Cuento popular para niños sobre la autonomía y el amor propio

El cuento de ‘Garbancito’ es un tierno cuento popular español para niños que tiene como protagonista a un niño muy, pero que muy pequeño, pero muy listo. La confianza en sus posibilidades le hacen autónomo, imaginativo y muy inteligente. Y sobre todo, con grandes capacidades para resolver problemas. No te pierdas este maravilloso cuento infantil.

El cuento infantil de Garbancito para los niños

Cuento infantil de Garbancito
‘Garbancito’, un precioso cuento para niños

Había una vez un niño tan pequeño, tan pequeño, que todos le llamaban ‘Garbancito’. Era un niño muy pequeño pero muy listo y espabilado, y se había ganado la confianza de sus padres.

A Garbancito le encantaba ayudar a todos, pero siempre que salía, cantaba una cancioncilla para asegurarse de que nadie le pisara. La canción decía así: ‘Pachín, pachín, pachín, mucho cuidado con lo que hacéis, pachín, pachín, pachín, a Garbancito no piséis’.

La canción de Garbancito de Pachín, pachín, pachín 🔼

Un día, el padre de Garbancito dijo:

– Creo que voy a ir al campo a recoger las coles. Ya deben de estar en su punto, y podremos venderlas muy bien en el mercado.

A su mujer le pareció bien. Y al oírlo, Garbancito saltó a lo alto de la mesa y dijo:

– ¡Papá, mamá! ¡Dejadme ir al campo a ayudar con la coles!

Estaba tan ilusionado, que ambos asistieron.

– Pero debes de tener mucho cuidado– le advirtió su madre.

– Sí, no te preocupes, que lo tendré.

El campo de coles y el buey

El padre preparó el caballo y le dijo a Garbancito:

– ¿Quieres ir sobre la palma de mi mano?

– Oh, no, papá, deja que vaya junto a la oreja del caballo, y así le iré diciendo por dónde tiene que ir.

Y así es cómo Garbancito partió junto con su padre hacia el campo de coles. El pequeño iba diciéndole al caballo:

– A la derecha, a la derecha… ahora recto… ¡a la izquierda!

Al fin llegaron al campo, y Garbancito comenzó a corretear por el campo. Le encantaba columpiarse en las hojas y jugar con los pequeños insectos que encontraba.

– Ten cuidado, no te alejes demasiado- le dijo su padre.

– Sí, papá, lo tendré- respondió él.

Pero pasó que Garbancito intentó saltar sobre una gota de rocío que brillaba mucho, y calculó mal. El niño terminó cayendo sobre una col. Las hojas eran tan grandes, que nadie le podía ver. Y con tan mala suerte, que un buey que pastaba por allí, abrió la boca todo lo que pudo y ¡zas!, se tragó la col entera, con Garbancito dentro.

Al atardecer, el padre de Garbancito le llamó:

– ¡Garbancitooo! ¿Dónde estás? Pero el pequeño no aparecía por ningún lado.

La búsqueda de Garbancito

El pobre le estuvo buscando desesperado por todo el campo, pero no lo encontró. Regresó a casa y le dijo a su mujer lo que había pasado. Entonces, regresaron al campo y entre los dos, volvieron a buscar.

El pequeño, al escuchar la voz de sus padres llamándolo, gritó lo más fuerte que pudo:

– ¡Estoy aquí! Estoy en la panza del buey que se mueve, donde ni nieva ni llueve.

Entonces, su madre escuchó muy débil y lejana su voz.

– ¡Espera! ¡Oigo algo! Viene de dentro de este buey- dijo la mujer señalando al animal.

Le tocó el vientre y notó un bultito del tamaño de una canica.

– ¡Aquí está Garbancito!

Se le ocurrió una idea para sacarlo de ahí sin dañar al buey. Buscó unas ramitas de hierba y consiguió que el buey estornudara.

– ¡Atchiiiiis!

Y con su estornudo, salió volando Garbancito y aterrizó en los brazos de su padre, que lo llenó de besos. Estaban tan contentos todos, que a la vuelta, Garbancito se encaramó en lo alto del caballo y comenzó a cantar:

– ‘Pachín, pachín, pachín, mucho cuidado con lo que hacéis, pachín, pachín, pachín, a Garbancito no piséis’.

La canción de Pachín, pachín, pachín de Garbancito 🔼

Qué temas puedes trabajar con el cuento de Garbancito

Utiliza este maravilloso cuento popular para hablar con los niños de:

– Autonomía.

– Resolución de problemas.

Confianza en uno mismo.

Reflexiones sobre este cuento corto para los niños

No importa lo pequeño que seas. Lo importante es aprender a usar la inteligencia y confiar siempre en uno mismo. El pensamiento positivo será un gran aliado toda la vida:

Piensa que puedes salir del problema: si te fijas bien, el protagonista de nuestra historia, a pesar de su tamaño, no tenía miedo ante nada ni pensaba siquiera ‘no puedo hacerlo’. Es se veía capaz de conseguir cualquier cosa, porque tenía una buena autoestima y confiaba en sus posibilidades. Esto es esencial para moverse con determinación y encontrar soluciones ante los problemas. Si crees que puedes hacerlo, lo harás.

La actitud positiva ante la vida: otra de las grandes cualidades de Garbancito, además de su autoestima y de su autonomía, es que siempre utilizaba el pensamiento positivo. ¿Problemas? No pasa nada… ¡se solucionarán! Con esa actitud, es mucho más fácil enfrentarse a los problemas y sobre todo, superarlos. Si adoptamos en cambio una actitud derrotista ante las dificultades, no podremos superarlas.

Sé prudente, pero no tengas el miedo que paraliza: puedes tener miedo, siempre y cuando sea ese miedo que nos alerta de un peligro y nos ayuda a ser prudentes. Por eso tenemos miedo a lo desconocido. Es como un escudo que nos protege. Pero existe otro miedo que se convierte en pánico y que nos paraliza. Ese miedo impide avanzar y conseguir lo que deseas y por eso debes controlarlo y mantenerlo ‘a raya’.

Otros preciosos cuentos infantiles

Disfruta también de estos otros cuentos para niños. ¡Te encantarán!:

Un cuento sobre la ilusión y la consecución de los sueños: El niño que pudo hacerlo
El niño que pudo hacerlo
La manazana que quería ser estrella, un cuento sobre la autoestima
La manzana que quería ser estrella
Las nubes de Violeta, un cuento infantil para mejorar la autoestima
Las nubes de Violeta

– Si piensas que puedes hacerlo, lo harás, ‘El niño que pudo hacerlo’: este es un precioso cuento corto que te ayudará a darte cuenta de nuestras capacidades. A veces no conseguimos hacer algo porque un día alguien nos dijo que no podíamos hacerlo. Si no haces caso a lo que digan otros, lo harás.

– La necesidad de quererse a uno mismo, La manzana que quería ser estrella: soñaba la manzana con ser otra cosa que no podía ser, sin darse cuenta de que aquello que tanto ansiaba estaba dentro de sí misma. Precioso cuento que puedes enseñar de forma didáctica a los niños.

– El cuento de Las nubes de Violeta: este pequeño hada de las nubes no podía desarrollar su creatividad sin que se burlaran de ella. Sin embargo, pronto se dará cuenta de que el problema no está en ella, sino en los demás.