Quien la sigue… la consigue. ¿O no? Este cuento, ‘El arquero y la luna’, del escritor y artista Alejandro Jodorowsky, nos sirve para recapacitar sobre el empeño que dedicamos a aquello que deseamos conseguir. ¿Es suficiente para lograr nuestras metas? No te pierdas este relato corto para adolescentes y adultos y sus reflexiones finales sobre los valores que transmite.

Un cuento corto para reflexionar: ‘El arquero y la luna’

Cuento patra adolescentes y adultos: El arquero y la luna
‘El arquero y la luna’, un cuento corto para reflexionar

Cuentan que un día, el mejor arquero del mundo, recibió la visita de un joven que deseaba convertirse en un arquero tan bueno como él.

– Maestro- le dijo- ¿Qué puedo hacer para convertirme en el mejor arquero del mundo?

El hombre, ya mayor, le dijo:

– En el momento en el que consigas llegar a la luna con una de tus flechas, te habrás convertido en el mejor arquero del planeta, ya que todos se asombrarán ante tal logro.

El joven arquero agachó la cabeza y asintió, aunque un poco preocupado… ¿cómo conseguiría llegar con una de sus flechas hasta tan lejos? Sin embargo, lejos de asimilar su derrota, el joven arquero comenzó a practicar con su arco cada noche.

Disparaba desde lo alto de una colina a la luna cada día. A la luna llena, crecida o menguante. Todos le observaban entre obnubilados y burlones. Comenzaron a llamarle ‘el loco de la luna’.

Pero él no se rendía, y seguía cada noche disparando a la luna. Años después, regresó a la casa del maestro y le dijo:

– Lo intenté, Maestro, pero ninguna de mis flechas consiguió llegar a la luna… he fracasado.

Pero el anciano le respondió:

– Ahora sí, ahora te convertiste en el mejor arquero del mundo. Prueba tu destreza a la luz del día y comprobarás que eres imbatible.

Y fue entonces cuando el arquero se dio cuenta de que efectivamente, su esfuerzo y perseverancia, su práctica constante en medio de la noche, le habían convertido sin darse cuenta en el arquero con mayor precisión de todo el planeta.

(Basado en un cuento de Alejandro Jodorowsky)

Qué valores puedes trabajar con el cuento ‘El arquero y la luna’

Utiliza este fantástico cuento corto para reflexionar acerca de:

– El valor del esfuerzo.

– La perseverancia.

– Esa necesaria ilusión en nuestros proyectos.

– La paciencia.

Reflexiones sobre este cuento corto para adolescentes y adultos

Aunque este cuento también puede ser leído con los niños, es ideal para los adolescentes y adultos que aún tienen alguna inseguridad o miedo a la hora de embarcarse en un proyecto. El miedo que nos paraliza, recuerda, no nos sirve:

Los tres ingredientes básicos: para lograr una meta tenemos que hacernos con tres ingredientes básicos, que son la ilusión, el esfuerzo y la perseverancia. Sin ellos, es difícil que consigamos nuestras metas. Al igual que el arquero, necesitamos de una gran motivación, una ilusión que sea como el alimento de nuestro cuerpo y nuestras emociones. Algo que realmente deseemos conseguir con todas nuestras fuerzas. Y a ese alimento le debemos añadir esfuerzo, porque nadie regala nada y todo lo que se consigue, precisa de cierto esfuerzo y trabajo.

Pero no se trata de un esfuerzo puntual, no. Se trata de perseverancia, de tenacidad, de cierta ‘terquedad’ con nosotros mismos. Ese ‘lo voy a conseguir aunque me lleve mucho tiempo’. Y esa constancia, junto con el esfuerzo mantenido y la ilusión imperturbable, conseguirán el triunfo.

La otra gran reflexión de este cuento

La paciencia, una virtud: muchas personas abandonan a medias un proyecto por falta de paciencia. Quieren saborear los resultados enseguida, sin darse cuenta de que hay frutos que precisan de mucho más tiempo de maduración. Piensa en cada proyecto que estás alimentando a las raíces y que ahora no, pero más tarde, en el momento que menos te lo esperes, la planta crecerá y dará sus frutos. Quien sepa esperar, recogerá los frutos. Y es que a veces las ano llegan cuando nosotros lo deseamos ni tampoco como nosotros deseamos, pero llegan.

Otros fantásticos cuentos para reflexionar

Aquí encontrarás otros buenos ejemplos de cuentos cortos que te ayudarán a pensar y a reflexionar sobre la necesidad de esforzarse, perseverar y creer en uno mismo para conseguir nuestros logros:

– La paciencia y sus frutos, con El helecho y el bambú: pensaba un hombre que sus semillas no darían nunca frutos, y se desesperaba porque otras en cambio sí habían crecido. Lo que él no sabía es que si perseveraba, las semillas crecerían mucho más que las otras…

– Todos servimos para algo, con El cántaro agujereado: esos defectos y ‘taras’ que creemos ver en nosotros mismos, pueden ser en realidad las mayores de nuestras virtudes. Aprende a transformar los ‘defectos’ en habilidades.

El cántaro agujereado, del libro 'Cuando el desierto florece'
El cántaro agujereado, un cuento de Prem Rawat sobre la autoestima

– La necesidad de controlar las emociones, con El anillo del equilibrio: este precioso cuento hebreo nos recuerda la necesidad de controlar nuestras emociones, tanto la alegría como la tristeza. Y nos da tres palabras que nos pueden ser de utilidad para conseguirlo. ¡Descúbrelas!

¿Te ha gustado el contenido?

Puntuación media 4.7 / 5. Votos: 6

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Estefania Esteban
Estefania Esteban
Periodista y escritora de literatura infantil.

¡Es tu turno! Deja un comentario y opina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *