Este cuento para niños, ‘Las colas de cerdo’, es un cuento popular mexicano que nos habla de picaresca e ingenio, aunque las reflexiones nos lleven a pensar en la necesidad de aprender a defendernos de estas ‘mentiras’ de los más pícaros. No dejes de leer este divertido cuento infantil y las reflexiones finales sobre los mensajes que transmite.

El divertido cuento corto para niños de Las colas de cerdo

Las colas de cerdo, un cuento popular para niños
‘Las colas de cerdo’, un cuento infantil sobre la picaresca

Paseaba Pedro el pastor con una piara de cerdos por el campo. Los cerdos no eran suyos, pero el dueño de los animales le pagaba por sacarlos de paseo. En esto que unos hombres que paseaban por allí lo vieron y al observar a los cerdos, le propusieron lo siguiente:

– ¿Cuánto nos costarían estos cerdos? El pastor se quedó pensativo. Sabía que no eran suyos, pero bien es cierto que podía sacar una buena ‘tajada’…

– Los venderé por cien monedas… pero antes de entregarlos, debo cortarles el rabo.

Los hombres se miraron extrañados, pero asintieron y accedieron a su extraña condición. Pagaron las cien monedas, Pedro les cortó el rabo a los cerdos, y los hombres se fueron contentos con su piara. Al regresar a la granja, Pedro dijo a su amo:

– ¡No sabes lo que ha pasado! ¡Los cerdos se cayeron a una ciénaga de barro! Intenté sacarlos de allí pero no pude…

El hombre acudió guiado por Pedro hasta el barrizal. El pastor había colocado con esmero los rabos de los cerdos medio hundidos en el barro.

– ¡Qué desastre!- dijo el granjero- ¡Intentaré sacarlos de ahí!

Y tiró de uno de los rabos con tanta fuerza, que se cayó para atrás ‘de culo’ y se quedó con el rabo en la mano. Asustado, decidió no intentarlo con ninguno más, y regresó apenado a la granja. Pedro, por su parte, se retiró feliz, con cien monedas en el bolsillo.

Qué temas puedes trabajar con este cuento infantil

Utiliza este cuento popular para hablar con los niños de:

Las mentiras.

– La astucia y la picaresca.

Reflexiones sobre el cuento corto ‘Las colas del cerdo’

Desde luego… Pedro no obró bien, aunque sea inteligente y pícaro. Acabó mintiendo a su ‘jefe’ para llevarse un dinero por unos animales que no le pertenecían. ¿Crees que hizo bien? Y es que a veces, la inteligencia, mal utilizada, puede perjudicar y mucho a otros:

No uses la inteligencia pensando solo en tu beneficio: Pedro tenía que haber pensado en las consecuencias de sus actos, y en que su picaresca podía hacer daño a su amo, pero no lo hizo. Pensó solo en su beneficio sin importarle el daño que hacía a la persona que había confiado en él. Y sí, se salió con la suya. Y esto es porque a veces las personas con mucha picaresca son capaces de engañar y mentir (y salirse con la suya), y por eso debemos estar prevenidos ante esto, y tomar todas las precauciones posibles.

Cómo podía haber evitado el dueño del cerdo esto: seguro que piensas que es muy difícil protegerse de este tipo de personas tan ‘pícaras’. Pero tal vez el dueño de los cerdos podría haber indagado más sobre la persona que contrataba, buscar referencias, o incluso contratarle ‘con una cláusula’ para prevenir esto. Lo que está claro es que le supieron engañar muy bien. ¿Cómo se creyó que podía arrancar sin más la cola del cerdo que estaba en el barro? La ingenuidad a veces nos hace creer cosas increíbles, ¿no crees?

Otros cuentos infantiles sobre la picaresca

Debemos estar prevenidos ante los ‘artistas de la mentira’, que son los más pícaros e ingeniosos. Aquí tienes otros cuentos infantiles sobre este tema:

Cuentos para niños con moraleja: El engaño de la milpa
El engaño de la milpa

Cuento para niños sobre la picaresca: Pedro y el árbol del dinero
Pedro y el árbol del dinero
Los monos y las castañas, una fábula china sobre la persuasión
Los monos y las castañas

– El arte de la mentira, El engaño de la milpa: no hagas tratos sobre algo que está por venir, porque puede pasar de todo… y quedarte sin nada. Fantástico cuento para leer con los niños.

Pedro y el árbol del dinero: ¿puede alguien llegar a creer que un árbol da dinero? La codicia nos hace ver cosas así… ¡sorprendente!

Los monos y las castañas: para hacer creer a alguien lo que queremos que crea, nada como el buen uso de las palabras para confundir y engañar… ¡cuidado!