popular muy antiguo en donde por supuesto, no falta la princesa encantada. ¬ŅTe lo vas a perder?

El increíble cuento de Los gnomos y la mina de oro

Los gnomos y la mina de oro, un cuento de hadas para ni√Īos
El cuento de Los gnomos y la mina de oro

Cuentan que hace mucho tiempo, llegaron a Suecia unas hordas de b√°rbaros con deseos de conquistar estas tierras. Eran guerreros muy feroces, que dejaban a su paso aldeas destrozadas y saqueadas.

El rey de Suecia, al enterarse de que los b√°rbaros estaban cerca, temeroso de perder a su hermosa hija Edelina, orden√≥ excavar en la monta√Īa una cueva para esconderla. El rey se asegur√≥ de que la princesa tuviera v√≠veres y antorchas para iluminar la oscuridad de la cueva durante mucho tiempo.

Nadie sab√≠a d√≥nde estaba escondida la hija del rey, salvo su prometido, el conde Svent, quien acudi√≥ a verla un buen d√≠a por √ļltima vez para despedirse de ella:

РTe prometo que volveré a por ti en cuanto venzamos esta batalla. El conde cerró la puerta desde fuera y se guardó la llave.

Y Edelina se quedó allí sola, rodeada de víveres y antorchas.

Sin embargo, las cosas no salieron como los suecos esperaban: los b√°rbaros ganaron la batalla, mataron al rey y dejaron muy malherido al conde, que fue conducido por dos siervos hasta una ciudad de Noruega, en donde tard√≥ mucho tiempo en recuperarse de las heridas. Y Edelina, sola como estaba en su escondite, comenz√≥ a excavar un t√ļnel desde su cueva con sus propias manos, al darse cuenta de que le quedaban pocos v√≠veres y antorchas y nadie acud√≠a en su rescate.

Los gnomos y la mina de oro

Pero la princesa, desorientada como estaba, cav√≥ el t√ļnel en la direcci√≥n contraria a la salida, y en lugar de ver la luz del d√≠a, desemboc√≥ en un estrecho pasadizo que la condujo hasta una enorme explanada con un r√≠o subterr√°neo. Al cruzarlo, vio un gran agujero excavado en la pared y no dud√≥ en seguir el camino. Entonces se encontr√≥ con un mont√≥n de peque√Īos gnomos que trabajaban frente a un enorme horno encendido. ¬°Estaban fundiendo oro!

Los gnomos se dieron cuenta de su presencia y muchos quisieron acabar con ella:

– ¬°Matemos a la intrusa! ¬°Ha descubierto nuestra mina de oro!- gritaban muchos de los gnomos.

– No, yo no dir√© nada… soy la princesa de este lugar. Me llamo Edelina…- Intent√≥ defenderse la princesa.

– ¬°Esperad!- dijo entonces el m√°s anciano de ellos- ¬°Puede ser de gran utilidad! Recordad que ayer perdimos a nuestra rana del tiempo, y necesitamos otra para que nos avise de la llegada de lluvias. Si no estamos preparados, nuestra mina puede inundarse, y ser√≠a un desastre…

Los gnomos asintieron y el más anciano sacó una varita mágica que tenía guardada en el bolsillo y transformó con un suave toque a Edelina en rana. Entonces la guardó en un frasco con agua hasta la mitad. Tenía el frasco una escalera.

– Ahora, princesa, ser√°s nuestra rana del tiempo. Deber√°s subir a lo m√°s alto de la escalera cuando vaya a hacer sol y bajar al agua si crees que llegan tormentas…

Desde ese momento, Edelina se convirtió en una estupenda rana del tiempo. Los gnomos estaban encantados con su trabajo. Anunciaba lluvia o sol y no solía fallar.

Los gnomos y la mina de oro: la gran tormenta

Pero sucedi√≥ que Edelina, sin saber por qu√©, sinti√≥ la necesidad de permanecer bajo el agua durante mucho tiempo. Un d√≠a, y otro… y al tercer d√≠a, los gnomos, preocupados, pensaron que Edelina estaba deprimida por su apariencia de rana.

