Una fábula corta sobre los cambios que nos hacen perder cosas

Aquí tienes una fábula corta china para reflexionar acerca de los cambios y de las búsquedas infructuosas: ‘La marca de la barca’. Se trata de un relato muy breve atribuida a los discursos de Lü Buwei (aunque parte de sus pensamientos fueron recogidos por sus discípulos). Nos ayuda apensar acerca de la resolución de problemas y de la pérdida de cosas por culpa de nuestros movimientos erróneos y una falta de previsión.

Una fábula china muy corta para pensar: La marca de la barca

Una fábula china para pensar: La marca de la barca
‘La marca de la barca’, una fábula china sobre la resolución de problemas

Cuentan que un hombre del reino de Chu cruzaba en su barca un río cuando se le cayó la espada. Según se hundía, decidió hacer una marca en el lado de la barca por donde había visto caer la espada.

– Así sabré dónde cayó y podré recuperarla- se dijo.

Entonces remó hasta la orilla y se dispuso a bucear para buscar su espada, pero siguió la marca que había hecho en la barca, y como se había movido, no consiguió encontrarla.

Moraleja: «Si quieres recuperar algo, no dejes pasar el tiempo. No te alejes. Si los haces, puede que ya no encuentres lo que buscas».

Qué temas puedes trabajar con la fábula ‘La marca de la barca’

Utiliza esta fábula tan antigua (data del siglo II) para reflexionar acerca de:

La resolución de problemas.

– El error de cálculos.

La impulsividad.

Los cambios que nos afectan en la vida.

Reflexiones sobre esta fábula corta china

Está claro que ante un problema, deberíamos pensar muy bien antes de dar un paso en falso. De hecho, un error puede provocar la pérdida definitiva de lo que buscábamos:

No des un paso en falso: esta metáfora de la pérdida de la espada se puede contemplar de muchas formas diferentes. Una de ellas es acerca de la impulsividad que nos lleva muchas veces a cometer errores irreparables. El hombre que perdió su espada, no pensó lo suficiente, se dejó llevar por un primer impulso que le dijo: – ‘Haz una marca en la barca y listo’. Pero si hubiera pensado con detenimiento, se hubiera dado cuenta de que la barca iba a ponerse en movimiento, y que esa maca no le iba a servir de nada.

Tal vez, un poco de forma exagerada para que nos demos cuenta, nos viene a decir: piensa muy bien antes de tomar una decisión, porque si ésta es equivocada puede que ya no tenga solución. Ante un problema, debemos pararnos y pensar, no seguir en movimiento y decir: ‘ya lo solucionaré’.

Más reflexiones sobre esta fábula china para adolescentes y adultos

No te muevas: tendemos a buscar salida ante un problema y lo hacemos moviéndonos, cambiando de lugar. Pero si cambiamos, el problema se aleja y en lugar de acercarnos a la solución, la perdemos definitivamente. El movimiento de la barca puede equipararse al tiempo. Alejarnos, dejar pasar el tiempo, puede que haga mucho más difícil la solución de ese problema. Cuanto antes intentes solucionarlo, mejor. Olvida eso de ‘el tiempo lo arregla todo’. Hay cosas que jamás arreglará el tiempo.

No busques en el lugar equivocado: cuando perdemos algo, debemos buscar en el lugar donde lo perdimos. ¿Por qué intentamos hacerlo en el lugar equivocado? Porque muchas veces nos dejamos guiar por una señal falsa, como la marca de la barca, una muesca que es errónea porque nosotros cambiamos, nos movimos, dejamos pasar el tiempo. Cuando perdamos algo, debemos buscarlo en el lugar y en el momento en el que lo perdimos. De lo contrario, será muy difícil recuperarlo.

Los cambios nos llevan a perder cosas: otra de las posibles reflexiones que podemos hacer es acerca de los cambios. El hombre de la barca se movió, cambió de lugar. Este cambio es precisamente el que provocó que perdiera para siempre la espada. Y en cierta manera, es así. Los cambios nos aportan algo nuevo pero también tenemos que estar dispuestos a perder parte de lo que teníamos. Ninguna persona permanece impasible ante los cambios.

Otras fantásticas fábulas chinas para adolescentes y adultos

Aquí encontrarás otras fábulas chinas que como esta que acabas de leer, nos invitan a reflexionar sobre aspectos importantes de la vida. Son historias muy cortas que esconden un profundo mensaje:

Tirar de los brotes: la impaciencia nos lleva a cometer muchos errores. Queremos resultados inmediatos y al final lo estropeamos todo.

La sospecha: los prejuicios nos llevan a pensar cosas equivocadas de otras personas. Incluso, podemos llegar a acusarlas de algo que no hicieron. ¡Y sin pruebas!

El pájaro víctima de la bondad: sí, puede que intentemos hacer el bien a otro, pero ¿te has parado a pensar si realmente tu decisión le hace bien? Hablemos de empatía, y de cómo es necesaria para poder actuar de forma bondadosa.