Existen muchas versiones de esta historia, un sueño que lleva a un hombre a creer y a perseguir su sueño. ‘El calderero de Salamanca’ es un cuento para niños y mayores sobre la consecución de los sueños, con esfuerzo y perseverancia, un cuento tradicional español que podrás leer aquí junto con sus reflexiones finales.

Un cuento para niños con valores: El calderero de Salamanca

‘El calderero de Salamanca’, un cuento para niños tradicional español

Existió una vez un calderero muy pobre, que vivía en una casa humilde junto con su mujer y sus cuatro hijos en una pequeña aldea de Salamanca.

Todos los días trabajaba duro para poder ganar algo de dinero, y usaba en un pequeño cobertizo una madera vieja como yunque.

Una noche, el calderero soñó que si iba al puente de Salamanca, encontraría una enorme bolsa llena de monedas de oro. Al día siguiente le dijo a su mujer:

– ¡Debo partir de inmediato a Salamanca! Soñé algo y sé que es cierto…

Y así fue cómo el hombre partió de inmediato hasta la ciudad en busca del puente. Pero cuando al fin llegó y lo encontró, después de un duro viaje no exento de peligros, no encontró la bolsa con dinero por ninguna parte.

Aún así, no se dio por vencido, y día tras día, cavaba en los alrededores del puente, hasta que el décimo día, ya desfallecido, se echó a descansar. Entonces llegó un feriante. Ese día, los puestos artesanales llenarían el puente. Al verlo allí tumbado le preguntó:

– ¿Qué le pasa? ¿Necesita ayuda?

– No, muchas gracias, buen hombre… tuve un sueño. Junto al puente encontraría una bolsa con dinero, pero llevo diez días cavando y no lo encuentro…

– ¡Ja, ja, ja!- rió entonces el feriante- ¡Anda que si todos hiciéramos caso de nuestros sueños! Yo mismo soñé varias veces algo parecido… con una bolsa llena de monedas de oro que supuestamente hay enterrada bajo una madera vieja que un calderero usa como yunque. ¡Y no por ello voy a ir a una aldea lejana a ver si es cierto!

El hombre entonces se despidió y regresó a su casa. Con la pala, cavó bajo la madera que usaba para el trabajo y, efectivamente, allí encontró lo que buscaba: una gran bolsa repleta de monedas de oro. Desde entonces, la familia vivió sin apuros y tuvo todo lo que necesitaba.

Qué temas puedes trabajar con el cuento El calderero de Salamanca

Utiliza este cuento corto tradicional español para reflexionar acerca de:

– Qué nos dicen los sueños.

– La necesidad de creer.

– El premio al trabajo, al esfuerzo y la perseverancia.

– Encontrarás otra versión de este cuento, más dirigida a adolescentes y adultos, pero con una historia similar:

Un relato corto para adolescentes sobre los sueños: Historia de dos que soñaron
Historia de los dos que soñaron 🔼

Reflexiones sobre este cuento corto para niños

‘Quien la sigue, la consigue’, se suele decir. Aunque bien podríamos añadir: quien cree, encuentra. Y por supuesto, quien trabaja, tarde o temprano, consigue sus frutos.

La importancia de creer: si no crees en algo (lo que sea, en tus objetivos, tus ilusiones), no conseguirás alcanzar nunca una meta. El ingrediente fundamental para triunfar en algo o conseguir una meta es creer que se puede. La ilusión nos da alas para alcanzar nuestros sueños. En este cuento, el calderero soñó y creyó en su sueño. En lugar de quedarse en su casa pensando que los sueños no pueden ser reales, se puso en marcha y persiguió su sueño, sin desfallecer en ningún momento.

Segundo pilar, el esfuerzo y la perseverancia: igual de importante que creer en el sueño, es buscarlo. Y para ello, necesitamos estos dos ingredientes, el esfuerzo y la perseverancia. Así es cómo el calderero no se dio por vencido, caminó durante días y buscó su tesoro durante otros diez días, sin darse por vencido. ‘Cabezonería’ lo llaman unos. ¡Perseverancia’ lo llaman otros. Sea como sea, es tremendamente necesaria.

El premio a nuestra fe y el esfuerzo: cuando crees y te esfuerzas, cuando perseveras en tu objetivo, en tu ilusión, lo más normal es que la recompensa llegue, aunque a veces no llega cuando nosotros queremos. A menudo nos damos por vencidos antes de tiempo, por falta de paciencia y de perseverancia. Entonces queremos creer que estábamos equivocados y que nuestro sueño era erróneo, pero.. ¿y si solo era cuestión de tiempo?

Por otro lado, si te das cuenta, el tesoro que buscaba el hombre, estaba en donde él trabajaba a diario. Es una hermosa metáfora que nos viene a decir que en realidad el tesoro es el fruto de nuestro duro trabajo diario.

Más cuentos tradicionales españoles para los niños

Si te gustan estos cuentos tradicionales, descubre también estos otros relatos españoles:

El cuento de Pereza y testarudez para niños y adultos
Pereza y testarudez
El príncipe desmemoriado, un cuento para niños tradicional español
El principe desmemoriado
El divertido cuento popular El gitano que esquiló un perro
El gitano que esquiló un perro

– Sobre la terquedad, Pereza y testarudez: ¿hasta dónde podrías llegar por pereza? ¿Y dónde estaría el límite de tu terquedad? Te divertirás mucho con este cuento que nos alerta sobre los peligros de ser demasiado ‘tercos’.

– El problema de olvidar las cosas, El príncipe desmemoriado: este cuento tan divertido te hará reír y pasar un buen rato. ¡Pobre príncipe desmemoriado que todo lo olvidaba!

El gitano que esquiló un perro: otro divertidísimo cuento. En este caso, incluso podrías utilizarlo como chiste.