– La princesa est√° triste… Est√° claro. Por eso no sale nunca a la superficie…

Y los gnomos siguieron trabajando en su mina como si nada… hasta que de pronto, llegaron unas nubes muy, muy oscuras y descargaron en tan poco tiempo tanta agua, que la mina comenz√≥ a inundarse, y los gomos tuvieron que salir de all√≠ corriendo, siguiendo del t√ļnel que Edelina hab√≠a abierto hasta all√≠.

Con el frasco con la princesa convertida en rana en la mano, el gnomo m√°s anciano iba indicando al resto por d√≥nde ten√≠an que ir. Al llegar a la puerta cerrada, encontraron un peque√Īo hueco entre las rocas, por donde pudieron salir.

Llov√≠a y llov√≠a y lo que no sab√≠an los gnomos es que se acababa de librar una terrible batalla en ese lugar. El conde Svent hab√≠a regresado con muchos m√°s hombres que consigui√≥ reclutar en Noruega, y hab√≠a conseguido vencer a los b√°rbaros. Ahora ascend√≠a la monta√Īa, con una llave en la mano, desesperado por salvar a su princesa Edelina.

El desenlace de Los gnomos y la mina de oro

En ese momento se cruz√≥ con los gnomos que bajaban la monta√Īa:

Р¡Gnomos!- gritó el conde.

Y los gnomos, asustados, salieron corriendo a toda velocidad. Y del susto, soltaron todo lo que tenían en las manos, incluido el frasco con su rana del tiempo.

La rana, por supuesto, en seguida reconoci√≥ a Svent, y de un salto, se plant√≥ en su hombro. El conde sostuvo a la rana entre sus manos. ¬ŅC√≥mo era posible que aquel animal le mirara de esa forma, como con dulzura? Y con ella en la mano, fue en busca de su princesa.

Abrió la puerta, pero no encontró más que una cueva vacía y llena de agua. Entonces miró de nuevo a la rana, y sin saber por qué, le dio un beso. Y la rana se convirtió de nuevo en princesa.

Р¡Edelina!- gritó eufórico el conde, mientras la abrazaba.

La joven le ense√Ī√≥ a Svent la mina de oro, y con toda esa riqueza, pudieron reconstruir todo el reino da√Īado por la guerra con los b√°rbaros, y ofrecer al pueblo, dinero para que pudieran comenzar de nuevo.

Edelina y Svent se casaron y se convirtieron en los nuevos reyes de Suecia.

Qué temas puedes trabajar con Los gnomos y la mina de oro

Utiliza este cuento sueco lleno de aventuras, ‘Los gnomos y la mina de oro’, para reflexionar acerca de:

  • La resoluci√≥n de problemas.
  • El instinto de supervivencia.
  • Las promesas y la fidelidad.
  • La justicia.
  • El amor verdadero.
  • Las recompensas a la paciencia.

Reflexiones sobre el cuento sueco ‘Los gnomos y la mina de oro’

Si hay algo claro en esta historia es que las promesas se cumplen. Y aunque todo parezca complicarse, al final, el tiempo pone a cada cual en su lugar. Es una de las conclusiones que sacamos de este cuento, ‘Los gnomos y la mina de oro’, pero hay m√°s:

