- Publicidad -

Si hacemos caso de lo que dicen otros, sin cerciorarnos de si es o no cierto, el mayor mal llegará a nosotros. Descubre esta fábula de Fedro, ‘El águila, la gata y la jabalina’, que precisamente nos habla del daño que pueden llegar a hacer los rumores y noticias falsas si decidimos hacerlas caso sin confirmar su veracidad antes.

La fábula El águila, la gata y la jabalina, sobre el daño que hacen los rumores

Una fábula sobre el daño que hacen los rumores: El águila, la gata y la jabalina
‘El águila, la gata y la jabalina’, una fábula sobre los rumores

En medio de un bosque había un enorme y robusto árbol. El águila decidió construir en su copa el nido para sus polluelos. Allí vivirían seguros y felices. Más abajo, en el tronco, había hecho una gata su hogar, dentro de un agujero que encontró en el árbol. Y allí tuvo a sus gatitos. Y abajo del todo, junto a las raíces, la jabalina decidió criar también a sus hijos.

De esta forma, el generoso árbol acogía en armonía a tres familias de animales: águila, gata y jabalina. Y todos vivían en paz, hasta que la ambiciosa gata pensó en quedarse con todo el árbol para ella y sus gatitos. Y para ello, tramó un astuto plan.

- Publicidad -

Un día, trepó hasta la copa, en donde encontró al águila con sus polluelos, y le dijo:

– Amiga, vengo a avisarte de algo terrible de lo que me he enterado. Resulta que la jabalina quiere quedarse con el árbol, y ha decidido cavar poco a poco hasta derribarlo. Cuando lo consiga, se comerá a tus crías y a las mías.

– ¡Pues que se atreva que aquí me encontrará! No pienso moverme del nido. Mis hijos no se quedarán solos ni un instante.

La gata se retiró con una siniestra sonrisa. Y al poco rato bajó al pie del árbol para hablar con la jabalina:

– Amiga jabalina, vengo a avisarte de los terribles planes del águila. Constantemente observa a tus crías y está pendiente del momento que las dejes solas para saltar sobre ellas y devorarlas.

– ¡Qué dices! ¡Qué terrible! Pues no me moveré de aquí, y así nunca logrará su propósito.

Y la gata se retiró de nuevo con su siniestra sonrisa.

Los días pasaron y ni el águila ni la jabalina se movían de su sitio. Tanto es así, que sus crías comenzaron a adelgazar más y más por el hambre, hasta que terminaron muriendo. Y poco después, también murieron el águila y la jabalina. De esta forma, la gata y sus crías se quedaron con todo el árbol.

Moraleja: “Si haces caso de rumores sin confirmar, te estarás labrando tu propio mal”

Qué temas puedes trabajar con la fábula El águila, la gata y la jabalina

Utiliza esta fábula corta de Fedro para reflexionar acerca de:

Los rumores y el daño que hacen.

– Las mentiras.

– La codicia.

Reflexiones sobre esta fábula de Fedro

¡El mal que pueden llegar a hacer las habladurías! No hagas caso de rumores infundados y sin comprobación. Saca tus propias conclusiones y no sigas la que hicieron otros:

Comprueba la veracidad de lo que escuchas: Aunque confíes mucho en la fuente que te dio la noticia, siempre debes ser tú mismo el que compruebe que lo que escuchaste es verdad. Hasta entonces, deja que la duda te haga desconfiar de la noticia. O lo que es lo mismo, recuerda siempre en la presunción de inocencia antes de condenar a nadie.

El daño que te provocas a ti mismo: Si te fijas, los que salen ‘mal parados’ en esta historia no es quien difunde la falsa noticia con malas intenciones. La astucia, aunque sea para producir el mal, sale ganando porque sus ‘víctimas’ decidieron creer la mentira. Quienes reciben el daño son los que creen ese rumor y lo dan por cierto. Un engaño que termina con la vida de aquellos que se dejaron engañar. Hasta tal punto pueden ser dañinas las habladurías, si no las confirmamos y nos aseguramos de que son verdad.

Otras fábulas sobre las mentiras para niños

Mucho cuidado con esas aparentes verdades que esconden malas intenciones. Aquí tienes otras fábulas que nos hablan precisamente de este tema:

El platanero talado, una fábula sobre las mentiras
El platanero talado
El león viejo y la zorra, una fábula sobre la prudencia
El león viejo y la zorra
Una fábula sobre el daño que hacen los rumores: Los rumores sobre Zeng Shen
Los rumores sobre Zeng Shen

– Cuidado con los consejos malintencionados, El platanero talado: A veces una mentira puede llegar disfrazada como un buen consejo, que lo es solo en apariencia, porque en realidad puede esconder un malvado objetivo.

El león viejo y la zorra: Esta fábula de Esopo nos alerta de estas mentiras que parten del ingenio y la astucia. Son las mentiras mejor camufladas, que nos ponen a prueba por completo.

Los rumores sobre Zeng Shen: Cuando un rumor llega de una persona, puede que haya alguien que no lo crea. Pero cuando llega de muchas personas, el rumor que se difunde, aunque sea mentira, termina convirtiéndose en verdad con mucha más facilidad.

Y descubre todas estas fábula de Fedro para niños

¿Te gustaría leer más fábulas de Fedro? Aquí encontrarás una buena selección:

Las mejores fábulas de Fedro para niños y mayores
Una gran selección de Fábulas de Fedro 🔼