Una fábula corta sobre la humildad, la experiencia y las emociones

Este breve relato, ‘El increíble grito’, es una fábula budista que nos habla de humildad frente a la soberbia y la vanidad y del poder de las emociones. A veces solo pensamos en nuestras capacidades ‘físicas’, lo que somos capaces de hacer con el cuerpo, sin pararnos a pensar en la importancia de la experiencia atesorada y en las repercusiones que tienen nuestras emociones sobre los demás. Después de leer esta metáfora y sus explicaciones finales, lo entenderás todo.

Una fábula budista para reflexionar: El increíble grito

Una fábula budista sobre el aprendizaje y la humildad: El increíble grito
‘El increíble grito’, una fábula budista para reflexionar

Cuentan que hace mucho tiempo existió un Maestro en artes marciales cuya reputación creció tanto que era el más admirado en varios reinos. Nunca le faltaban discípulos y su fama hizo que algunos otros maestros se sintieran algo molestos. En particular uno, que vivía en su mismo reino, y que pensaba que era el mejor en las artes marciales.

Tal es así, que un día decidió retar al gran Maestro para demostrar que no era mejor que él. Cuando llegó a su casa, se sorprendió al ver a un hombre anciano que le abrió la puerta.

– Venía a ver al Maestro, buen hombre. Quiero batirme con él para demostrarle que soy mejor en las artes marciales.

El hombre le miró sereno y dijo:

– Perdone usted que le diga que esa es una idea suicida por su parte. Nadie puede vencer al Maestro, por muy bueno que se crea.

– ¿Pone usted en duda mis capacidades?

Y diciendo esto, tomó una tabla de madera que vio cerca y de un golpe seco la partió en dos con la rodilla.

– Sigo pensando que no podría vencerle nunca… – dijo el anciano- ¿Acaso serías capaz de partir en dos un tallo de bambú con la mano desnuda?

– Supongo que sí, claro…

El anciano desapareció un momento y regresó con un bambú en la mano. Y el joven maestro, por más que intentó partirlo en dos con la mano, no pudo. Ya, dolorido, dijo:

– ¡Es imposible! ¿Nadie puede romper un bambú de este grosor con la mano!

– El Maestro es capaz de hacerlo…

Y el joven, contrariado, dijo:

– Está bien, regresaré en un tiempo y demostraré que yo también soy capaz de hacerlo.

El increíble grito del gran Maestro

Así que el joven maestro se retiró y estuvo dos años enteros practicando para conseguir romper el babú con un golpe de la mano desnuda. Le costó mucho esfuerzo, pero al final, sus músculos se endurecieron y lo logró, y entonces regresó triunfante a la casa del gran Maestro.

– Usted otra vez- dijo el anciano al abrir la puerta.

– Sí, diga usted al Maestro que puedo demostrar que soy mejor que él. Puede romper el bambú con la mano- dijo él.

El anciano trajo un bambú y el joven, después de concentrarse durante un rato y pegando un terrible grito, dio un golpe seco al bambú con la mano y lo partió en dos. Entonces, sonrió complacido.

Pero el anciano, algo molesto, le dijo:

– Perdone usted, pero se me olvidó recalcar que el gran Maestro es capaz de romper el bambú con la mano pero sin tocarlo.

– ¡Me está usted tomando el pelo! ¡Eso es imposible! Empiezo a dudar también de la existencia del gran Maestro, que tampoco ha sido capaz de dar la cara…

Entonces, el anciano tomó un bambú y lo ató a una cuerda que pendía del techo. Cerró los ojos, se concentró y, dando un increíble grito que surgió desde lo más profundo de su ser, dio un golpe con la mano dejándola a cinco centímetros del bambú, el cual, se partió en dos sin que el hombre lo llegara a tocar.

El joven maestro se quedó totalmente sorprendido, y lleno de vergüenza, pidió perdón al anciano y le pidió que le aceptara como discípulo.

Moraleja: “nunca sabrás el potencial que tienes si no eres capaz de librarte de la soberbia”

Qué valores puedes trabajar con la fábula budista ‘El increíble grito’

Utiliza esta fábula corta para reflexionar acerca de estos temas:

– La vanidad y la soberbia.

– El valor de la humildad.

– La experiencia.

– El poder de las emociones.

– El gran poder que todos tenemos dentro.

Reflexiones sobre esta fábula budista

Ni imaginas el poder que tienes dentro. Solo necesitas descubrirlo, perseverar y esforzarte. Es sin duda una de las conclusiones que podemos sacar de esta increíble fábula:

Desconocemos nuestro potencial: el joven maestro creía saberlo todo, y además de ser vanidoso y soberbio, era un gran ignorante. Gracias a la lección que le dio el gran Maestro, se dio cuenta de que en el fondo, solo conocía un tanto por cierto muy pequeño de su gran potencial. Y eso nos sucede a la gran mayoría, que desconocemos nuestras capacidades y nuestro potencial, pensando que ya lo sabemos todo, que ya hemos conseguido el máximo de nuestras capacidades, cuando en realidad siempre podemos llegar más allá.

La cura de la soberbia: el valor de la humildad es necesario para crecer. ¿Sabes por qué? La vanidad y la soberbia transforman nuestra realidad, la deforman, y nos hacen creer que ya lo sabemos todo, que ya hemos llegado a la perfección. Pero ya hemos dicho que es una realidad deformada, y lo que vemos no es real. La humildad nos hace valorar quiénes somos sin dejar de pensar en que podemos mejorar. Es un ‘motor’ para seguir creciendo, para seguir esforzándonos para avanzar más y más. En esta historia, la humildad fue el ‘antídoto’ que abrió los ojos al vanidoso joven maestro. Gracias a la lección que le dio el anciano, se dio cuenta de su error.

Las emociones pueden más que la fuerza bruta: llama la atención que justamente la enseñanza del gran Maestro no consistió en demostrar que era capaz de romper con la mano algo más complejo, sino en demostrar que podía romperlo sin necesidad de utilizar la fuerza física, sino la de las emociones. Bastó un increíble grito para romper el bambú. Reunió toda su fuerza interior y la lanzó en forma de grito, Bastó para demostrar al joven maestro que lo que aún le faltaba por pulir no era su cuerpo, sino su interior y la capacidad para dominar las emociones.

Otras fantásticas fábulas budistas para reflexionar

Si te gustan este tipo de fábulas con mensajes profundos que nos animan a reflexionar sobre temas esenciales, prueba a descubrir también estas otras fábulas budistas:

Fábula sobre la ansiedad y los nervios: El elefante que perdió su anillo de boda
El elefante que perdió su anillo de boda
El regalo, una fábula budista sobre la ira
El regalo
La anciana que buscaba una aguja, una fábula budista sobre la felicidad
La anciana que buscaba su aguja

– La ansiedad que no nos deja ver con El elefante que perdió su anillo de boda: cuando estamos nerviosos y el estrés nos ahoga, no somos capaces de buscar una solución a nuestro problema. Pero esta fábula nos explica qué debemos hacer cuando sintamos una gran ansiedad.

– Tú eliges si aceptas la ofensa, con El regalo: las ofensas, los insultos y los descalificativos, todos ellos son como ‘regalos’ que nos ofrecen. ¿De verdad quieres aceptarlo? No te pierdas esta fantástica fábula corta.

– En busca de la felicidad con La anciana que buscaba su aguja: ¿sabes por qué nos pasamos la vida buscando la felicidad sin encontrarla? Porque no buscamos en el lugar adecuado. Esta fábula nos explica dónde deberíamos buscarla…