  • La decisi√≥n del rey: En esta historia, ‘Los gnomos y la mina de oro’, el rey de Suecia tom√≥ una decisi√≥n ante la proximidad del enemigo, y era la de poner a salvo a su hija. Ten√≠an un problema y necesitaba una r√°pida soluci√≥n. Escondi√©ndola, pens√≥ que podr√≠a salvarla de los b√°rbaros. Sin embargo, no tuvo en cuenta las posibles complicaciones. √Čl pensaba vencer al pueblo b√°rbaro y rescatar despu√©s a su hija. Pero, ¬Ņy si no suced√≠a tal y como esperaba? Al contemplar una soluci√≥n ante un problema, siempre debemos tener en cuenta todas las posibilidades, no solo una. Sin saberlo, el rey estuvo a punto de condenar a su hija a la muerte. Menos mal que ella tambi√©n supo buscar una soluci√≥n…
  • Adaptarse a la situaci√≥n: Dicen los expertos que el mundo es de aquellos capaces de adaptarse a los cambios. Y es lo que hizo Edelina en ‘Los gnomos y la mina de oro’. Al ver que apenas le quedaban v√≠veres, se busc√≥ ella misma una salida, y al llegar a la mina de los gnomos, se adapt√≥ a su nueva situaci√≥n de ‘rana del tiempo’. Era consciente que saltando e intentando escaparse, solo se buscar√≠a la ruina, as√≠ que esper√≥, con paciencia a que llegara el momento m√°s propicio para buscar una nueva salida a esa situaci√≥n.

¬ęSaber adaptarse a una situaci√≥n y esperar con paciencia la mejor oportunidad, son dos grandes virtudes que auguran √©xito¬Ľ

Reflexiones sobre el cuento ‘Los gnomos y la mina de oro’

M√°s reflexiones sobre el cuento Los gnomos y la mina de oro

  • Las promesas, se cumplen: El conde Svent nos recuerda en ‘Los gnomos y la mina de oro’ que las promesas deben cumplirse. Prometi√≥ a la princesa sacarla de all√≠ en cuanto ganara la batalla y es lo primero que hizo, solo que no cuando √©l hubiera querido. Las circunstancias le obligaron a retrasar ese momento… Afortunadamente, la princesa segu√≠a all√≠, aunque no con la apariencia con la que √©l la conoc√≠a.
  • El amor m√°s all√° de las apariencias: Si Svent solo hubiera visto en la rana a un anfibio verde de piel h√ļmeda, nunca hubiera roto el encantamiento que manten√≠a embrujada a la princesa. Pero su amor le llev√≥ a sentir algo especial por ese animal, y a intuir que tras ese aspecto se encontraba alguien diferente. Su coraz√≥n no le enga√Ī√≥ y gracias a ese beso, pudo recuperar Edelina en ‘Los gnomos y la mina de oro’ su forma verdadera. Adem√°s, gracias a la paciencia de la princesa como ‘rana del tiempo’, pudo mostrar a Svent el camino hacia esa mina de oro, gracias a la que consiguieron despu√©s recuperar su reino.

Otros cuentos de hadas asombrosos

¬ŅTe gust√≥ el cuento de ‘Los gnomos y la mina de oro? Pues no te pierdas tampoco estos otros originales cuentos de hadas:

  • Al este del sol y al oeste de la luna: Este cuento noruego narra las pericias de una joven dispuesta a recuperar el gran amor de su vida. Pero para ello, deber√° superar un buen n√ļmero de obst√°culos.
  • La bola de cristal: Este cuento de los hermanos Grimm nos cuenta una sorprendente aventura en la que un joven deber√° conseguir una extra√Īa bola de cristal para desencantar un castillo y con √©l, devolver la apariencia original a una bella princesa.
La bola de cristal, un cuento de los hermanos Grimm
El cuento ‘La bola de cristal’
  • El caballero verde: En esta ocasi√≥n tenemos un cuento dan√©s muy original, con algunas similitudes con el de la Bella durmiente, pero muchas diferencias que te sorprender√°n.

Y si buscas cuentos tan fascinantes como este de ‘Los gnomos y la mina de oro’ narrados, encontrar√°s muchos aqu√≠:

¬ŅTe ha gustado el contenido?

Puntuación media 4.7 / 5. Votos: 3

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Estefania Esteban
Estefania Esteban
Periodista y escritora de literatura infantil.

¬°Es tu turno! Deja un comentario y opina

Una respuesta

  1. Todo los que nos sucede siempre ser√° para bien,porque nos ayudar√° a reflexionar y hacer que las cosas cambien para bien

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *